viernes, 5 de enero de 2018

La obsesión por la velocidad de los procesadores acabó haciéndolos inseguros

Varios expertos en ciberseguridad han hallado dos vulnerabilidades críticas en el diseño de los procesadores que incorporar la casi todos los ordenadores del mundo. Estos fallos, denominados Meltdown y Spectre, permiten leer la memoria del sistema por un agente externo. Es una puerta abierta a los hackers para robar información sensible como contraseñas o tarjetas de crédito a través de un agujero de seguridad en el hardware, no de software.
Meltdown afecta principalmente a la práctica totalidad de procesadores Intel fabricados desde 1995, y permite a los potenciales ciberdelincuentes saltarse la barrera existente entre las aplicaciones ejecutadas por el usuario y la memoria del sistema.

El problema es especialmente grave en los servidores que emplean compañías como Google, Microsoft o Amazon con sus servicios en la nube a empresas o particulares que dependen de ordenadores con procesadores Intel. Los ciberdelincuentes podrían alquilar sus servicios y robar la información de todos los clientes que estén usando el mismo equipo. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Agencias - https://elpais.com - (PULSE AQUÍ)