viernes, 13 de abril de 2018

China pone a sus inversores ($7,4 billones) en alerta sobre el riesgo catalán para España

La agencia de calificación china, Dagong Global Credit, ha mantenido el rating de España en 'BBB+' con perspectiva estable, pero ha avisado que la "fragmentación política y las fuerzas centrífugas locales obstaculizan cada vez más la consolidación fiscal y la reforma estructural" del país, y ha asegurado que "el referéndum de independencia de Cataluña demuestra que "los separatistas representan uno de los mayores riesgos políticos".

Un mensaje que no es menor teniendo en cuenta de quien procede. Y es que, aunque el organismo es muy joven y no es muy conocido en occidente, el Gobierno chino lo creó en 2009 tras culpar de la peor crisis financiera desde la Gran Depresión a las grandes agencias internacionales -Moody´s, Stantard & Poor´s 500 y Fitch-, por lo que se ha convertido en la referencia que siguen los inversores del país más poblado del mundo, 1,373 millones de habitantes, y en el que más rápido está creciendo la clase media.

Ya el mero hecho de que España se encuentre entre los 67 países del mundo que están en el radar de la agencia china es muy buena noticia tanto para la deuda soberana española en primer lugar y como para las empresas que están financiándose en los mercados de capitales en segundo. No en vano, los activos bajo gestión de los fondos de inversión de la segunda economía del mundo alcanzaron los 7,4 trillions (billones de dólares) en 2017 y que se espera que la cifra alcance los 14 trillions en 2022 gracias al impulso de los cambios regulatorios y la profunda reforma económica que está acometiendo el presidente Xi Jinping.

Además, según los datos disponibles en el Banco Mundial, los activos del fondo de pensiones de China respecto al PIB no han dejado de subir desde 2004 y hasta 2014 el valor medio durante ese periodo fue del 0,69%, con un máximo del 1,2% hace tres años.

En su último informe sobre España, Dagong asegura que esas fuerzas centrífugas locales están "inhibiendo cada vez más la reforma estructural y la remodelación de los bancos". Y continúa: "dado que el partido en el Gobierno no goza de una mayoría parlamentaria, la administración Rajoy, obstruida por la oposición y los sentimientos populares anti-austeridad, está teniendo problemas a la hora de sacar adelante propuestas, lo que supone un retraso en la consolidación fiscal y la reforma estructural".

Al mismo tiempo, "el referéndum de independencia de Cataluña ha demostrado que los separatistas de España suponen los mayores riesgos políticos. En términos de entorno crediticio, el rebote económico y la reestructuración de los activos de los bancos continúan mejorando la solidez del sistema financiero, por lo tanto, mejoran la solidez del capital de los bancos, la calidad de los activos y la liquidez. Sin embargo, la rentabilidad aún se verá erosionada por el clima de bajos intereses en la zona del euro", explican.

Además, aunque destaca que el crecimiento de la demanda interna está estimulando el crecimiento moderado a corto plazo, los "problemas estructurales impiden el crecimiento a medio y largo plazo". No obstante, los bajos tipos de interés en la región, unido a la mejora del mercado laboral, el aumento de los ingresos disponibles, el consumo privado y la inversión, pueden mantener en el tiempo este crecimiento moderado. Según las estimaciones de la agencia, 2018 y 2019 serán testigos de una desaceleración económica hasta situarse en el 2,3% y en el 2,1% respectivamente.

A medio y largo plazo dependerá de la capacidad de España de seguir llevando a cabo las reformas estructurales que el país necesita para reequilibrar su economía, "la baja productividad regional, un sector privado plagado de fuertes deudas y vulnerabilidades externas significativas", concluye.

FUENTE: https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...