lunes, 23 de julio de 2018

(España) Casado se impone a Santamaría con la renovación y la vuelta a los principios

Los compromisarios del PP han preferido el discurso de renovación y regreso a los principios de Pablo Casado que la oferta de continuidad plena en el marianismo de Soraya Sáenz de Santamaría. El exportavoz de Rajoy en el partido se convierte en su sucesor como presidente frente a la 'número dos' que siempre aspiró a heredera. El apoyo de María Dolores de Cospedal con la parte del aparato de la organización que controlaba y el empuje demostrado por el candidato ganador durante la campaña y la propia asamblea dio una clara victoria a Casado, con el 57% frente al 42% de la exvicepresidenta del Gobierno, 15 puntos de diferencia.

La ventaja del exvicesecretario de Comunicación rompió todos los pronósticos y por 1.701 votos frente a 1.250 (más 18 blancos y 4 nulos, lo que hace un total de 2.973 votos emitidos, de los 3.082 compromisarios elegidos) logró un margen amplio que viene a demostrar que desde la primera vuelta del proceso de elección, el del voto directo de la militancia, Casado supo ganarse a la mayoría de los compromisarios provincia a provincia. El 27 por ciento de los apoyos logrados entonces por Cospedal fue clave para la segunda vuelta, al igual que su empeño de ir hasta el final, buscar más avales, y rechazar la candidatura única que proponía Sáenz de Santamaría.

La ventaja del exvicesecretario de Comunicación rompió todos los pronósticos y por 1.701 votos frente a 1.250 (más 18 blancos y 4 nulos, lo que hace un total de 2.973 votos emitidos, de los 3.082 compromisarios elegidos) logró un margen amplio que viene a demostrar que desde la primera vuelta del proceso de elección, el del voto directo de la militancia, Casado supo ganarse a la mayoría de los compromisarios provincia a provincia. El 27 por ciento de los apoyos logrados entonces por Cospedal fue clave para la segunda vuelta, al igual que su empeño de ir hasta el final, buscar más avales, y rechazar la candidatura única que proponía Sáenz de Santamaría.

Apela a la integración
A Casado le salió mejor su apuesta por atraerse a Cospedal y sus fieles, que a Sáenz de Santamaría presentarse como la mejor continuadora de la labor de Rajoy y apelar constantemente al hecho de que por ser mujer tenían que darle la presidencia.

En fuentes de ambos equipos reconocían que los compromisarios indecisos habían dado la clara victoria a Casado en el mismo congreso. No fue el mejor discurso de Sáenz de Santamaría mientras que el exportavoz pareció más convicente como futuro factor de integración de todos los sectores del partido. Incluso dejó sin cargos la relación de su equipo para dejar claro que estaba abierto a incorporara 'perdedores' y en puestos clave, "no en los que sobren" como comentó con ironía que había propuesto su contrincante.

En su discurso tras conocerse los resultados, Casado reiteró su intención de "conseguir la integración para seguir remando todos en la misma dirección" y que los 'populares' estén unidos en un "nuevo proyecto ilusionante". Su primera intervención como líder del partido fue para apelar a una vuelta a los orígenes, a "conectar con la gente y con esa España de las banderas y los balcones".


"Os necesito a mi lado, os agradezco vuestro apoyo y os garantizo que volveremos a tener un PP fuerte que seguirá transformando la España de nuestros hijos", ha dicho Casado dando las primeras líneas de lo que será una estrategia ya con vistas en las próximas elecciones.

FUENTE: Con información de ÁNGEL COLLADO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...