jueves, 25 de enero de 2018

(España) Moncloa estudia la expulsión del embajador y atribuye el ataque a su campaña electoral

El Gobierno atribuye la ofensiva de Nicolás Maduro contra España y su decisión de expulsar al embajador, Jesús Silva, a la convocatoria adelantada de las elecciones presidenciales en Venezuela anunciadas por los chavistas esta misma semana "con el fin de perpetuarse en el poder". El número dos del régimen, Diosdado Cabello, presentó el martes un decreto para forzar la convocatoria de los comicios, al día siguiente fue llamado a consultas el embajador en Madrid, Mario Isea, y este jueves Maduro ordenó la salida del país del representante diplomático del Reino de España.

El Consejo de Ministros estudiará ahora la respuesta del Ejecutivo para aprobar este viernes medidas “proporcionales y recíprocas”, entre las que figura la expulsión del embajador venezolano. Sería una réplica formal, porque de hecho Isea ya está de vuelta en su país.

Maduro ya arremetió contra Rajoy el mismo día que se anunciaban los comicios, y lo hizo con los insultos habituales, como los de “colonialista”, “corrupto” o “racista”. La principal novedad en esos ataques consistió en la amenaza de darle una paliza. "Ponte a cuatro paticas, compadre, que este pueblo lo que te va a dar es pela". Esas fueron sus declaraciones de apertura de campaña en las que también cargó contra la Unión Europea en su conjunto por las sanciones acordadas contra siete altos cargos del régimen (con Cabello al frente) como principales responsables de la represión en Venezuela.

Los chavistas apuntan al jefe del Ejecutivo español como principal promotor de esas sanciones aprobadas por los 28 estados miembros de la UE. “Anunciamos que ante la agresión 'injerencista' y colonialista del Gobierno del Reino de España, el presidente Nicolás Maduro ha decidido llamar a consultas a nuestro embajador en Madrid, Mario Isea. No aceptaremos agresiones de gobiernos subordinados al imperialismo estadounidense". Con ese mensaje empezó el chavismo el proceso de ruptura de relaciones diplomáticas que dos días después se plasmó en una llamada al embajador español Jesús Silva para darle un plazo de tres días para que abandone Venezuela.

Desde Davos (Suiza), el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, anunció que llevará al Consejo de Ministros de este viernes "medidas de reciprocidad proporcionadas", con distintas alternativas, para responder a Maduro. Pero también admitió que es muy difícil ponerse a la altura del dirigente chavista porque desconoce lo que es la proporcionalidad en las relaciones diplomáticas.

"Lamentamos la declaración de persona non grata y rechazamos las acusaciones de injerencia, lo único que hemos tratado desde el principio es ayudar al proceso", comentó Dastis en alusión a las distintas fases de diálogo abiertas entre Gobierno y oposición apoyadas por España para intentar que la democracia y el respeto a los derechos humanos se abran paso en Venezuela.

FUENTE: Con información de ÁNGEL COLLADO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...