lunes, 12 de marzo de 2018

(España) La hija de 4 años de Ana Julia murió al caer desde una ventana de su casa en Burgos

La Policía Nacional ha comenzado a indagar en la "muerte accidental" de la hija de Ana Julia Quezada en Burgos en 1996, un año después de que la mujer llegara a esta ciudad desde República Dominicana. Aunque la mujer fue detenida este domingo cuando transportaba el cadáver de Gabriel Cruz en su coche, fuentes cercanas a la investigación explican a este diario que el pasado jueves se pusieron en contacto con la Guardia Civil de Burgos para pedirles toda la información disponible sobre su paso por dicha localidad.

De esta manera, el instituto armado se dio de bruces con la trágica muerte de la hija de Ana Julia de 4 años, una investigación que se cerró en 1996 sin detenidos tras considerar los policías que la menor había fallecido tras caer "por accidente" desde la ventana de su casa. De todos modos, fuentes de la Guardia Civil confirman ahora que, dadas las últimas revelaciones sobre lo ocurrido en Almería, los agentes revisarán también este caso. Para ello, la Guardia Civil está recabando en estos momentos la mayor información posible sobre el paso de Quezada por Burgos, donde en la actualidad también reside una hija suya de unos 20 años.


El cadáver de Gabriel, en el maletero
Ana Julia, que mantenía una relación con el padre de Gabriel desde hace alrededor de un año, fue detenida este domingo en la localidad de La Puebla de Vícar como presunta autora de la muerte de Gabriel Cruz. Las fuerzas de seguridad le cortaron el paso en la calle Horacio de este municipio y, tras abrir el maletero de su coche, se encontraron con el cadáver del niño de 8 años. "No he sido yo. He cogido el coche esta mañana", gritó a los agentes antes de su arresto. De todos modos, fuentes de la Guardia Civil aseguran a este diario que antes de su detención la grabaron sacando el cuerpo de Gabriel de un pozo cercano.

Los investigadores comenzaron a dudar de su relato el pasado sábado 3 de marzo, cuando Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco de Gabriel mientras caminaba junto al padre del desaparecido por Las Hortichuelas. Dos días después, los agentes confirmaron que esta prenda contenía restos de ADN del niño, pero pusieron en duda la forma en que se había hallado la misma. A esto se suma que la mujer se convirtió en la principal sospechosa del caso después de decir a los agentes que había extraviado el teléfono móvil hasta en dos ocasiones, evitando así entregar el aparato a los investigadores para las pesquisas.

Con el hallazgo del cadáver y el traslado de Quezada a la Comandancia de Almería, se ha puesto fin a doce jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía, han llegado a trabajar 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios, entre ellos la propia detenida.

FUENTE: PABLO GABILONDO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...