lunes, 4 de junio de 2018

(España) Borrell acepta Exteriores y Ribera asume el macroministerio de Medio Ambiente

Pedro Sánchez contará finalmente con el exministro Josep Borrell para la estratégica cartera de Asuntos Exteriores. La oferta se materializó, la llamada se produjo y el presidente recibió la respuesta afirmativa del veterano dirigente socialista. Borrell es, desde este lunes, el nuevo titular de la diplomacia española. El presidente, poco a poco, va armando su nuevo Gabiente, que dará a conocer en su totalidad, si nada cambia, este miércoles.
Un Gobierno al que también en principio podría incorporarse otro exministro, Ángel Gabilondo, titular de Educación en el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Descartada está Cristina Narbona: ella prefiere no dar el salto al Ejecutivo, opta por quedarse como presidenta del PSOE, así que el macrodepartamento de Transición Ecológica de la Economía pasa a manos de una mujer con un perfil semejante y trayectoria internacional acreditada y muy comprometida con el secretario general, Teresa Ribera.

Se daba por descontado que el jefe del Ejecutivo quería contar con Borrell. Estaba muy fuerte en las quinielas. Pero ahora el salto es cualitativo puesto que, según pudo confirmar este periódico de fuentes cercanas a Sánchez, las llamadas a los posibles ministros ya han comenzado. Y uno de ellos es el que fuera secretario de Estado de Hacienda (1984-1991) y titular de Obras Públicas (1991-1996) con Felipe González y presidente del Parlamento Europeo (2004-2007).

Pepe Borrell albergaba algunas dudas aún sobre qué hacer cuando Sánchez le comunicó que le quería para su Gabinete. Tiene 71 años y está, como siempre afirmaban tanto él como su pareja, Cristina Narbona, en otro momento vital, al final de su carrera política. Ya rechazó incluso incorporarse a las listas del PSC en las pasadas autonómicas. Pero Sánchez le hacía una oferta muy golosa y casi irrenunciable, la cartera de Exteriores. Un ministerio de Estado que se ajusta como anillo al dedo a su trayectoria profesional. El líder ya lo incluyó en su Gabinete en la sombra para las elecciones de junio de 2016, como uno de los notables con los que quería contar.

Ayuda en la campaña catalana
Borrell (Pobla de Segur, Lleida, 1947) es, además, un conocido látigo de los independentistas. Deslumbró en las manifestaciones de Societat Civil Catalana del pasado octubre, por su dureza contra los secesionistas y por cómo atacó a los empresarios catalanes por haber callado durante tantos años. Después, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, tiró de él para la campaña de las catalanas, a la que se incorporó en la recta final con mensajes durísimos hacia los separatistas. Palabras útiles para el candidato en un momento de máxima competición con Ciudadanos.

El exministro solo se ha tomado unas horas para madurar su decisión y sopesar pros y contras, puesto que la intención de Sánchez es anunciar su Gabinete el miércoles, a fin de que tome posesión el jueves y el viernes pueda reunirse por primera vez el Consejo de Ministros. Es cierto que Borrell quería seguir en segunda fila, pero también que esta oferta —adelantada por El Español— era difícilmente rechazable, al proceder directamente del presidente. Al final, él dijo que sí, según confirmaron fuentes de Ferraz a este diario, aunque por ahora el dirigente catalán prefiere no abrir la boca.

Quien sí que no dará el salto al Ejecutivo es Narbona. Ella sonaba como la candidata idónea para regresar a Medio Ambiente, el departamento que ella dirigió con Zapatero en La Moncloa de 2004 a 2008. Pero, según pudo confirmar este diario, Narbona (Madrid, 1951) tiene decidido quedarse en el partido como presidenta del PSOE, cargo que asumió en el 39º Congreso, hace menos de un año.

Eso supone que la aspirante confirmada a un macroministerio que Sánchez considera estratégico, y que probablemente renombrará como Transición Ecológica de la Economía, es Teresa Ribera, secretaria de Estado de Cambio Climático (2008-2011) también en el Ejecutivo de Zapatero. Ella es una de las mayores expertas en esta área y de hecho dirige en París el Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales (IDDRI). Además, Sánchez contó con ella en sus comités de sabios y es quien lidera el Consejo Asesor para la Transición Energética de la Economía del PSOE. Por eso, decaída la opción Narbona, la salida lógica y previsible era la de Ribera, una mujer además con buenas conexiones con el líder y que siempre le ha apoyado allá donde él ha estado. En la noche de este lunes, su nombramiento era un hecho y su fichaje estaba cerrado, informa Antonio Villarreal.

Otro de los ministrables que han sonado mucho en los últimos días es Jordi Sevilla, titular de Administraciones Públicas con Zapatero. Pero él de momento prefiere seguir con su puesto de alto directivo (vicepresidente de Contexto Económico) en la consultora Llorente & Cuenca, y esa negativa ya la dejó entrever este lunes en Twitter. Además, según fuentes próximas, él ya ha trasladado a Sánchez que no quiere retornar al Ejecutivo, aunque le seguirá "ayudando" en todo lo que haga falta. Para ocupar la cartera de Economía se manejan por tanto nombres como los del exsecretario de Estado de Economía David Vegara o el de la directora general de Presupuestos de la Comisión Europea, Nadia Calviño, hija de José María Calviño, ex director general de RTVE y otro de los veteranos que apoyó a Sánchez en su cruzada de primarias. Y otro favorito es el responsable de Política Económica de la cúpula, Manu Escudero.

Los nombres más potentes para el futuro Ejecutivo siguen siendo los de Carmen Calvo —probable vicepresidenta—, Adriana Lastra (posible titular de Igualdad, ministerio que Sánchez recuperará), Margarita Robles (para Interior, o tal vez Justicia) y José Luis Ábalos, a quien se le sitúa o bien en el Gobierno o bien como portavoz parlamentario. Se da por muy afianzada la entrada de la diputada catalana Meritxell Batet. Y también podría ocupar Cultura, otra cartera que se prevé que el presidente repescará, el secretario del ramo en la dirección socialista, el leonés Ibán García del Blanco. Es candidata también para regresar al Gabinete otra exministra de Zapatero, la madrileña Beatriz Corredor, miembro de la cúpula federal, de quien se hablaba hasta ahora como aspirante a la alcaldía de la capital para 2019 pero cuyo camino se había enturbiado por la imputación de su equipo en Vivienda a cuenta de un contrato de publicidad de 2008.

FUENTE: Con información de JUANMA ROMERO - https://www.elconfidencial.com -(PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...