jueves, 11 de enero de 2018

Buscan a dos traficantes de droga turcos vinculados al grupo terrorista Hezbollah que escaparon de prisión en Paraguay

El 4 de febrero de 2017, dos ciudadanos turcos, Munir Özturk y Eray Uç, fueron arrestados en Paraguay por liderar operaciones de narcotráfico internacional. Los agentes policiales que registraron el departamento donde los dos sospechosos fueron detenidos encontraron cápsulas de cocaína preparadas para que las mulas ingirieran y las distribuyan en destinos de varios países latinoamericanos, también incautaron cocaína líquida en 65 botellas de champú de un litro cada una.


Según fuentes de seguridad paraguayas y estadounidenses que pidieron reserva de identidad, Özturk y Uç formaban parte de una célula que incluía actividades terroristas como operativos del grupo Hezbollah.

Ali Issa Chamas, un ciudadano paraguayo-libanés, había sido detenido anteriormente en el marco de la investigación ligada a este hecho narco-terrorista en agosto de 2016 por intentar enviar 39 kilos de cocaína desde el aeropuerto Guaraní de Ciudad Del Este a Alemania vía Turquía.

Chamas, un colaborador de Özturk y Uç, finalmente fue extraditado a los Estados Unidos donde fue sometido a juicio. Fue sentenciado recientemente, el miércoles 20 de diciembre de 2017. Chamas admitió durante su juicio que los ingresos de dinero por los 39 kilos de cocaína que iban a ser enviados a Turquía estaban destinados a Hezbollah y dio a la justicia estadounidense el número de tres cuentas de bancos donde debía remitir el dinero una vez terminada la operación.

Dos días después de la sentencia de Chamas, entre el viernes 22 y el sábado 23, los dos ciudadanos turcos detenidos en Paraguay escaparon de su lugar de detención.

Las capturas de pantalla del teléfono de Ali Chamas, tomadas en el momento de su arresto, confirman una conexión entre él y Özturk. Muestran numerosas llamadas a un número de un sujeto identificado como “Munir”, y confirman que los investigadores establecieron el enlace inicial entre Özturk y Chamas a través del teléfono del segundo.

Las mismas capturas de pantalla que muestran las llamadas a Munir también muestran llamadas a alguien llamado “Kuku”. Los documentos judiciales que detallan la confesión de Chamas a los investigadores en los EEUU nombran a “Kuku” como su socio comercial en Houston, Texas; y confirman que Chamas le envió varios cargamentos de cocaína por carga aérea en los últimos dos años.

Basado en los sellos de inmigración en los pasaportes de Chamas, Özturk y Uç, el material que la policía incautó en sus departamentos, y numerosas conexiones de redes sociales en lugares remotos fuera del Área de la Triple Frontera, sus lugares de nacimiento y sus círculos familiares es que se aprecia el alcance global de sus operaciones, y es posible conjeturar la operatividad global de la red que manejaron y su gran importancia, dado que el alcance de sus viajes incluyen Irán, Turquía y Chipre, además de numerosos destinos latinoamericanos.

Junto a documentos personales, la policía encontró en el apartamento de Özturk una cédula de identidad nacional turca de un residente de Lice, Turquía, que fue arrestado en Irán en 2001 por el tráfico de 140 kilos de heroína.

Las conexiones de redes sociales que los traficantes y sus contrapartes tuvieron también fueron importantes para conocer el alcance global de la red y efectuar las detenciones.

La foto de perfil de Ali Issa Chamas en Facebook no era la suya, sino la de un hombre llamado Malek Rastoum Chamas, un operativo de Hezbollah que murió en combate en la batalla de Zabadani en Siria el 27 de agosto de 2015. Otras tantas fotos de los denominados “mártires de Siria”, como la utilizada por Chamas, sugieren que su familia está estrechamente relacionada con Hezbollah.

La justicia paraguaya encontró numerosos perfiles familiares que gustan de las publicaciones de Chamas sobre los combatientes de Hezbollah caídos en combate en Siria. Muchos de sus familiares usan la misma imagen de Malek Rastoum Chamas como su avatar. Entre ellos Zamzam Chamas, Abu Haidar Ali, Younis Chamas, Hussein Chamas, Imad Omar y Zeinab Chamas (que para la policía paraguaya podría ser la viuda del combatiente muerto).

En un perfil específico, llamado Abo Mahdi Chamas, aparecen los retratos de seis combatientes caídos de Hezbollah, todos con el apellido Chamas, en fotos compaginadas. Los tres retratos inferiores incluyen el de Malek Rastoum y según agentes de seguridad paraguayos, son recientes y todos de la guerra de Siria. Los otros tres son posibles víctimas de la guerra civil y la guerra contra Israel en los años 1980-1990.

FUENTE: Con información de Infobae - http://fmsoledad885.com.ar - (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)
 

LO + Leído...