lunes, 8 de enero de 2018

(EE.UU.) Bannon se disculpa a medias por sus palabras en el libro sobre Trump

Como dice la canción, ahora es demasiado tarde. Steve Bannon, el que fuera consejero e ideólogo de cabecera de Donald Trump, emitió ayer un comunicado en el que entonó un “lo siento”. Convertido en diana de la ira de la familia presidencial y del propio presidente (lo ha bautizado como Poco Riguroso Bannon y le ha negado cualquier mérito en su elección), el que ejerció como jefe de asesores hasta agosto trató ayer de restañar las heridas que ha causado con sus declaraciones en el libro Fire and fury (Fuego y furia), un retrato demoledor del inquilino de la Casa Blanca, convertida en una jauría de intereses personales.

En su escrito, Bannon “lamentó” sus afirmaciones, pero no hizo una retractación. Su objetivo era congraciarse con el presidente Trump y, muy en concreto, con su hijo mayor, Don jr. “Donald Trump jr. es tanto un patriota como un buen hombre. No ha descansado en el apoyo a su padre y ha conseguido dar la vuelta al destino de nuestro país”, sostuvo. Su afirmación supone el contrapunto a uno de los pasajes de posibles mayores consecuencias en la investigación del Rusiagate, la supuesta confabulación de la campaña del entonces candidato conservador y los espías del Kremlin. Según sus declaraciones a Michael Wolff, el autor del relato, Don jr. tuvo una conducta “traidora” y “antipatriótica” al reunirse en junio del 2016 con emisarios vinculados al Gobierno ruso, sin la presencia de abogados y sin haber comunicado luego al FBI la existencia de ese encuentro. Además, Bannon no se cree que el hijo no informara al ­padre del encuentro, en el que ­también participó el yerno, Jared Kushner.

El jefe de la CIA asegura que Trump está “totalmente capacitado”, a la vez que “comprometido”

En las páginas de este volumen, Bannon asegura que el fiscal especial “crujirá a Don jr. como un huevo ante las cámaras”. Dicho esto, el exasesor sostiene que sigue al lado de Trump y su misión. “Mi apoyo al presidente y su ideario es inquebrantable. Es el único candidato que podía derrotar al aparato de los Clinton. Estoy dispuesto a hacer un esfuerzo global para difundir el mensaje de Trump y del trumpismo”. En otro momento del libro, Bannon subraya que existe un 33% de posibilidades de que Trump caiga por la acusación derivada del Rusiagate. Ayer calificó de “naturaleza ridícula” su consideración sobre la posible confabulación entre la campaña de Trump y los rusos.

El libro ha provocado un enorme revuelo. No deja de ser una ventana a algo ya comentado, la tremenda disfuncionalidad del actual Gobierno de EE.UU., con tremendas luchas internas de intereses y un presidente que prodiga una conducta irracional en muchas ocasiones.

Al margen de que varios de sus asesores y altos cargos salgan en esas páginas tildándolo de “idiota” o de “incapacitado” para el puesto, Fire and fury ha provocado el recrudecimiento del debate sobre el estado de salud mental de Trump. Todo esto ha coincidido con informes de algunos psiquiatras que ponen en duda la capacidad del presidente. Frente a esto, y para añadir más leña, Trump tuiteó este sábado que él no sólo es un ser sumamente inteligente sino que es “un genio muy estable”. Apuntaló su consideración en el hecho de haber ganado muchos millones de dólares, de ser un exitoso promotor inmobiliario y estrella de la televisión, sin olvidar que ha logrado ser “presidente de Estados Unidos a la primera”.

El director de la CIA, Mike Pompeo, salió ayer en su apoyo diciendo a la Fox que Trump está “totalmente capacitado” para ser el comandante en jefe del país, a la vez que “comprometido”.

Mientras algunos señalan que el país se ha transformado en una chirigota internacional, el establishment abraza a Trump, ahora más que nunca, que se ha quitado de encima a un Bannon que le quería mover la silla.

FUENTE: Con información de FRANCESC PEIRÓN - http://www.lavanguardia.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...