lunes, 12 de marzo de 2018

(España) Las dos caras de Ana Julia: junto a los padres en las búsquedas y con el niño en el maletero

La pareja del padre de niño de ocho años Gabriel Cruz Ramírez, Ana Julia Quezada, sabía que el pequeño estaba muerto dentro de un pozo cuando ella ‘colaboraba’ en las labores de búsqueda organizadas por la Guardia Civil. La mujer, de origen dominicano, ha sido detenida este domingo en La Puebla de Vícar mientras trasladaba el cadáver del menor en el maletero de su vehículo. Lo había sacado del pozo y lo estaba transportando cuando varios coches camuflados del instituto armado se cruzaron en su camino y la arrestaron.

Ana Julia, de 35 años, habría decidido mover el cuerpo sin vida después de que los agentes responsables de la investigación le tomaran declaración el pasado viernes y le pusieran un cebo que no ha trascendido de momento. El señuelo habría provocado que la mujer tuviera miedo de ser descubierta y decidiera ir a trasladar el cadáver. Hasta ese momento, los guardias civiles encargados de las pesquisas no sabían si el pequeño estaba vivo o muerto, por lo que era necesario ser prudentes y esperar a que la mujer fuera a por el menor, como de hecho ocurrió.

 

La pareja del padre era sospechosa casi desde el que desapareció el niño. Fue ella quien encontró la camiseta interior con trazas de ADN de Gabriel junto a los acantilados de Las Negras (una pedanía de Níjar, Almería), un sitio que ya había sido inspeccionado y que se encontraba a cuatro kilómetros del lugar donde se había visto por última vez. La prenda estaba completamente seca a pesar de que en la zona había estado lloviendo y además no se encontraba entre las que habían detallado los padres como las que llevaba el pequeño, lo que generó las primeras suspicacias hacia la mujer por parte de la Guardia Civil, que de hecho comenzó rastrear su móvil con el fin de determinar sus movimientos. Fue precisamente el padre del niño quien confirmó que el menor llevaba esa camiseta cuando desapareció, dado que de hecho había sido Ana Julia quien le había vestido ese día.

Sin embargo, y a pesar de supuestamente saber dónde estaba el pequeño, la mujer ha estado acompañando a los padres en los rastreos. En algunas apariciones públicas, incluso se ha mostrado triste porque la familia no encontraba al pequeño. En una red social publicó mensajes de apoyo que mostraban lo preocupada que supuestamente estaba por lo ocurrido. En declaraciones a TVE, por otro lado, contó que la misma mañana de la desaparición ella y la abuela de Gabriel le dijeron al chico de ocho años que si veía a algún desconocido que saliera a correr. También relató que el pequeño nunca se iría solo, que, si a veces se iba un rato, siempre regresaba a la hora que le habían indicado.

Ana Julia comenzó a salir con el padre de Gabriel, Ángel Cruz después de cortar con su anterior pareja, el hombre con el que había vivido en Burgos y con el que se había mudado a Las Negras para poner un pequeño negocio. Ángel y la madre del niño, Patricia Ramírez, tenían una buena relación a pesar de su separación, como ambos admitieron ante los medios de comunicación.

Gabriel desapareció el pasado 27 de febrero en Hortichuelas (Almería), donde pasaba el puente del Día de Andalucía junto a sus abuelos. Salió de la casa a las tres y media de la tarde y ahí se le perdió la pista. La familia denunció la desaparición a las ocho de la tarde.

FUENTE: ROBERTO R. BALLESTEROS - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...