lunes, 9 de julio de 2018

(EE.UU.) La millonaria dieta Scarsdale de 14 días y su asombroso final

Si no comes, adelgazas. De hecho, te mueres. Las obvias consecuencias de la malnutrición, que incluso investigó profusamente Ancel Keys en su célebre Experimento de Minnesota de 1945 sobre la privación de alimentos, dispararon durante la segunda mitad del siglo XX en EEUU una nueva ola de dietas que pretendían salvar el escollo: adelgazar y estar sano. Perviven aún hoy. Entre ellas la dieta Scarsdale, que tiene más de cien entradas en la web solo en español. El milagro a golpe de clic y 14 días de una tortura a base de comidas bajas en carbohidratos, que ningún nutricionista avalaría.

Según algunas falsas versiones, la dieta Scarsdale se originó cuando el cardiólogo Hermann Tarnower observó que los prisioneros de la guerra de Vietnam que regresaban de su cautiverio disponían de una mejor salud que los que no habían sido capturados, como consecuencia de su ingesta calórica. La realidad fue aún más delirante: el best seller de finales de los 70 que arrasó en EEUU 'The Complete Medical Scarsdale Diet' (1978) se produjo a partir de unas indicaciones de apenas tres folios de un cardiólogo de sesenta años que había tratado a los enfermos de radiación de Hiroshima, un publicista y modesto escritor de novelas de misterio, y una secretaria y amante despechada que asesinó al médico dos años después de hacerse millonario con el libro.

La radiación de Hiroshima
Tarnower encarriló su trayectoria tras haber servido como médico del Ejército de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial en Japón tratando a los enfermos y afectados por las bombas y la radiación de Hiroshima y Nagasaki. Regresó a EEUU y fundó la clínica Scarsdale en la localidad del mismo nombre del estado de Nueva York. Imbuido por las preocupaciones de la época acerca del sobrepeso y la obesidad, se sumó a la carrera del Santo Grial: la solución perfecta para adelgazar. De forma similar a Atkins, aunque con algunas diferencias, elaboró una escueta pauta que se basaba en la consabida reducción calórica: fundamentalmente eliminando carbohidratos y grasas y aumentando la ingesta de proteínas.

Comenzó a aplicar sus métodos en el centro que dirigía en Scarsdale y que pretendía convertirse en una nueva clínica Mayo. Lo más increíble es que en la era preinternet sus tres folios fueron viajando por todo EEUU y sus consejos dietéticos de boca en boca hasta convertirse en una auténtica moda por todo el país. Después de Atkins, la dieta Scarsdale tomó el relevo y varias revistas se hicieron eco de la nueva ola dietética que sacudía el país y que circulaba de copia en copia y hasta en centros de educación física y consultas de nutricionistas.

El diligente cardiólogo no trabajaba solo. Al pie del cañón, su ayudante, secretaria y amante, Jean Harris, estuvo durante décadas junto al hombre que iba a pegar uno de los mayores pelotazos de la historia editorial médica. Cuando Tarnower se dio cuenta de la popularidad de sus invento, su propio vecino le aconsejó que escribiera un libro para sacar provecho. Pero Tarnower se resistía. No se trataba de celo profesional, su problema era más mundano: ¿Cómo convertir una escueta pauta de tres folios para 14 días en un libro de más de doscientas páginas? Recuerden que no existía internet y que Atkins ya se había forrado con su propio libro en esa misma época. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Julio Martín Alarcón - https://www.alimente.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...