martes, 6 de febrero de 2018

(Panamá) Canciones que nos cuentan, o al menos lo intentan (+Video, Relevo Generacional)

Por: Lucy Cristina Chau - A finales de los años setenta e inicios de los ochenta, un artista panameño en el género del calipso y la salsa, hizo varias narraciones sobre Panamá, que - si bien - por un lado estupidizaron a una parte de la población, que sólo se quedó con el estribillo de ‘agua, agua, agua' o ‘las tablas tu ras', por el otro lado nos puso a pensar.
Pedrito Altamiranda hacía una crítica social que ponía a bailar tanto a los rabiblancos del Club Unión, como a la gente de los barrios populares. El hombre del sombrero contó las contradicciones de una subcultura de la que nadie hablaba, pero todos conocían. A la gente le gustaba, porque se veía reflejada en esa medio-realidad contada por el irreverente músico de aspecto chaplinezco, quien intrigaba por su elocuencia, combinada con rambulería de patio limoso.



Y si la literatura no llegaba con efectividad a cierta parte de la población, un publicista con estudios de filología si supo instalar en la sociedad panameña la narrativa de su ser social, así fuera discriminatorio y clasista. Si nunca habías ido a Las Tablas a carnavalear, después de escuchar uno de sus mayores éxitos, que comenzaba preguntando ‘Oye, Pedro ¿Pa' onde vas?' ibas el reservando cupo para que el próximo febrero fueras protagonista o testigo de eso que describe este escuálido sujeto, dueño absoluto de su escenario. Porque así es cuando alguien te cuenta. Aunque generalice arbitrariamente, terminas creyendo que incluso tú tenías ese comportamiento del que hablaba en sus canciones.

En esos tiempos, esperábamos las nuevas composiciones de Pedrito, que a veces era un miembro más de la familia, para ver qué iba a decir de nosotros y entender - así fuera con cierta vergüenza - las intimidades de nuestra sociedad.

A las finales, es por eso que vale la pena escribir, para ser contados como país desde el punto de vista que nos relate sin amarillismo y en la dignidad de lo maravilloso que tiene este pedacito de tierra tan diversa, que cabemos todos, incluso quienes no encajamos en ninguna de esas canciones.

FUENTE: Artículo de Opinión de Lucy Cristina Chau - http://elsiglo.com.pa - (PULSE AQUÍ) // Otras
 

LO + Leído...