lunes, 4 de junio de 2018

(España) Estos son los hombres y las mujeres que quiere Pedro Sánchez para su Gobierno

Josep Borrell, ministro de Exteriores
El presidente del Gobierno ya cuenta con el exministro Josep Borrell para la estratégica cartera de Asuntos Exteriores. La oferta ya se ha materializado, la llamada se ha producido y el presidente ya ha recibido la respuesta del veterano dirigente socialista. Tiene 71 años y está, como siempre afirmaban tanto él como su pareja, Cristina Narbona, en otro momento vital, al final de su carrera política.
Ya rechazó incluso incorporarse a las listas del PSC en las pasadas autonómicas. Pero ahora Sánchez le hizo una oferta muy golosa y casi irrenunciable, la cartera de Exteriores. Un ministerio de Estado que se ajusta como anillo al dedo a su trayectoria profesional. El líder ya lo incluyó en su Gabinete en la sombra para las elecciones de junio de 2016, como uno de los notables con los que quería contar.

Teresa Ribera, Medio Ambiente
Pedro Sánchez también cuenta con Teresa Ribera, exsecretaria de Estado de Cambio Climático y que en este mandato preside el Consejo Asesor para la Transición Energética de la Economía del PSOE. El jefe del Ejecutivo la reclama a su lado para ser la ministra de Medio Ambiente. Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, pertecene al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado y fue profesora asociada del Departamento de Derecho Público y Filosofía del Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. Desde su salida del Gobierno, Ribera ha seguido vinculada a cuestiones relacionadas con el clima. Es directora del IDDRI, el Instituto de Desarrollo sostenible y Relaciones Internacionales de París. En 2016 fue repescada por Pedro Sánchez para que participara como miembro de su grupo de expertos.

Carmen Calvo, posible vicepresidenta
Carmen Calvo como posible vicepresidenta. Calvo (Cabra, Córdoba, 1957), fue ministra de Cultura con Zapatero entre 2004 y 2007, es secretaria de Igualdad de su dirección. La número cuatro nominalmente, según el organigrama, pero en realidad es una mujer con muchísima influencia en Sánchez. Con el paso de los meses, ha ido ganando espacio en Ferraz. Ha ejercido como portavoz recurrente, asesora del secretario general en materias sensibles —es profesora titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba— y negoció en su nombre la aplicación del artículo 155 en Cataluña con la ya número dos de Rajoy en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. En el estado mayor socialista se la ubica, casi sin pestañear, como vicepresidenta del nuevo Ejecutivo. Le ayuda su pasado como ministra y consejera andaluza y su peso político y solvencia acreditadas, insisten quienes la conocen bien. Si Sánchez confirma el nombramiento, lanzaría un mensaje inequívoco: la posición del PSOE en la crisis catalana no variaría un ápice. Defensa de la Constitución y de la legalidad, ni una broma ante cualquier quiebra unilateral de la ley, pero también diálogo. Justo las premisas que el candidato adelantó en su discurso ante el Congreso.

Margarita Robles, Interior o Justicia
Margarita Robles en Justicia o Interior —dos carteras de las consideradas de Estado y con mucho peso político—. Gana peso la posibilidad de Interior, ya que en Justicia, la exvocal del CGPJ podría levantar demasiadas ampollas. Está en todas las quinielas. Robles (León, 1957), magistrada en servicios especiales, exvocal del Consejo General del Poder Judicial, exsecretaria de Estado de Interior, ya despuntaba como potencial ministra de Justicia cuando Sánchez la incorporó como número dos de la lista por Madrid en las elecciones del 26 de junio de 2016. Hace un año, tras el 39º Congreso Federal del PSOE, aceptó la portavocía parlamentaria, pese a que no acababa de verse en ese destino. El secretario general ha insistido en que en este tiempo se ha sentido muy bien "representado" por ella en la Cámara —él no tiene escaño de diputado—, pero también ha dejado ver que, pese a que su relación es constante y directa, no delega en ella las labores más delicadas. Prefirió a Ábalos para defenderle en la moción y le encargó a él la interlocución con los grupos de cara a este debate que le ha acabado haciendo presidente del Gobierno. Conoce perfectamente el departamento de Interior porque estuvo allí en los años más difíciles de Felipe González, en su última etapa. Otra alternativa es que el presidente recuperase precisamente el modelo de aquella época, una supercartera de Justicia e Interior, como la que ejerció el llamado 'biministro' Juan Alberto Belloch, del que Robles era su número dos (en Interior), en pie de igual con María Teresa Fernández de la Vega (en Justicia), que en 2004 se convirtió en la vicepresidenta primera de Zapatero. Pero esta alternativa de un superministerio es más improbable.

