miércoles, 14 de marzo de 2018

Murió el físico británico Stephen Hawking a los 76 años

El físico teórico británico Stephen Hawking falleció a los 76 años de edad, según confirmó un portavoz de su familia citado por la agencia de noticias AFP. “Estamos profundamente tristes de que nuestro amado padre haya fallecido”, aseguraron los hijos de Hawking en un comunicado emitido por la agencia británica de noticias Press Association.
El texto agregó que el físico "fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán por muchos años".

"Su coraje y persistencia con su brillantez y su humor inspiraron a personas de todo el mundo”, afirmó la familia. “Lo extrañaremos para siempre”, concluyó el comunicado.

Uno de los científicos más importantes del siglo

Stephen William Hawking nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, Gran Bretaña. Durante toda su vida se desempeñó como físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico. Sus trabajos más relevantes consistieron en aportar junto al fisicomatemático Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el ámbito de la relatividad general, además de la predicción teórica de que los agujeros negros podrían emitir radiación, lo que se conoce actualmente como radiación de Hawking.

Durante su vida escribió varios libros de sus trabajos científicos y autobiográficos, que llegaron a ser Best Seller.

La enfermedad

El profesor Stephen Hawking, como es más conocido, contrajo una enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en el año de 1963, que deterioró su motricidad y su salud en general con el paso de los años, hasta dejarlo paralizado casi por completo, incluso quitándole la capacidad de hablar y obligándolo a comunicarse con un sistema generador de voz.

Sin embargo, la situación de discapacidad generada por la enfermedad degenerativa, no le impidió mantener una alta actividad científica y pública. Los primeros síntomas de ELA aparecieron durante su estancia en la Universidad de Oxford y finalmente con solo 21 años fue diagnosticado con la terrible afección, poco tiempo antes de contraer matrimonio por primera vez.

Para ese entonces los médicos tratantes no le pronosticaban vida más allá de 2 o 3 años debido al padecimiento. A pesar del panorama gris el físico consiguió sorprendentemente sobrevivir muchos años más, aun con el agresivo avance de su discapacidad.

En el 1985 le fue realizada una traqueotomía y desde esa intervención empezó a utilizar el sintetizador, que controlaba con el leve movimiento voluntario de una mejilla y le permitía componer palabras y frases a través del aparato, pero lamentablemente con el avance de ELA llegó a solo poder articular una palabra por minuto.

Paulatinamente perdió el uso voluntario de sus extremidades, su musculatura e incluso la fuerza para mantener su cabeza erguida. La silla de ruedas que solía usar en sus apariciones públicas la controlaba con leves movimientos de los ojos.

Lo grave de su estado físico debido a la enfermedad lo llevó a que varias de sus funciones vitales se vieran mortalmente comprometidas, a las que se enfrentó durante varios años.

Sus matrimonios

Durante sus estudios doctorales en Trinity Hall de Cambridge, se casó con Jane Wayline, con quien tuvo tres hijos Robert, Lucy y Timothy y tras casi 25 años de matrimonio la pareja se divorció.

Hawking se fue a vivir con Elaine Mason, una de las enfermeras que lo cuidaba y con la que cinco años más tarde contrajo matrimonio en el año de 1995. Tras 11 años de unión, Mason y Hawking se divorciaron en el 2006. Luego de la ruptura, se acercó nuevamente a su expareja Jane Wayline, con fines laborales.

Intelecto

Tenía un coeficiente intelectual de 160, el mismo que el genio Albert Einstein con quien fue ampliamente comparado por sus logros. Stephen Hawking se planteó la meta de armonizar la relatividad general y la mecánica cuántica, pretendiendo conseguir dar cuenta tanto como del universo como de los fenómenos subatómicos.

Creencias religiosas

Mientras algunas mentes consideran un milagro que Hawking viviera tantos años luchando contra la dura enfermedad, el genio era abiertamente ateo, pues aseguraba desde su obra “El gran diseño” que el universo puede crearse “de la nada por generación espontánea” y que la idea de un Dios no es necesaria.

FUENTE: http://www.ntn24america.com
 

LO + Leído...