lunes, 14 de mayo de 2018

(México) La trágica historia de Zulema, la fugaz amante de El Chapo en prisión

Una traumática infancia, una delictiva juventud y un amor imposible, así fue la vida de Zulema Yulia Hernández, una ex reclusa mexicana que fue brutalmente asesinada presuntamente por ser amante de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Siendo hija de una mujer que se dedicaba a la prostitución, nunca conoció a su padre pero sí conoció desde muy joven la calle y la pobreza.

Según distintos estudios psicológicos que le practicaron, su deseo de salir de la pobreza la llevaron a desarrollar una personalidad manipuladora, demandante, extrovertida y exhibicionista.

UNA INFANCIA DIFÍCIL

Zulema reveló que cuando tenía 13 años cerraba la puerta de su casa con candado para resguardarse ella y su pequeño hermano, de su propia madre y de los hombres que llevaba.

Durante la época de su adolescencia, la madre de Zulema la envió a un centro de rehabilitación llamado “Drogadictos Anónimos”.

“En ese tiempo supe de la droga y de las armas, cómo se cocina la cocaína y cómo se manejan las pistolas. Vi de cerca la prostitución, que aborrecí. Jamás sería puta. Nadie me creía virgen y como a una virgen me trataban y virgen era. El Centro me dejó buenas cosas como ésas, así como mi casa me dejó cosas malas, todas, salvo mi hermanito, que es también mi hijo, como mi Brandon”, contó Zulema al fallecido periodista mexicano Julio Scherer García.

Entre otras desagradables experiencias, relató cómo su madre la mandaba a la escuela con uniformes sucios, la llevaba arrastrando por la calle hasta su casa, la mandaba a dormir con el perro y obligaba a comer de su plato.

La primera vez que fue privada de libertad fue a los 19 años, en 1992, en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, acusada de delito de asalto e intento de secuestro, según lo reseñado por Infobae.

EL ENCUENTRO

A pesar de haber sido ingresada por estos delitos del fuero común, el revuelo y control que obtuvo llevó a las autoridades a enviarla en el año 2000 a una cárcel de máxima seguridad, el Centro Federal de Readaptación Social número 2 de Puente Grande, en Jalisco, que era controlado por El Chapo, fue allí donde lo conoció.

En las fiestas que organizaba, El Chapo solicitaba regularmente que le enviaran mujeres a su celda. En una ocasión fue el turno de Zulema, a la que no le importó compartirlo con una cocinera que también lo visitaba frecuentemente.

“El mismo pavor que él sintió lo siento yo. Ése era un hilo de comprensión entre nosotros. Yo también fui pobre, padecí mucho y padezco hasta la fecha una madre insoportable. Él padeció el yugo de un padre, el abandone del padre, el que lo corriera de su casa y lo mandara a trabajar con el abuelo, a las tierras, de día y de noche. Él lo vivió y cómo lo superó, cómo tuvo que superarse, cómo tuvo que llegar a ser un hombre como el que es y todo el imperio que hizo”, expresó Zulema.

En lo que coinciden todas las versiones respecto a ambos, es en el sincero amor que sentía Zulema por El Chapo, aunque hay quienes aseguran que él, por su parte, solo la usaba.

El famoso narcotraficante le enviaba cartas de amor que iniciaban con un “Hola mi amor”, u “Hola corazón”, pero no las escribía él, aunque daba su aprobación antes de enviarlas. A través de ella, podía enterarse de lo que sucedía en el pabellón de mujeres, mientras que ella consiguió un estatus y trato preferencial.

“No nada más era Zulema, El Chapo tenía muchas mujeres dentro del penal, si realmente se hubiera enamorado de ella, le hubiera dado su lugar. Por algo se ha casado tres veces: cuando se enamora le da su lugar a la mujer por la que siente algo y al final, antes de fugarse, la trataba muy mal, hasta se la mandaba a otros presos para que se acostara con ellos”, sostuvo Alejandro Almazán, periodista y escritor colaborador en la elaboración de guiones de distintas serie de narcotráfico.

FUGA DE EL CHAPO

Debido a la fuga de El Chapo, Zulema fue trasladada a otro centro de reclusión y en el año 2003 obtuvo la libertad adelantada con la intención de las autoridades de dar con su amante, y fue encarcelada nuevamente un año más tarde, acusada de formar parte de la banda de narcotraficantes, La MaBaker.

Al momento de su detención, encontraron en su teléfono un intercambio de mensajes con “Durango”, nombre que presumieron respondía a El Chapo por ser el estado donde estuvo escondido durante varios años.

MUERTE DE ZULEMA

En el año 2006 fue liberada nuevamente, hasta ser encontrada muerta dos años después, el 17 de diciembre de 2008, en la cajuela de un auto.

Las marcas que presentó en todo su cuerpo reflejaron que había sido cruelmente torturada antes de su asesinato.

Por otra parte, las letras zeta marcadas en sus senos, glútos, espalda y abdomen, relacionó su muerte con el Cártel de los Zetas, que en ese entonces disputada territorios con El Chapo.

“De la muerte de Zulema se ha dicho mucho y una de las versiones que está más ahí es que cuando ella sale -de prisión- y como están en guerra con El Chapo y Los Zetas, por eso a ella le ponen tantas zetas en el cuerpo, pero un día terminé conociendo a una persona muy cercana al hermano de Zulema y me contó que su hermano y ella se dedicaban al robo de tráileres y se robaron un tráiler que no debieron de haberse robado, los torturan y los terminan asesinando de esa manera”, agregó Almazán.

FUENTE: Con información de Agencias - https://www.sumarium.es
 

LO + Leído...