domingo, 12 de agosto de 2018

(Alemania - España) Merkel y Sánchez prometen ayudar a Marruecos y Túnez, sin concretar el dinero

Van a ayudar a Marruecos y Túnez. En su compromiso, pero no concretan ni el dinero que destinarán, ni cómo lo harán en materia migratoria. Angela Merkel y Pedro Sánchez han establecido un diálogo para ser más solidarios con estos dos países del Norte de África. "Si un país tiene problemas hay que ayudar. Es algo muy importante y positivo", resaltó la canciller alemana en su reunión en Sanlúcar de Barrameda.

Los dos líderes han expresado su deseo de organizar las repatriaciones, "con un reparto justo y una solución común". Sánchez insistió en la idea de la transversalidad, no solo de control fronterizo (no se refirió a la prohibición de las concertinas, ni tampoco habló de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla).

Según el presidente del Gobierno, el reto migratorio impulsa una “visión de conjunto netamente europea”. “Estamos en primera línea por razones geográficas, solo 14 kilómetros separan el norte de África y Europa. Hay una distancia mayor en desarrollo económico, derechos humanos y estabilidad política. Cuanto mayor sea el abismo, mayor será el drama del mediterráneo”.

"Hay que hablar con África y no de África"
Merkel no olvidó que la cuestión migratoria no solo se circunscribe a España. Por ello recordó a Malta y Sicilia e insistió en que ningún país “puede eximirse de este desafío”. “Da igual que España sea el primer país de llegada de migrantes o Alemania sea el segundo país de referencia. Hay que hablar con África, no de África y aportar al consejo europeo de Salzlburgo del próximo mes de septiembre una posición común”.

La dirigente alemana insistió en la idea de un trabajo conjunto, en las relaciones económicas con Marruecos y en la “obligación” de actuar en los países de origen. “Hemos empezado a trabajar de una manera intensiva. Hay que trabajar en aras de los intereses europeos”, dijo Merkel, mientras Sánchez se negó a precisar, a pesar de la repregunta, del presupuesto que destinarán a Marruecos y Túnez. “Sería injusto e inapropiado. Estamos hablando de muchísimos recursos que la Unión Europea va a volcar”, resaltó.

La líder europea prometió también esforzarse en la tarea de repatriación y organizarla de manera conjunta. “En la teoría no pueden llegar inmigrantes a Alemania que entren por España. Esto no se corresponde con la realidad. Necesitamos un sistema de reparto justo para lo que tengan asilo o refugiados de guerra se puedan quedar. No puede depender de la situación geográfica de este país”.

“En el caso de Turquía o Libia”, añadió Merkel, “hemos visto cómo personas o inmigrantes que huían de la guerra pueden solicitar asilo en la Unión Europea y pensamos que este problema se puede solucionar por parte de Europa. Es un desafío muy importante y hay que tomarlo muy en serio”.

Sánchez ‘vendió’ su gestión en materia de inmigración. Que con él había llegado la política migratoria con los 3.700 niños Mena (Menores extranjeros no acompañados) que han llegado hasta julio a las costas andaluzas. Vaticinó que habría un acuerdo entre todas las comunidades autónomas para la acogida de estos menores, a pesar del fracaso de la reunión en la que la Junta de Andalucía se ha mostrado crítica con el Gobierno.

El jefe del Ejecutivo, tras “lanzar ánimos” a los familiares de las víctimas de los atentados de Barcelona del 17-A, criticó a Ciudadanos y sobre todo al Partido Popular. “Me parece razonable que la oposición haga su trabajo, pero hacer oposición al Estado es una contradicción. Llegamos a un acuerdo entre los demócratas y estamos en el año que en el que ETA ha anunciado su disolución. El PP sabe del desafío de la migración”.

Visita a Doñana
Sánchez y Merkel mantuvieron un primer encuentro bilateral el 26 de junio en Berlín, aunque han coincidido en otras tres ocasiones en Bruselas. Se trata de una visita informal y de trabajo programada para buscar posiciones comunes en temas centrales europeos, pero también para conocerse mejor y establecer un contacto más cercano y directo.

Tras el almuerzo y la comparecencia conjunta a los medios de comunicación, está previsto que el domingo se reserve una actividad más privada, con una visita al Parque Nacional de Doñana y para conocer la labor que se realiza desde el centro de cría en cautividad del lince ibérico "El Acebuche". La parte más privada, en la que ambos conversarán en inglés sin traductores de por medio, incluye asimismo una cena el sábado y una comida el domingo, en los dos casos con sus respectivos cónyuges.

FUENTE: Con información de AGUSTÍN RIVERA - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...