martes, 31 de julio de 2018

¿El más moderno, organizado y honesto de Panamá? (+Opinión)

Por: Guillermo A. Cochez - Días atrás me enviaron copia de invitación de B/2,500 para una cena para recaudar fondos al Partido Panameñista. Los del ‘Pueblo Primero', la celebrarían en el exclusivo Hotel Santa María, más allá de Costa del Este. La curiosa tarjeta se refería al Panameñista como el partido ‘más moderno, más organizado y más honesto de Panamá'. Vaya galardones que se auto concedieron.

El último calificativo de ‘honesto', me hizo recordar aquel concurso que debieron haber hecho tras mi salida de la Alcaldía en abril de 1991. A los pocos días, con páginas pagadas con fondos municipales, en diversos medios y panfletos publicaron que ‘Cochez el es Alcalde más Ladrón que ha habido en Panamá'. Nunca supe quiénes habían sido los jurados de tan particular escogencia, ni menos los parámetros que se habrían utilizado. Por lo menos supe que Dicther & Neira no habían sido los encuestadores.

Por eso, al recibir la costosa invitación me puse a pensar ¿cómo habían llegado a tan categóricas conclusiones de que el partido del presidente Varela era el ‘más moderno, organizado y honesto de Panama'?. Me aturdieron semejantes aseveraciones sobre todo porque, como me sucedió a mí, no había visto convocatoria de nadie para lograr ese resultado a través de algún concurso. Bueno, pensé, esos son calificativos que uno mismo se adjudica, como aquel antiguo restaurante en Vía Uruguay que decía que tenían ‘la mejor paella de Panamá'..., que al final de cuentas bastante regular resultó. O de que aseguraba preparar los mejores pollos asados del patio, cuando ni siquiera habían pasado por el Top Chef de Telemetro.

Con franqueza, en primer lugar, no creo que ningún miembro de ese colectivo, piense que son el partido más moderno del país. Han demostrado, más bien muy poca experticia en el manejo de la cosa pública, por no decir otra cosa. Una encuesta entre los que saben y han experimentado los suplicios de esta zigzagueante administración, podrían calificarlos como el menos moderno que ha tenido el Estado en las últimas décadas. Lo de organizado, podría ser cierto, si por ese calificativo entendemos la especie de desorden organizado que ha sido su gestión, al igual que anteriores de miembros de su partido.

Pero lo que más me llama la atención es el de calificarse como los más honrados. ¿Serán más que los de Cambio Democrático? ¿O más pulcros que los del PRD o sus aliados del pequeño Popular? ¿Qué significa para un panameñista ser honrado en política, además de no apropiarse de los recursos públicos y aprovecharse de sus posiciones para ayudar a sus amigos y copartidarios? ¿O será que es permitido que el presidente favorezca a amigos y donantes como Herman Bern, permitiéndole adquirir una propiedad del Estado, que la Corte Suprema de Justicia mediante dos fallos le había quitado? ¿O trasladar a miembros de su partido de un puesto a otro cuando lo están investigando por posibles ilícitos?

Los panameños, indistintamente que estén inscritos en ningún partido, aspiramos a tener una representación política que, más que tener los calificativos que hoy se endilgan los seguidores del difunto Arnulfo Arias, tengan otras virtudes. Que sean honestos, pero no solo de palabras; demostrable con hechos. Que cuando encuentren a uno de los suyos en trampas (que ha habido varios) los separen, investiguen y sancionen. Que devuelvan lo que recibieron de ‘donaciones' de empresas como Odebretcht y castiguen a quienes ilegalmente recibieron esos millones de dólares.

Los panameños queremos políticos con ética y moral. Que actúen con probidad y transparencia. Que, por moderno, exigimos que sean los mejores que se nombren y no los familiares de diputados como Valderrama que sabrá Dios cuántos parientes tiene nombrados en altos cargos. Que se castigue el nepotismo y que, al inepto e incompetente, se le separe de su cargo. Que al corrupto se le entregue a la justicia, aunque tenga algún padrino o pariente importante.

Eso es lo que queremos los panameños. Es mucho más que nos den mensajes vacíos y sin contenido; algo que sea mucho más que alegremente asegurarnos que son los ‘más modernos, organizados y honrados'.

ABOGADO, POLÍTICO Y DIPLOMÁTICO

FUENTE: Artículo de Opinión - Guillermo A. Cochez - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...