lunes, 18 de junio de 2018

(España) Ada Colau amenaza con otra moratoria, esta vez para la vivienda nueva en Barcelona

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau amenaza con una nueva moratoria igual que la que decretó contra los nuevos hoteles pero esta a cuenta de la promoción de vivienda nueva. La excusa es obligar a los promotores a dedicar el 30% de la vivienda nueva a VPO. En caso de negarse la licencia se paraliza. Los Comunes no pueden sacarlo adelante sin el apoyo tácito del independentismo. Si ERC y el PDeCAT se abstienen, la moratoria prosperará y agravará el problema de la vivienda en Barcelona, con un efecto negativo sobre los precios residenciales en la capital catalana, tanto en propiedad como en alquiler.

ERC, grupo que encabeza Alfred Bosch, ya ha dicho que se abstendrá y que incluso si se especifica la moratoria votará a favor. Por tanto, todo depende del PDeCAT, que está dudando. Por un lado, por las presiones de actores como el nuevo conseller de Territori y Vivienda de la Generalitat, Damià Calvet, que se opone a la medida. Pero, por otro, porque el grupo que encabeza Xavier Trias teme que a las puertas de las elecciones municipales se les acuse de no apoyar la creación de VPO.

El pleno se celebra hoy a las 16,00 h. Todo el fin de semana los promotores y otros agentes del sector inmobiliario han intentado reaccionar para parar la iniciativa que puede afectar a numerosas inversiones. Hay 3.600 viviendas proyectadas, de las que casi un 37% –más de 1.300– podrían verse paralizadas a la espera de que el Ayuntamiento tramite la norma definitiva.

PSC, PP y Cs votarán en contra, según apuntan fuentes de los grupos municipales en el Ayuntamiento. De manera que todo queda en manos de los grupos independentistas.

Sin embargo, la paralización de más proyectos de vivienda estrangulará todavía más un mercado que ya ha sido jibarizado por la actuación política de Colau en los dos años que lleva de mandato. Como explica hoy La Vanguardia, en Barcelona los compradores de pisos nuevos ya sólo pueden hacerlo sobre plano ante la ausencia de producto.

La nueva moratoria afectará a aquellos promotores que vaya a pedir licencias para obra nueva. Si no aceptan que un 30% de toda su promoción –se de diez piso, sea de cien– se dedique a VPO no se le entregará la licencia.

En principio quedarán exentos los que tengan licencia en vigor y aquellos promotores con suelo adquirido hace más de dos años. Pero una medida como ésta en un mercado tan estrecho pueden tener consecuencia muy negativas y azuzar más la subida de precios.

Tramitado en secreto
Fuentes de la oposición municipal han lamentado que esta norma se haya tramitado en secreto durante meses por parte del equipo de gobierno de Ada Colau, violando la Ley de Transparencia de la Generalitat, ya que se ha evitado cualquier tipo de participación pública en el proceso previo.

La misma propuesta dice que, una vez aprobado inicialmente la Modificación del Plan General Metropolitano, no se podrá conceder ninguna licencia que no prevea la cesión del 30% para VPO, aunque el esta modificación no se haya aprobado definitivamente. Dicho de otro modo, el régimen urbanístico vigente hasta la aprobación provisional queda suspendido y las licencias que no incorporen el 30% deberán denegarse de manera forzosa.

Riesgo de parón
Fuentes del sector inmobiliario prevén un parón de nuevas promociones, ya que los promotores preferirán esperar a la aprobación definitiva, ya que será en ese momento cuando se conocerán realmente se condiciones en que se aplicará la norma.

La nueva norma provocará la paralización completa del sistema de producción de vivienda en Barcelona como mínimo, hasta la aprobación definitiva, con las consecuencias que podemos imaginar y que, sorprendentemente, no han sido evaluadas por el gobierno municipal.

FUENTE: Con información de MARCOS LAMELAS - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...