domingo, 28 de enero de 2018

Nuevo corralito de criptomonedas en Japón tras un robo por u$s400 millones

Nueva jornada de emociones fuertes en las criptodivisas. Un corralito en un importante mercado de Japón, surgido por un nuevo robo masivo ha provocado una montaña rusa en las cotizaciones. Tras una mañana de desplome e incertidumbre, la confirmación del hackeo ha conseguido, paradójicamente, estabilizar el mercado de bitcoin.

La noticia saltaba a primera hora de la mañana. Coincheck, la segunda mayor plataforma de intercambio de criptomonedas de Japón y una de las mayores de Asia, informaba en un primer momento de las restricciones de depósitos en la criptomoneda NEM, la décima en valor de mercado, sin ofrecer más información sobre los motivos o el origen del problema.

No había detalles y los mercados reaccionaban, con un nuevo hundimiento de bitcoin, que llegaba a perder hasta un 7%, aunque manteniendo la cota de los 10.000 dólares. En Japón (y en el mercado en general) todavía está muy reciente la quiebra Mt. Gox, que comenzó también con la suspensión de retirada de efectivo.

Poco después y en sucesivos mensajes publicados por la plataforma, Coincheck anunciaba la interrupción de las operaciones de compra y venta en NEM, así como las retiradas de fondos en esta criptomoneda, aunque minutos después extendía la suspensión a todos los reeembolsos y posteriormente a todas las operaciones con el resto de monedas virtuales, excepto bitcoin.

Por último, suspendía también todos los pagos con tarjetas de crédito, Pay Easy (plataforma japonesa similar a PayPal con respaldo de bancos y administraciones) y a tiendas físicas. Un corralito.

Reconocimiento del robo
Los rumores sin contrastar comenzaron a volar, hasta que a última hora de la tarde, el cofundador de Coincheck, Yusuke Otsuka, confirmaba que habían "perdido" unos 500 millones de tokens de NEM, con valor de mercado de unos 400 millones de dólares. Una cifra incluso superior a la del citado escándalo de Mt. Gox hace casi cinco años. Sin embargo, el impacto será menor porque el mercado de criptodivisas es hoy muchísmimo más grande que entonces, cuando provocó un gran desplome en la incipiente criptodivisa.

Los responsables de la compañía han explicado que no sabían cómo habían desaparecido las 500 millones de monedas NEM, pero que estaban trabajando para garantizar la seguridad de todos los activos de los clientes y han prometido compensar a sus clientes, sin especificar cómo.

Los intercambios de criptomonedas, muchos de los cuales operan con poca o ninguna regulación, han sufrido una serie de interrupciones y hackeos en medio del boom comercial que impulsó a Bitcoin y sus pares a alcanzar niveles récord el año pasado.

Al igual que bitcoin, NEM es una criptomoneda construida sobre blockchain, pero utiliza un método más respetuoso con el medio ambiente para confirmar las transacciones, según su sitio web. La minería de bitcoin requiere una potencia de cálculo significativa, mientras que NEM dice que no.

Japón es uno de los países que antes comenzó a regular el mercado de divisas digitales, después de la quiebra de Mt. Gox, que en 2014 era la principal plataforma de intercambio del país. Las casas de intercambio tienen que estar autorizadas para operar. Coincheck a estas alturas todavía no ha recibido una licencia, según el sitio web del regulador financiero de Japón.

"Coincheck es un intercambio muy conocido en Japón", indica Hiroyuki Komiya, consejero delegado de Blockchain Technology Consulting. "Hemos visto varias interrupciones en varios intercambios criptográficos recientemente, por lo que aún no está claro el alcance y la seriedad del alto de Coincheck. Estamos todos esperando ansiosamente escuchar más detalles sobre lo que está sucediendo".

FUENTE: Con información de Agencias - http://www.iprofesional.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...