domingo, 11 de febrero de 2018

Portugal impide la octava corona de España en la prórroga

Portugal se proclamó campeona de Europa por primera vez en su historia tras doblegar a España por 3-2 merced a un gol en el último minuto de la segunda parte y otro en la segunda parte de la prórroga, ambos de Bruno Coelho. España no pudo obtener su octavo título.

La final comenzó de la peor manera posible, con un gol en contra. Miguelín perdió la pelota en su campo y Ricardinho, bien atento, se hizo con la pelota y batió por alto a un Paco Sedano que apenas pudo reaccionar.

Tocaba remar contra corriente tras un duro golpe moral, pero España demostró carácter y experiencia para no venirse abajo y en seguida comenzó a desplegar su juego de toque para ir poco a poco acercándose al área contraria.

No obstante, Portugal, con rápidas contras, hacía trabajar a Sedano de lo lindo. De hecho, el guardameta del Fútbol Club Barcelona realizó un paradón a un lanzamiento lejano de Ricardinho que podría haber significado un golpe muy duro para el conjunto de José Venancio.

Portugal se proclamó campeona de Europa por primera vez en su historia tras doblegar a España por 3-2 merced a un gol en el último minuto de la segunda parte y otro en la segunda parte de la prórroga, ambos de Bruno Coelho. España no pudo obtener su octavo título.

La final comenzó de la peor manera posible, con un gol en contra. Miguelín perdió la pelota en su campo y Ricardinho, bien atento, se hizo con la pelota y batió por alto a un Paco Sedano que apenas pudo reaccionar.

Tocaba remar contra corriente tras un duro golpe moral, pero España demostró carácter y experiencia para no venirse abajo y en seguida comenzó a desplegar su juego de toque para ir poco a poco acercándose al área contraria.

No obstante, Portugal, con rápidas contras, hacía trabajar a Sedano de lo lindo. De hecho, el guardameta del Fútbol Club Barcelona realizó un paradón a un lanzamiento lejano de Ricardinho que podría haber significado un golpe muy duro para el conjunto de José Venancio.

El seleccionador español fue moviendo el banquillo y España cada vez se encontraba mejor sobre la pista de Liubliana. Tras dos serios avisos de Lin y Pola, Marc Tolrá consiguió el ansiado empate a un minuto del descanso.

Tras el paso por vestuarios, España salió con todo a la segunda mitad y a punto estuvo de ponerse por delante en los primeros segundos. Miguelín no pudo batir a André Sousa en el mano a mano y Pola la echó por encima del larguero a puerta vacía.

El susto metió el miedo en el cuerpo a Portugal que pasó por sus peores momentos con una España volcada y que no logró marcar el segundo tanto merced a las paradas de Sousa. En el otro área, Sedano también salvó un par de llegadas peligrosas de Ricardinho y André Coelho.

Pasaban los minutos y la igualdad era máxima en la final: el partido estaba roto y los porteros comenzaban a erigirse como los héroes de uno y otro equipo con intervenciones de mucho mérito.

Hasta que a falta de ocho minutos llegó la jugada clave del partido Joselito fue trabado en la frontal del área por Nilson y España no perdonó. Jugada ensayada en la que Miguelín la puso rasa al segundo palo y Lin no falló a puerta vacía. Error grave de Ricardinho que no marcó al goleador español.

España tuvo la sentencia definitiva a cuatro minutos del final con un doble penalti, pero Miguelín estrelló su disparo en el larguero. Y a minuto y medio del final, cuando España acariciaba el título, Bruno Coelho empató y mandó el partido a la prórroga.

Prórroga agridulce para Portugal
En el primer tiempo de la prórroga España trató de valerse de las cinco faltas que tenían los lusos para obtener un doble penalti, pero este nunca terminó de llegar. Eso sí, Pola tuvo el gol español en la última jugada de la primera parte.

En el segundo acto del tiempo extra, Portugal contó con la peor noticia posible: Ricardinho se lesionó. Pola, compañero suyo de equipo en Movistar Inter, se cayó encima de su tobillo derecho y el crack portugués no pudo continuar en la final.

Sin embargo, a un minuto del final, un agarrón de Solano propició el doble penalti de los portugueses donde Bruno Coelho no perdonó y terminó provocando el primer título en la historia de Portugal.

FUENTE: Con información de JAVIER BIRLANGA - http://cadenaser.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...