miércoles, 6 de junio de 2018

María Fernanda Espinosa, primera latinoamericana que dirigirá la Asamblea de la ONU

María Fernanda Espinosa, la actual canciller ecuatoriana, elegida hoy como nueva presidenta de la Asamblea General de la ONU, es una geógrafa apasionada por la ecología y la poesía, que en los últimos años ha ocupado varios cargos públicos, entre ellos el Ministerio de Defensa.

Es la primera latinoamericana que ocupe el cargo y la cuarta mujer que dirija la Asamblea en 73 años de historia. La embajada ecuatoriana obtuvo el respaldo de 128 de los 193 Estados miembros, mientras que la embajadora de Honduras ante Naciones Unidas, Mary Elizabeth Flores, recibió el apoyo de 62 este martes, 5 de mayo.

De 53 años, Espinosa ya se había desempeñado como jefa de la diplomacia ecuatoriana en 2007, en los inicios del Gobierno de Rafael Correa, que se extendió una década bajo la ideología del denominado Socialismo del Siglo XXI.

En el perfil político y profesional de Espinosa figura también el haber sido representante permanente de Ecuador ante la ONU en Nueva York (2008-2009) y liderado el Ministerio coordinador de Patrimonio Natural y Cultural (2009-2012), cargos que antecedieron a sus funciones como titular de Defensa (2012-2014).

Espinosa fue la segunda mujer en ostentar ese ministerio después de Guadalupe Larriva, fallecida en funciones en un accidente de helicóptero.

Profesora asociada e investigadora en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) con sede en Quito entre 1997 y 2007, Espinosa fue asesora especial del presidente de la Asamblea Constituyente de 2008, que redactó la nueva Constitución ecuatoriana.

Antes de volver a asumir la Cancillería en el actual Ejecutivo de Lenín Moreno, Espinosa fue representante permanente de Ecuador ante la ONU en Ginebra (Suiza), donde coincidió con el actual gobernante y exvicepresidente de Ecuador cuando era enviado especial sobre Discapacidad y Accesibilidad.

Casada y licenciada en Lingüística, Espinosa tiene un doctorado en geografía ambiental, un máster en Ciencias Sociales y Estudios Amazónicos y un postgrado en Antropología y Ciencias Políticas.

Quien fuera directora regional para América del Sur de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) y es además poeta, se convertirá desde septiembre próximo en la cuarta mujer en presidir la Asamblea de la ONU, pero en la primera latinoamericana y del Caribe.

“Además de política, soy poeta, como tal tengo plena conciencia de que ninguna mirada sirve si no observamos y que ninguna palabra tiene valor si no escuchamos”, dijo hoy Espinosa, autora de publicaciones de poesía, al declararse preparada para ejercer una presidencia de “puertas abiertas”.

Luchadora por la igualdad de género, Espinosa ha dedicado la elección a “todas las mujeres del mundo que hoy participan en política, que se enfrentan a los ataques políticos y mediáticos marcados por el machismo y la discriminación”.

Con la elección en la ONU, Espinosa, conocida en círculos laborales por su persistencia para lograr sus objetivos, asume el mayor rango de representación del país en una instancia exterior.

Puertas adentro, Espinosa -cuya nueva posición en la ONU inicia en septiembre y se prolongará un año- ha recibido duras críticas en los últimos meses por su gestión durante la crisis de seguridad desatada en la zona fronteriza con Colombia.

Opositores, críticos y ciudadanos de a pie han cuestionado lo que consideran falta de acción de Espinosa frente a Colombia para atender el caso de un equipo periodístico secuestrado y asesinado en cautiverio, a menos de disidentes de las FARC, a quienes también se les atribuye el secuestrado de una pareja de ecuatorianos.

Espinosa ha sumado también críticas por su posición ante la situación de Venezuela y el manejo del caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012, lo que ha servido de argumento a la oposición para iniciar un trámite de juicio político o censura parlamentaria.

Pero en la Asamblea Nacional, legisladores afines a Espinosa creen que la canciller está siendo atacada por temas ideológicos.

Espinosa -que tomó licencia desde el 24 de mayo al 6 de junio para promocionar su candidatura- llegó a la elección de hoy censurada por Honduras, que dos años atrás postuló a su aspirante Mary Elizabeth Flores y esperaba el apoyo de Ecuador.

Honduras aseguraba que con la postulación de Espinosa, el Gobierno de Ecuador rompió un acuerdo de 2015 para un canje de nombramientos por el que Tegucigalpa dio su apoyo a la candidatura del ecuatoriano Patricio Pazmiño Freire como juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (cargo que ejerce desde 2016).

Ecuador argumentó, al revelar sus aspiraciones, que ese acuerdo no existía y Espinosa defendió su candidatura asegurando que era “sólida, de alto nivel, (con) una persona con experiencia en el tema multilateral”.

FUENTE: Con información de Susana Madera/ EFE - http://efectococuyo.com
 

LO + Leído...