miércoles, 13 de diciembre de 2017

Panamá grita ‘auxilio' (+Opinión)

Por: Álvaro Alvarado - En los últimos días me he estado preguntando si ¿alguno de los hombres y mujeres con capacidad de tomar decisiones en este país, estará pensando en las actuales y futuras generaciones o en el presente y futuro de Panamá?

No hay que ser un erudito para darse cuenta de que el país se enfrenta a un sinnúmero de amenazas y ataques tanto externos como internos, y que solo unidos podremos enfrentarlos.

La semana pasada y luego de 10 meses de negociaciones, la Unión Europea incluyó a Panamá en la lista negra de 17 paraísos fiscales, por falta de cumplimiento de compromisos adquiridos. Estar en esta lista de la Unión Europea implica sanciones que tendrán un duro impacto en la reputación y la economía de la nación panameña. Para los que no conocen los efectos de una medida como esta, es importante que sepan que Panamá en este momento y mientras no resuelva este tema no podrá tener acceso a fondos de desarrollo europeos y se establecerá un control intenso a aquellos contribuyentes que actúen en esta jurisdicción.

Este es un problema muy serio para el país y hasta el momento lo único que he visto en las redes y en los medios es un ‘dime tú que te diré' entre voceros de Gobierno y sus adversarios políticos. Esto realmente no resuelve nada, ya que el afectado con esta decisión no es Juan Carlos Varela sino el país.

En materia de inseguridad, las amenazas externas e internas también son muy serias. Del sur estamos siendo víctimas de las organizaciones criminales que están migrando a nuestro país desde Colombia y Venezuela en busca de un escenario más próspero que les dé capacidad de movimiento. Por otro lado, las organizaciones criminales de México y Centroamérica utilizan a Panamá como ruta de paso o como zona de escape por su estratégica ubicación geográfica. ¿Qué estamos haciendo como país para frenar esta situación que tanto daño nos está haciendo?

Ahora se suma a este problema la apertura del país a la inversión china que pudiera traer prosperidad, siempre y cuando hagamos las cosas correctamente. Esto también presenta nuevos retos y hay que estar preparados para reforzar la seguridad si se registra este escenario de crecimiento.

La desaceleración económica y el desempleo es otro fenómeno que nos viene impactando seriamente. Este año 2017, a pesar de los discursos de los voceros de Gobierno vendiéndonos un país en franco crecimiento, donde hay pleno empleo, hemos visto cómo un número plural de empresas ha ido reduciendo su planilla para poder seguir subsistiendo, mientras que otras se han visto en la necesidad de cerrar algunas sucursales. Esta situación ha incrementado el numero de desempleados en todo el país y ha puesto un freno a la economía. El impacto ya se evidencia en los medios de comunicación por la falta de anunciantes, en el sector de bienes raíces, en los centros comerciales, en el mundo del espectáculo y la diversión, en los restaurantes y hoteles.

Frente a este escenario que hoy se nos presenta, me pregunto si alguien está pensando en el país y en las fórmulas precisas para enfrentar cada uno de estos problemas. Veo y escucho a nuestros dirigentes políticos y me convenzo de que no hay nadie preocupado por estos y muchos otros problemas que agobian al pueblo panameño.

La gran preocupación de los políticos de Gobierno y oposición en este momento es ver cómo llegan al poder en el año 2019. Estamos viviendo momentos muy difíciles que requieren del aporte de las mejores mentes y no el patio limoso que vemos a diario en redes sociales y en los medios de comunicación.

Este país necesita un acuerdo nacional que nos permita definir el rumbo de la nación a corto, mediano y largo plazo con propuestas claras y con compromisos que tengan fecha de cumplimiento. ¿De qué vale estar pensando en elecciones en este momento? ¿Qué pretenden gobernar en el 2019 quienes hoy se encuentran en ese patio limoso tratando de destruir al adversario a costa de lo que sea? Si seguimos por este camino, quien logre salir electo en mayo del 2019 recibirá un país en ruinas y en completa anarquía, donde le será imposible tomar cualquier decisión por muy pequeña que sea.

El acuerdo al que me refiero no implica negociar temas relacionados con los procesos judiciales que se adelantan en este momento. El Ministerio Público y el Órgano Judicial deben avanzar, de forma independiente y sin intromisiones, cada uno de los procesos, sin importar quiénes sean las personas investigadas.

PERIODISTA

FUENTE: Artículo de Opinión - Álvaro Alvarado - http://laestrella.com.pa
 

LO + Leído...