domingo, 8 de abril de 2018

(España) El rector culpa al director del máster: "No hay acta y su archivo era obligatorio"

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, ha asegurado este viernes que es “rotundamente falso” que él obligara a reconstruir el acta del trabajo de fin de máster de Cristina Cifuentes, como afirmó a primera hora de la mañana el director del máster, Enrique Álvarez Conde. De hecho, el jefe del centro universitario ha matizado que en el curso de la investigación interna abierta para esclarecer los hechos, “se constató que el acta del trabajo no consta en el servicio de posgrado pese a que su archivo es obligatorio”, ni tampoco aparece "remitida la memoria del trabajo fin de máster”, lo que impide confirmar que la defensa de dicho trabajo “haya tenido lugar”. Una declaración que pone también contra las cuerdas una vez más la versión de la presidenta regional, que afirmó haber defendido su trabajo en julio de 2012, concretamente en el campus universitario de Vicálvaro.

El rector, acompañado por el resto del equipo de gobierno de la universidad, aseguró en su reconstrucción de los hechos que el pasado 21 de marzo cuando eldiario.es publicó las primeras informaciones sobre las posibles manipulaciones por parte de una funcionaria administrativa del centro, Amalia Calonge, se reunió de inmediato con los profesores de las dos asignaturas afectadas (que pasaron de un 'No Presentado' a una calificación de 'Notable'); el mencionado Álvarez Conde y el profesor Pablo Chico. En esta cita, insistió Ramos, ambos profesores le "aseguraron" y "dejaron constancia escrita" de que Cifuentes había superado dichas asignaturas y que "habían sido ellos mismos los que habían solicitado la modificación de las actas". Las afirmaciones, según manifestó el rector, "las hicieron delante de varios testigos".

La secretaria es la profesora Cecilia Rosado y su firma se está investigando precisamente en el marco de las indagaciones abiertas en la Universidad, porque las firmas de las otras dos personas que conformaban el tribunal, López de los Mozos y Clara Souto (supuesta vocal) fueron falsificadas como reveló este diario. De hecho, la declaración que realizó López de los Mozos (la única de las tres que acudió a la citación de este jueves en la universidad) se ha hecho pública tras la intervención del rector y, en efecto, la profesora aseguró encontrarse "involucrada" en una polémica que le está causando "perjuicios físicos, psíquicos, familiares y profesionales", porque ella "no formó parte ni presidió ningún tribunal" relacionado con Cristina Cifuentes.

Fue tras la declaración de esta profesora, explicó el rector Javier Ramos, cuando la jefa de la Inspección de Servicios de la Universidad, Pilar Trinidad, comunicó al equipo rectoral la posibilidad de que existieran "indicios de posible delito de falsedad en documento público". En ese momento, continuó el rector, la universidad decidió -tras consultar con los observadores externos nombrados por la CRUE- la suspensión del procedimiento en lo que se refiere a estos hechos (que se comunicaron a la Fiscalía de Madrid, siendo la de Móstoles la competente en el caso) manteniendo activa la investigación administrativa para aclarar lo relativo al máster.

La investigación interna sigue
Por tanto, más allá del procedimiento que abra el Ministerio Público, la URJC continuará con sus propias indagaciones y la Conferencia de Rectores emitirá un fallo probablemente la próxima semana. Ramos también explicó que el mismo día de la comparecencia pública, el 21 de marzo y tras haber hablado con los profesores Álvarez Conde, Chico y la profesora Rosado, la jefa de Inspección siguió recabando información y solicitó a estos dos docentes la documentación que afirmaron que existía relativa al trabajo fin de máster de Cifuentes. Esa misma tarde Álvarez Conde remitió el acta escaneada (que la presidenta regional envió a los medios esa misma noche) y "debido a las inconsistencias detectadas", afirmó Ramos, ordenó a la jefa inspectora "la apertura de un procedimiento de información reservada para aclarar lo sucedido y determinar las responsabilidades correspondientes". El rector insiste en defender su actuación, reconociendo que en el mismo momento en que recibió el acta, ordenó el inicio de una investigación en vista de que había cosas que no le cuadraban. Al comunicar esta decisión, el profesor Chico remitió su declaración escrita de lo que había declarado a diferencia del director del máster, que no dio esa autorización por su parte.

Los errores que sí reconoce el rector
Tras la reconstrucción de los hechos, Ramos insistió en desmentir las acusaciones lanzadas por parte de Álvarez Conde contra su persona, que afirmó haber recibido "fuertes presiones" por parte del rector para conseguir un documento que avalara la versión de la presidenta autonómica, aunque matizó su primera acusación de que "reconstruyó" el acta. "Enrique, arréglalo", asegura a este diario en una entrevista que le pidió el rector. Ramos, por su parte, ha asegurado ante los medios de comunicación que "en todo momento" ha intentado "esclarecer la verdad", reconociendo eso sí, "haberse podido equivocar en decisiones puntuales o haber pecado al confiar en exceso en personas que no lo merecían", como quedó patente, añadió, en su comparecencia el 21 de marzo cuando decía que el trabajo fin de máster se había producido con normalidad. "Pido disculpas por eso", continuo, para zanjar con la afirmación de que nunca actuó "de forma ilegal" y que no permitirá "que nadie ensucie" su nombre ni el de la propia universidad.

FUENTE: Con información de PALOMA ESTEBAN - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...