miércoles, 7 de marzo de 2018

(Colombia) El testamento secreto de Pablo Escobar: así quiso repartir su fortuna de 3.500 millones

Corría un 3 de octubre de 1980 cuando Pablo Escobar decidió acudir a la Notaría Cuarta de Medellín (Colombia). Por aquel entonces, era un joven que tan solo contaba con 31 años, pero empezó a ver clara su necesidad de tener bien atados todos sus bienes, lo que le llevó a firmar su primer testamento. Ahora, casi 40 años después, ese documento ha visto la luz por primera vez y en él se detalla el reparto de su fortuna entre su familia, pero no se habla de cantidades exactas de dinero.

Ha sido la revista colombiana 'Semana' la que ha tenido acceso a tan revelador documento, en el que se detalla cómo quería Pablo Escobar que se repartiese su fortuna entre su familia. Por aquel entonces, el gran público observaba que trataba de hacerse un nombre como político del Partido Liberal, pero la realidad era otra. Su cara B, esa que oficialmente no se mostraba, era la que le había llevado a tomar la decisión: empezaba a despuntar como capo del narcotráfico.


Fue entonces cuando pensó que la mejor opción para protegerse él mismo y a los suyos no era otra más que poner a buen recaudo sus bienes. De esta manera, decidió llevar a cabo su primer testamento, muy anterior incluso a que el propio Escobar terminara de formar su propia familia. Aunque no se habla de montantes económicos exactos, sí se hace de porcentajes y de otra serie de elementos de valor. No en vano, su fortuna por aquel entonces ya era de 3.500 millones de dólares de la época.

Así, según reza en el documento, la idea que Pablo Escobar quiso llevar a cabo fue la siguiente: el 50% de toda su fortuna y sus bienes sería para su mujer, Victoria Eugenia Henao; el 25% del total sería para su por entonces único hijo, Juan Pablo, un porcentaje en el que se incluía toda su colección de vehículos antiguos y clásicos, y del otro 25% restante, el 99% sería para sus padres —Abel y Hermilda— mientras que el otro 1% iría a parar a su tía Luzmila Gaviria.

Pero también dejó abierta la posibilidad de tener más vástagos, en concreto, descendencia femenina. En ese mismo testamento, Escobar indicó que, en el caso de tener una hija, recibiría el 25% que la ley marcaba, pero dejaba muy claro en qué conceptos: "Bienes, muebles, enseres, porcelanas, adornos y electrodomésticos". De igual manera, indica en su testamento que los gastos de una hipotética sucesión, de un entierro o de los cuidados por enfermedad se dedujeran de su fortuna.

Lo que sí aparece detallado en este documento que acaba de ver la luz es un listado completo de todas las obras de arte que poseía en aquella época, en una impresionante colección: dos esculturas de Dalí, una obra de Rodin, otra de Grau Araújo, un carboncillo de Botero... Más de 20 obras de incalculable valor que quería repartir entre su familia, pero que su hijo confirmó años después en el libro 'Mi padre' que fueron decomisadas y vendidas por el Gobierno colombiano.

Es en ese mismo libro en el que su hijo asegura que ese testamento nunca se cumplió al pie de la letra, afirmando que la familia optó por otro reparto: "Al cabo de un par de reuniones, los parientes entendieron que mi padre les había dejado el 12,5% de los bienes y sobre esa base estructuramos los acuerdos privados para cumplir el testamento". Ahora, casi 40 años después, el primer testamento que firmó Pablo Escobar en su vida ha visto por primera vez la luz.

FUENTE:  Con información de RUBÉN RODRÍGUEZ - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...