miércoles, 17 de enero de 2018

Telefónica avisa de un impacto “relevante” en sus cuentas por nuevas normas contables

BBVA ha abierto la caja de los truenos al reconocer que, tras años sin necesidad de admitir minusvalías por inversiones en instrumentos financieros, ha tenido que aflorar pérdidas de 1.123 millones por su histórica participación en Telefónica. Ahora ha sido la propia compañía operadora la que ha advertido a sus accionistas de que sus cuentas se verán afectadas de forma “relevante” por la entrada en vigor de tres normas de contabilidad internacional que alterarán su patrimonio y sus beneficios.

Así lo adelanta en el último 'Folleto continuado' remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), documento en el que avisa que la NIIF 9, la 15 y la 16 tendrán un impacto “significativo” en los estados financieros del grupo. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete asegura que todavía no puede cuantificar de manera razonable el daño que provocarán estas nuevas normas de contabilidad que han entrado en vigor el 1 de enero de este año, pero sí avisa de que su cuentas de resultados y su balance se verán afectados.

En concreto, sobre la norma número 9, relativa a los instrumentos financieros y que sustituye a la NIC 39 por la que BBVA ha tenido que poner sobre la mesa la histórica pérdida por su 6,3% de Telefónica, la multinacional participada también por CaixaBank informa de que “los impactos más relevantes esperados se refieren a la documentación de políticas y estrategias de coberturas, así como a los procesos de estimación de la pérdida por deterioro esperada en activos financieros y su momento de reconocimiento”.

La NIIF 9 se aplica a los activos y pasivos financieros y recoge los criterios de clasificación, valoración, deterioro y baja en el reconocimiento de dichas partidas, así como un nuevo modelo de registro contable para las coberturas. La citada norma introduce un nuevo modelo de pérdidas por deterioro del valor de los activos financieros, el modelo de pérdidas de crédito esperadas, que sustituye al modelo de pérdida incurrida actualmente vigente. En consecuencia, la aplicación de los nuevos requerimientos dará lugar, previsiblemente, a una aceleración en el reconocimiento de las pérdidas por deterioro de activos financieros.

Desde Telefónica añaden que esta nueva legislación obliga esencialmente a reconocer de forma inmediata e incluso por adelantado la morosidad de los clientes, que hasta ahora contabilizaba la provisión a partir de los 90 días de detectar el impago. A partir de ahora, lo tiene que realizar desde el mismo momento en que emite la factura en función del historial pagador del cliente. La CNMV quería que la operadora ya hubiera aclarado desde el impacto desde el 1 de enero, pero Telefónica hará público el dato exacto en la publicación de los resultados de cierre de 2017, cuyo anuncio está previsto para finales de febrero.

Lo que sí ha decidido ya Telefónica es acogerse a la opción que le permite no reexpresar las cifras de periodos comparativos presentadas en el ejercicio de primera aplicación de los nuevos criterios. Es decir, no medir el impacto que hubieran tenido estas normas en los ejercicios previos a su entrada en vigor, dadas la complejidad de las estimaciones y la dificultad para adecuar los procesos de contabilidad interna a los nuevos requerimientos.

La preocupación de Pallete
Por su parte, la NIIF 15, relativa a los ingresos de los contratos con los clientes, obliga a Telefónica a trocear por qué concepto —telefonía fija, móvil, datos, internet y televisión— pagan los usuarios y cuánto. Hasta ahora, la compañía distribuye la cuota mensual entre los elementos identificados, en función de los respectivos valores razonables. A partir de ahora, el ingreso se asignará a cada elemento en función de los precios de venta independientes de cada componente individual en relación con el precio total del paquete. Además, la norma afecta especialmente a la subvención de los equipos, de los teléfonos móviles, así como a las comisiones que paga a los vendedores por la captación de clientes.

El grupo está avanzando en el proceso de implementación de los nuevos criterios, pero debido al elevado número de transacciones afectadas, al elevado volumen y dispersión de la información necesaria y a la complejidad de las estimaciones, en la fecha actual no es posible cuantificar de forma razonable el impacto que tendrá la aplicación de esta norma. No obstante, considerando las actuales ofertas comerciales así como el volumen de contratos afectados, el grupo estima que las modificaciones introducidas por la NIIF 15 “tendrían un impacto significativo en los estados financieros en la aplicación inicial”.

La última, la NIIF 16, entrará en vigor en enero de 2019, y afecta a los arrendamientos, cuyos activos y pasivos deberán ser aflorados en el estado de situación financiera. Telefónica tiene un número muy elevado de acuerdos de alquiler como arrendatario de diversos activos, como pueden ser torres de terceros, circuitos, inmuebles para oficinas y tiendas, y terrenos. Debido a las diferentes alternativas así como a la complejidad de las estimaciones y el elevado número de contratos, la multinacional aún no ha completado el proceso de implementación. No obstante, considerando el volumen de contratos afectados, “la compañía estima que las modificaciones introducidas por la NIIF 16 tendrían un impacto significativo”.

La claridad de la información financiera es vital dado su irregular comportamiento en bolsa, una caída continuada que tiene preocupados al propio Pallete y a sus accionistas. El presidente les ha trasmitido que los resultados de 2017 serán positivos, con una buena generación de caja y reducción paulatina de la deuda. Pero el mercado duda de cómo serán los de 2018 por las nuevas normas de contabilidad y si tendrán algún impacto en el dividendo.

FUENTE: Con información de AGUSTÍN MARCO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...