jueves, 12 de abril de 2018

(España) Dos periodistas, multados con la ley mordaza por cubrir una procesión en Sevilla

Dos periodistas de Canal Sur Radio han sido multados en Sevilla por la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, la llamada 'ley mordaza', por “alteración del orden público” con una sanción grave de 600 euros al cubrir el traslado del Gran Poder. La norma ha permitido penalizar con sanción grave, con multa de 600 euros, a los periodistas de Canal Sur Radio José Manuel de la Linde y Antonio Cattoni.

Los hechos ocurrieron en noviembre de 2016, cuando el periodista De la Linde, una de las voces más conocidas de la Semana Santa sevillana, informaba del traslado del Gran Poder a la Catedral. Fue denunciado por “alteración del orden público”.

"El expediente sancionador, tanto en su tramitación como en su vulneración, vulnera todo tipo de derechos, ya que el afectado jamás tuvo comunicación de que se le hubiera interpuesto una denuncia", según acredita la Asociación de la Prensa de Sevilla, que califica de “atropello y ataque directo al libre trabajo del periodista” todo lo ocurrido.

El periodista nunca supo de la denuncia. En esta puede leerse textualmente: “El 3 de noviembre de 2016, a las 20:30 horas, en la calle Cuna, el denunciado obstaculiza de manera continuada el paso en el desfile procesional de la imagen del Cristo del Gran Poder, creando constantemente un grave peligro para los asistentes. Los actuantes son requeridos hasta en cinco ocasiones por los miembros de la Cofradía para solventar la situación con la reiterada desobediencia de este, manteniendo una actitud desafiante hacia los agentes, levantando continuamente la voz, dice: 'Soy periodista y voy a escribir mal de la Policía', creando malestar entre los asiste

El caso de su compañero Antonio Cattoni es algo diferente. Él estaba ese día en el mismo lugar a escasos metros viendo lo que le pasaba a su compañero, pero no estaba trabajando. Según contó a este periódico, tras observar cómo el policía se dirigía de mala forma a su compañero, se acercó para tratar de aclarar la situación. “A la tercera vez que vi ya que el policía perdía las formas, me acerqué educadamente para decirle que no había derecho y que el compañero periodista estaba haciendo su trabajo como él estaba haciendo el suyo y que no podía ser lo que estaba pasando”.

Conoció la multa por Hacienda
Después de que De la Linde supiera de la multa, Cattoni supo que su situación podía ser similar, puesto que el policía también le pidió su DNI y le hizo una foto, a pesar de que ambos se habían acreditado como periodistas de Canal Sur Radio. Por eso pidió a su compañero, que este jueves acudió a la Delegación del Gobierno en Andalucía para ver cuál era la situación y formular alegaciones, que se interesara por su expediente. La sorpresa fue que tenía la misma denuncia, con un texto idéntico, “de corta y pega”, dice el presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla, Rafael Rodríguez, aunque tampoco en estos dos años ha recibido ningún tipo de notificación.

La Subdelegación del Gobierno de Sevilla impone una multa en aplicación de la llamada ley mordaza y califica los hechos como “graves”, tipificados con una sanción entre 601 y 30.000 euros. Da un plazo de 15 días de alegaciones. José Manuel de la Linde nunca recibió la notificación, como tampoco Cattoni, y el primero conoció la multa cuando la Agencia Tributaria le comunicó que le retenía la devolución de la declaración de la renta porque era deudor. La sanción había subido a 721,20 euros por recargos de demora.

Los periodistas rechazan categóricamente los términos en que el policía narra en la denuncia que se desarrollaron los acontecimientos. El mismo policía había tenido un altercado en el mismo día a la salida de la procesión del Gran Poder. Fue con el periodista de 'ABC' Javier Macías, según confirma la Asociación de la Prensa de Sevilla. Según su relato, el policía “le agarró por la camisa, le estrelló contra las personas allí congregadas y le retuvo durante el tiempo del paso del Señor del Gran Poder”. A favor del periodista intervino uno de los oficiales de la cofradía y de los miembros de la seguridad privada.

El agente en ningún momento se identificó. El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, intervino esta tarde en el programa ‘El público’, de Canal Sur Radio, y admitió que puede anularse la sanción por defectos de forma. En eso insiste el presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla, Rafael Rodríguez, que deja claro que no se trata de pedir que se le retire ninguna multa sino de anular un proceso que considera plagado de defectos de forma e irregularidades. Anima además a denunciar en el momento en que ocurran este tipo de hechos “intolerables” y se pregunta qué será lo siguiente a no dejar trabajar en la calle a un periodista. “Exigimos que se respete el derecho de los periodistas a informar y que no se les impida ejercer libremente su trabajo, sin coacciones y sin sanciones”, señala. Además, considera grave la actuación del agente, que asegura en el expediente que los periodistas se negaron a recoger y firmar la multa cuando “no es verdad”.

Sin micro y con el móvil
Cattoni, que es como el resto de los periodistas implicados en este caso un periodista de larga trayectoria y muy conocido por los seguidores de la Semana Santa sevillana, insiste en que “en el 99% de los casos” pueden trabajar con normalidad. “Solo en alguna ocasión alguien se dirige a ti fuera de tono o sin guardar las formas, pero no es lo normal y no se pueden tolerar estos atropellos”, avisa, "en ocasiones no comprenden nuestro trabajo ni entienden que debemos estar muy próximos para captar bien el sonido en la retransmisión". Cree que el hecho de que su compañero no llevara el micrófono de Canal Sur Radio y fuera trabajando con su teléfono móvil no le benefició, porque normalmente un logotipo oficial disuade de este tipo de comportamientos abusivos, explica. Sin embargo, ambos mostraron sus credenciales oficiales y sus DNI a petición del policía que, cuentan, se limitó a hacerles una foto sin dar más explicaciones.

No hace mucho, también en Sevilla, el periodista Raúl Solís recibió notificación de la apertura de un expediente sancionador (multa de 150 euros) por “poner en riesgo” la integridad de los agentes de la Policía Nacional durante una protesta ciudadana en Sevilla contra el autobús HazteOir. Esta propuesta de sanción, recogida en el artículo 37.4 de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza, contempla como leves "las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad". El periodista aseguró que en todo momento se dirigió a la policía de forma correcta y respetuosa y no se negó, en ningún caso, a identificarse cuando le fue requerida la documentación, acreditando e informando a los agentes de su condición de periodista. Solís presentó alegaciones y la Subdelegación decidió el sobreseimiento y archivo de las actuaciones declarando la no existencia de infracción administrativa.

FUENTE: Con información de ISABEL MORILLO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...