Ábalos, vicepresidente o portavoz
José Luis Ábalos, el hombre fuerte de la dirección, podría también ingresar en el Gabinete. Ábalos (Torrent, Valencia, 1959) es uno de los nombres imprescindibles del círculo del presidente. Es el secretario de Organización de la dirección, el hombre que ha puesto la cara en los momentos más difíciles, a quien el secretario general confió la delicada tarea de la interlocución con los grupos en la moción de censura y quien defendió su candidatura en el Congreso este jueves. En el entorno de Sánchez ven a Ábalos en cualquier cartera de relieve del Ejecutivo, muy cerca de él. Podría ser vicepresidente, o portavoz del Gabinete, o llevar las riendas de otra cartera. El día a día del aparato podía confiárselo a sus lugartenientes, Santos Cerdán y Paco Salazar. Pero en Ferraz hay quienes piensan en otro destino nada menor para Ábalos. Dado que la maquinaria electoral va a tener que encenderse forzosamente en breve por la cercanía de las autonómicas, municipales y europeas de mayo de 2019, y dado que las siguientes generales pueden llegar en meses, o quizá en poco más de un año, responsables de la cúpula entienden que el partido no se puede quedar huérfano, que hace falta una figura como la de Ábalos para mantener el contacto con el territorio y poner a punto al partido para las sucesivas citas con las urnas. De ahí que varios dirigentes entiendan que el número tres podría continuar al frente del partido y verse recompensado con la portavocía en el Congreso, otro puesto clave en un momento en el que el Gobierno dispone de solo 84 respaldos seguros —los del Grupo Socialista—, por lo que hará falta mucha cintura para dialogar con el resto de fuerzas para sacar adelante las iniciativas.

Lastra, Igualdad o las llaves del partido
Adriana Lastra, una de las favoritas para llevarse la recuperada cartera de Igualdad. Sin embargo, también suena para seguir con las llaves del partido. Lastra (Ribadesella, Asturias, 1979) es su vicesecretaria general. Su lealtad al líder es indiscutible, pero algunos perciben que le falta aún recorrido vital, que debe "cuajar" algo más como dirigente. Por eso en Ferraz se contempla la opción de que ella se mantenga como número dos del PSOE pero "con mando en plaza". Esto es, con mucho más poder orgánico, toda vez que el secretario general va a estar más centrado en la gestión gubernamental. Además, Sánchez podría reforzar su perfil asignándole la portavocía en el Congreso, destino que ya pensó para ella hace un año, pero que desestimó al final para encargarle la tarea a Margarita Robles.

Patxi: Interior o Administraciones Públicas
Patxi López en Interior o Administraciones Públicas. El exlendakari (Portugalete, Bizkaia, 1959) figura también como ministrable. Es secretario de Política Federal de la actual dirección, y por eso sus compañeros le ven como candidato idóneo para Administraciones Públicas, aunque su perfil encajaría asimismo en ministerios de Estado como Defensa o Interior. Tiene en su contra que no es uno de los dirigentes de la máxima confianza de Sánchez. Pero si el presidente lo elige, lanzaría un mensaje potente, de reconciliación plena con quien fuera su rival en las primarias federales de hace un año.

Meritxell Batet, la cuota PSC a Sanidad
Es seguro que Sánchez incorporará a un ministro del PSC en su Gabinete, tal vez incluso para asumir la interlocución con Cataluña. La persona a quien muchos señalan es la parlamentaria nacional Meritxell Batet (Barcelona, 1973), miembro de la dirección de Miquel Iceta. Constitucionalista, es reconocida por su solvencia académica y su discreción, aunque en su contra juega que no se mojó en la campaña de primarias de hace un año y su relación con el líder —al que era muy cercana en su primer mandato: fue su número dos por Madrid y se encargó de los programas electorales de 2015 y 2016— se agrietó. En la dirección socialista hay quien sostiene que ella está llamada a ocupar incluso una vicepresidencia aunque ahora gana enteros la cartera de Sanidad. ¿Una cartera para Miquel Iceta? En lo alto del PSC contemplan esa vía como mucho "más difícil", pero nada es descartable.

Recuperar a Gabilondo para Educación
Para Educación, Sánchez podría recuperar a Ángel Gabilondo (San Sebastián, 1949), un independiente de mucho prestigio que ya asumió esa cartera en el último Gabinete de Zapatero. Sin embargo, hay quienes dudan de la pertinencia de ese 'ascenso', pues Gabilondo ya es candidato a la presidencia del Gobierno autonómico en Madrid, su perfil se ha reforzado tras la presentación de la moción de censura contra Cristina Cifuentes, y quizá no convenga, explican, sacarle ahora de la Asamblea para luego devolverle a la política regional en la precampaña. Otros piensan, sin embargo, que volver de forma temporal a Educación podría servir, precisamente, para apuntalar su candidatura de 2019. Fuentes muy cercanas al exministro consultadas este mismo lunes mostraban su sorpresa por un posible llamamiento de Sánchez para integrarle en el Gabinete.

Carcedo, Valerio... Otros nombres
Para Sanidad y Políticas Sociales también suena la responsable del ramo en la dirección, la senadora asturiana Luisa Carcedo (San Martín del Rey Aurelio, 1953). Y para llevar Seguridad Social tendría una lógica aplastante que Sánchez apostase por la persona que en la cúpula socialista se encarga de esta área y que es experta en pensiones —prioritaria para el líder—, la exdiputada nacional por Guadalajara Magdalena Valerio (Torremocha, Cáceres, 1959). Valerio, como Gabilondo o Borrell, estuvo en los llamados 'Gobiernos del cambio'. Algunos ven también al propio José Enrique Serrano como ministrable.

FUENTE: Con información de J. ROMERO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...