martes, 24 de abril de 2018

(España) El Rey se da un baño de periodismo "creíble" sin... ¡Letizia! (+Opinión)

Por: El Curioso Impertinente - Fiel a su cita durante 35 años, la agencia estatal EFE entregó los Premios de Periodismo Rey de España a las 12:00 en punto en la emblemática y madrileña Casa de América, engalanada 'ad hoc' para la efemérides periodística multinacional e iberoamericana.

Los corrillos tras el acto oficial eran un hervidero de rumores, como manda la tradición por estos lares, pero muy especialmente por las muchas y variadas circunstancias que concurren en esta mal venida primavera 2018.

El 'full' fue total y completo, si bien aunque con menos 'poder' fáctico e institucional que en anteriores ocasiones.


A los premiados, de siete nacionalidades distintas (habla española y portuguesa), se les abrían los ojos ante la presencia del gallardo monarca que les entregó las estatuillas. El cheque posterior de 6.000 euros se hace por otras vías que resultan muy prosaicas. Fernando Aramburu, el escritor de moda tras arrasar con 'Patria', recibió el Premio Especial Don Quijote por un artículo sobre la voracidad de la palabra.

El acto tuvo algún aquel. Por ejemplo, que, por fin, supimos quién es el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno. Un tal Alfonso Dastis, quien recordó las trágicas circunstancias de la actual Nicaragua. Ana Pastor, que no se pierde un sarao, representó al Estado, dado que la vicepresidenta está algo impedida por una leve enfermedad. El discurso del titular del Palacio de Santa Cruz, en su línea. Corta y pega de la Wikipedia. Ná de ná. Insulso de toda insulsez que llevará al partido que representa a la irrelevancia, si no a la pura y dura desaparición.

Era el día anual del presidente de EFE, José Antonio Vera. El veterano periodista, que se las sabe todas en cuestión de oficio, realizó una intervención magistral sobre el rol de los periodistas ya inmersos en la llamada cuarta revolución industrial. “La inteligencia artificial​, aplicada al periodismo y a la comunicación —dijo—, nunca tendrá superioridad sobre el periodista. Pero el periodismo podría tener a la inteligencia artificial como un ayudante cualificado cuando las ocasiones lo requieran”. Argumentó con habilidad y justeza el hecho de haber concedido el galardón al medio periodístico más relevante ('El País') por su vocación iberoamericana y su decisiva contribución a profundizar en las libertades cívicas y los derechos constitucionales.

El llamado de Felipe VI
Sobrio, sereno, fiel a sí mismo, incluso en la indumentaria, interpretando a la perfección a Felipe VI, el monarca se zambulló en un alegato periodístico “creíble, fiable, riguroso y serio”. Era un aviso a navegantes, porque el auditorio de Casa América está repleto de profesionales de la cosa. Como era de rigor —incluso a un rey se le exige agradecimiento—, tras el primer párrafo de su bien tabulado discurso, don Felipe rindió homenaje al recientemente fallecido Pedro Erquicia. No hay que olvidar que fue el 'celestino' que cocinó su encuentro con doña Letizia. Según dicen, porque yo nunca estuve presente.

El rey Felipe sabe lo que representa. Quiénes fueron sus ancestros. Y lo que supusieron en los inicios de la modernidad sus antepasados, cuya corona ha heredado. Latinoamérica, Iberoamérica… Son una parte de nosotros, y nosotros de aquel continente.

Alertó, al igual que antes el presidente de EFE, acerca de las 'fake news' y quiso demostrar y demostró que se ha leído casi todo acerca del periodismo moderno y su capital importancia en el sostenimiento de los 'statu quo', entre ellos, el suyo propio. Fue, como me comentó un veterano colega que respiraba justo a mi lado en el evento, como si fuera un profesor de Columbia que tiene necesidad de divulgar 'urbi et orbi' en cuanto llegara la ocasión propicia. Hoy lo era.

“Calidad, fiabilidad, rigor, crédito…”. Los hechos son sagrados y las opiniones, libres.

Lo de Letizia
Resultó un tanto sorprendente que don Felipe acudiera solo a un acto de periodismo, sobre periodismo, con unos premios que llevan su nombre. Su mujer, según cuentan, fue periodista.

En la anterior ocasión tampoco estuvo presente, porque “ya no suele asistir a actos en los que no tiene un rol protagonista”. Pues un respeto, claro.

Tuve ocasión de sacar al monarca el tema de su corbata 'sevillista' en la final reciente de la Copa del Rey. No se carcajeó porque es persona comedida.

Me lo dijo un embajador guaraní al final del cóctel. “Este es el mejor país del mundo cuando observo que los temas de gran debate nacional son un máster que no se hizo [25 días después] y si el Rey porta tal o cual color en la corbata…”.

¡País!

FUENTE:  Columna de opinión - El Curioso Impertinente - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...