martes, 30 de enero de 2018

(Panamá) Presidente Varela: en su Gobierno no se da el ejemplo (+Opinión)

Por: Guillermo A. Cochez - Sin el ejemplo de un padre o una madre es poco lo que se puede esperar de un hijo. Eso es en el núcleo familiar, la sociedad básica de todo ser humano. Igual ocurre en un Gobierno, en el que los que están llamados a dar el ejemplo son sus máximos dirigentes, mandatarios de quienes los elegimos. Así, la sociedad puede seguir adelante por un buen sendero. Desafortunadamente no es lo que vemos hoy, cuando desde las más altas esferas gubernamentales lo que menos se imparte es el buen ejemplo.

Un caso reciente nos refleja la trágica situación en materia de relaciones exteriores. Campo que, por los cuestionamientos de su actual regente a la corrupción, nos lleva a pensar que inclusive en ese renglón nuestro país queda muy mal parado frente a quienes comparten con nosotros su diario quehacer diplomático. Es la imagen de nuestro país, la que tantos empujones negativos recibe, precisamente por quienes supuestamente dirigen el mejoramiento de nuestra imagen internacional.

En Argentina, estaba nombrado como embajador hasta hace poco el abogado Dionisio de Gracia. Sé quién es, porque fue mi alumno en la Universidad de Panamá. Fue diplomático en el Gobierno de Mireya Moscoso (México y Guatemala). Me indican que en Buenos Aires (no sé si desde antes) su ingesta de alcohol fue en aumento. Por ello, perdía los estribos con frecuencia con las féminas cuando se sobrepasaba. Me aseguran que ocurría con cierta regularidad, lo que lo convirtió en una especie de non grato para algunos círculos en la capital argentina. El marido de una de las acosadas, en celebración de la Embajada el pasado noviembre, lo denunció en la Cancillería y ello, me imagino que, con varias quejas previas acumuladas, motivó que lo sacarán de allá, donde, por los informes que dispongo, se sobrepasada con regularidad. En vez de destituirlo, como debió haber ocurrido en un Gobierno serio, (gobernado por un ‘partido serio') lo premiaron con el mismo cargo a República Dominicana. Me aseguran que, por ser fiscal en la directiva del Partido Panameñista, no lo querían dejar desamparado. Vaya Gobierno el que tenemos y vaya sumisión de la Cancillería a semejantes entuertos.

Este incidente me hace recordar el de otro dirigente panameñista en la AMP, no afecto al presidente que, en lugar de investigarlo, por denuncia que le interpuse y que era conocida a lo interno de la entidad, simplemente lo trasladaron de puesto. En el Ministerio Público, la denuncia interpuesta, como otras que he presentado, duerme el sueño de los justos. Misma suerte ha tenido mi denuncia sobre manejos irregulares en el Ifarhu, confirmada por fuentes internas en esa entidad, pero que se dificulta porque su actual directora, Yesenia Rodríguez, es la secretaria nacional Femenina del partido gobernante y precandidata a diputada en Arraiján, por cierto, muy allegada al presidente Varela.

En los 15 meses que fungí como alcalde de la Ciudad de Panamá procuré siempre actuar con el ejemplo. Cuando descubría que un funcionario estaba implicado en un acto de corrupción, yo mismo lo llevaba a la Procuraduría para interponer la correspondiente denuncia. A mí no me venían con el cuento de que si era del PDC yo lo encubriría. Siempre tuve presente que en el manejo de la cosa pública no puede haber condescendencia porque tú eres copartidario o amigo del funcionario. Cuando se ocupa un cargo público, ser miembro de un partido debe estar subordinado al servicio de los demás. Y punto.

Presidente Varela: el Gobierno pertenece a todos los panameños. Usted es solo su administrador por cinco años. Dé el ejemplo, que hoy por consideraciones partidistas, familiares y amicales usted y sus copartidarios se niegan a dar. Reiteradamente usted nos habla de transparencia en su Gobierno. Comience por allí; Dé el ejemplo.

ABOGADO, POLÍTICO Y DIPLOMÁTICO.

FUENTE: Artículo de Opinión - Guillermo A. Cochez - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...