lunes, 16 de abril de 2018

(España) Rivera convierte TV3 en su nueva batalla política tras la entrevista a Puigdemont y Mas

TV3 vuelve a estar en el foco de la crisis catalana, y lo hace a cuenta de la entrevista que emitió este domingo con Carles Puigdemont grabada en Berlín —y la de Artur Mas apenas un día antes— además de por la cobertura sobre la manifestación proindependentista, reactivando la batalla política de los constitucionalistas ante lo que entienden que es una absoluta falta de control parlamentario sobre la televisión pública. Si hace dos semanas las alarmas saltaron a raíz de la programación tras la detención del 'expresident' (la noticia en sí, retransmisiones de las revueltas en las calles y los cortes de carretera, además de un reportaje sobre el juez Llarena en el que se difundieron sus datos personales), ha sido la entrevista de una hora de duración lo que ha hecho estallar a la primera fuerza en Cataluña.

Ciudadanos quiere saber cuánto dinero costó la charla con Puigdemont y los motivos por los que se realizó, o en palabras de Inés Arrimadas, "por qué regalamos tres horas de 'prime time' a un fugado de la Justicia". Batería de preguntas que deberán contestar los servicios técnicos de la corporación de medios de la Generalitat, que no se encuentra tutelada por el Gobierno en virtud del artículo 155. En concreto, PP y PSOE pactaron el pasado octubre y en el último momento que los medios públicos quedaran excluidos de la intervención. En concreto, fue una petición de los socialistas sin la cual se planteaban retirar su apoyo al PP en el Senado.

La principal reivindicación de Ciudadanos ahora es que se constituya cuando antes la comisión parlamentaria sobre el ente público en la Cámara autonómica catalana. Además, los centristas reclaman la presidencia de la misma —que ya ostentaron en la anterior legislatura— y que tradicionalmente ocupa el primer partido de la oposición. En Ciudadanos recuerdan que al no tratarse de una comisión legislativa, sino meramente de control, puede ponerse en marcha independientemente de que haya o no un nuevo Govern. Sin embargo, los dirigentes naranjas tienen serias dudas de que la mayoría secesionista en el Parlament no vaya a bloquear su constitución o, al menos, entienden que la retrasarán con toda seguridad.

Por eso Ciudadanos opta ya por devolver la pelota al tejado del Ejecutivo central, advirtiendo de que si los independentistas impiden que se cree "una comisión necesaria" tras "meses sin control parlamentario sobre la televisión pública", será el momento de que el Senado actúe "como la Cámara de control autonómico que debe ser", insisten fuentes del grupo naranja a este diario.

Precisamente Albert Rivera se pronunció en esta línea este mismo lunes por la mañana en una entrevista en Telecinco, apuntando a que la aplicación del artículo 155 debería extenderse a los medios públicos catalanes. "Lo que no puede es estar descontrolada, o la controla el Parlament o que lo haga el Senado", insistió, "porque lo que no puede ser es que veamos dinero público tirado por la ventana y que esté dedicado al secesionismo", zanjó. También Arrimadas afirmó tras la ejecutiva nacional de la formación que ya es hora de que se acabe una televisión pública "al servicio del independentismo".

En este escenario, el partido dirigido por Rivera ha comenzado a lanzar una campaña de presión sobre el Gobierno que dirige Mariano Rajoy. Si la constitución de la comisión para controlar la corporación no arranca, la única carta disponible será la actuación del Senado. Pero Ciudadanos tiene apenas tres senadores, además de que el PP ostenta la mayoría absoluta.

Aun así, el Ejecutivo ya dejó claro en octubre que es necesario el apoyo tácito de PSOE y de los centristas para las decisiones que afectan a la intervención sobre las competencias catalanas. Y hasta el momento los socialistas han insistido en que su posición con los medios de comunicación no ha cambiado: siguen siendo partidarios de que estén fuera del 155. Como publicó este diario hace dos semanas, PP y PSOE no se plantean la posibilidad de ampliar la aplicación de este artículo de la Constitución, ni siquiera en el caso de que se repitan las elecciones.

En Ciudadanos reconocen las reticencias de los socialistas al respecto y también desconfían de la postura de los populares que, en su opinión, siempre han mostrado una postura "laxa" con el funcionamiento de la televisión catalana. Por eso, según explican fuentes del partido a este diario, la insistencia para que se cree la comisión en el Parlament o la exigencia de que el Senado actúe se convertirá a partir de ahora en la gran batalla política de Ciudadanos. "Siempre ha sido una bandera muy nuestra, porque lo hemos vivido y sabemos lo que hay", aseguran dirigentes de la formación. Teniendo en cuenta la escasa representación naranja en el Senado, todavía está por ver qué mecanismos de presión podría ejercer Ciudadanos para lograr que el PP diera el paso de intervenir también la corporación pública si el PSOE se opone.

FUENTE: Con información de PALOMA ESTEBAN - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...