miércoles, 9 de mayo de 2018

SOS, Panamá necesita un estadista (+Opinión)

Por: Álvaro Alvarado - Cada día que pasa crece más el número de panameños arrepentidos por haber dado su voto el 4 de mayo del 2014 a Juan Carlos Varela. Solo basta salir a las calles y conversar con la gente para darse cuenta de los altos niveles de frustración que hay en la población.

Aún resuenan en mis oídos las palabras de la señora Lorena Castillo, aquel 4 de mayo, cuando gritó a los cuatro vientos que este sería el mejor Gobierno de la historia. Hoy, 4 años después, doy gracias a Dios que este ha sido el mejor y no el peor Gobierno de la historia, ya que, si estamos así con el mejor, no quiero imaginarme cómo estaríamos con el peor.

Panamá está hoy a la deriva, las instituciones no funcionan, la economía desacelerada, el desempleo creciendo, la inseguridad cada día está peor y pareciera que no hay nadie pensando en cómo rescatar al país de esta caída libre.

Hace algunos días, veíamos al presidente Varela en un acto realizado en Coclé pidiendo votos en las próximas elecciones para la continuidad del Gobierno, sobre la base de que ellos son sinónimo de honestidad y transparencia. ¿A qué honestidad se refiere el presidente, cuando todavía estamos esperando que nos aclare las denuncias hechas por el abogado Ramón Fonseca Mora en su contra, seguimos esperando que nos aclaren qué pasó con las donaciones de campaña a su partido, además todo lo acordado con las empresas MECO y RODSA, implicadas en el caso Blue Apple y todavía siguen ganando contratos millonarios con el Gobierno como si nada hubiera pasado?

El señor Varela, cada vez que tiene oportunidad, viene pregonando que este Gobierno ha logrado recuperar 500 millones de dólares producto de la corrupción de la pasada administración, sin revelar con exactitud detalles específicos de cómo se logró tal hazaña. Otros dos argumentos que forman parte de la mayoría de sus discursos son los dos mil 500 kilómetros de carreteras y las más de 92 mil casas construidas con el Programa Techos de Esperanza, sin especificar dónde se encuentran esas carreteras y esas viviendas.

El pasado viernes, el presidente se presentó sorpresivamente a las instalaciones del complejo hospitalario de la Caja de Seguro Social, siendo esta la segunda vez en 4 años que visita estas instalaciones, con la única diferencia de que en junio del 2015 dirigía la caja Estivenson Girón y ahora la dirige Alfredo Martiz. En el comunicado del Gobierno se destaca que el presidente se percató el viernes del estado físico y operativo en que se encuentra la institución, por lo que indicó que hay correctivos que tomar. ¿Cómo es posible que nos vengan a decir ahora que gracias a esta visita el mandatario se percató de la condición de este nosocomio, cuando, en junio del 2015, Juan Carlos Varela recorrió las mismas instalaciones con los mismos problemas? Me asombra tanta demagogia en un solo Gobierno que lleva ya 4 años en el poder y es ahora que se percatan de una situación que agobia a miles de panameños que buscan la cura a sus males en esta institución de salud.

Pero no quiero detenerme aquí, ya que lo sucedido el sábado en la sede del Tribunal Electoral fue lo que yo considero la cereza del pastel, cuando el presidente anuncia que ordenó al ministro Álvaro Alemán reunirse con diversos sectores del país para iniciar un período de consultas, con el objetivo de explorar la posibilidad de una Asamblea Constituyente que pudiera ser acogida en los próximos comicios electorales.

¿Cuál es la estrategia del presidente al salir a estas alturas de su mandato y faltando un año para las elecciones con este tema que prometió abordar en sus 2 primeros años de Gobierno? Para mí, no es más que una jugarreta política para distraer la atención y enredar el proceso electoral que debe culminar el 5 de mayo del 2019 con la elección de nuestras nuevas autoridades.

Hablar de Constituyente en estos momentos, cuando el presidente y su equipo de Gobierno se enfrentan a muy bajos niveles de popularidad. No hay credibilidad en ninguno de los órganos del Estado y las prioridades del pueblo panameño son otras.

Presidente, en el año que le queda de Gobierno dedíquese a poner las cosas en orden y a crear los consensos para que el próximo Gobierno que asuma el poder el 1 de julio del 2019 pueda llevar adelante la tarea de reconstruir el país, legándonos una nueva carta magna y un país con instituciones solidas.

PERIODISTA

FUENTE: Artículo de Opinión - Álvaro Alvarado - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...