lunes, 13 de agosto de 2018

Cómo engañaron a su dueño para robar coche de alta gama

Imagina que una noche tu automóvil aparece con una ventana reventada. Te asomas, asustado, y ves que no se han llevado nada. Te parece extraño, nada encaja, pero al día siguiente, ya más tranquilo, lo llevas al taller, arreglas el cristal y vuelves a casa. Crees que todo se ha quedado en un susto. Sin embargo, algo casi imperceptible queda en tu vehículo, y es que lo han 'hackeado'.

Puede parecer un guión de ficción, digno de alguno de los capítulos de ‘A todo gas’, pero es totalmente cierto. Todo esto le ocurrió a Marc Rooding, un joven desarrollador holandés que, tras sufrir este ‘hackeo’ en su propio BMW, se dio cuenta a tiempo y ha decidido compartir su experiencia en la red.

A través de un post publicado en su blog de Medium, Rooding ha contado con todo lujo de detalles cómo los ladrones, aprovechando la rotura del cristal penetraron en los sistemas de su coche hasta el punto de desactivar sus alarmas y colocarle un localizador. Así, sabrían siempre dónde estaba ubicado el vehículo y podrían asaltarlo cuando menos peligroso fuera, sin dejar huellas. Pero, ¿cómo hicieron todo esto?

Vale, aquí es donde viene la parte más alucinante. Según explica Rooding, tras llevar el coche al concesionario donde lo había comprado al notar que algo raro le pasaba al sistema electrónico de su coche, uno de los mecánicos se dio cuenta, casi por casualidad, que algo raro había en uno de los laterales del coche. La parte interna que recubre la ventana del copiloto estaba ligeramente levantada. Eso les sirvió para descubrir todo el pastel.

Los expertos ladrones, que conocían al dedillo los mecanismos de su lujoso BMW (no sabemos el modelo concreto), habían aprovechado esa pequeña puerta de entrada para colarse hasta el cerebro del coche. Desde ese pequeña apertura consiguieron desactivar los sensores que controlan las alarmas antirrobo (colocados junto a las salidas de aire ubicadas en el techo) y manipular el botón de SOS que llevan instalados todos los coches actuales para pedir ayuda en caso de accidente.

Desactivados y manipulados los sensores, estos ‘hackers’ incluso habían llamado a la policía (usando el botón de asistencia) informando de que dicho coche había sufrido un robo o un accidente. ¿Con qué objetivo? Todo apunta a que tras la llamada pudieron desactivar finalmente el botón, que también puede ayudar en casos de robo, sin llamar la atención. "El mensaje que transmitieron fue que hubo un robo o que mi automóvil estuvo involucrado en un accidente. Le dieron a la policía las coordenadas exactas de mi automóvil y en 5 minutos la patrulla estaba frente a mi coche", comenta este desarrollador neerlandés.

Por suerte, Rooding se dio cuenta a tiempo y pudo contar lo sucedido, pero de momento no se sabe si hay más coches afectados por este tipo de ‘hackeos’. Según explica Rooding, es la primera vez que se reporta algo así, y ni la Policía de su país ni la gente de BMW sabían de la existencia de este método. “Espero que al compartir esta historia, pueda salvar a otras personas de que les roben sus automóviles de esta manera.”, culminaba este desarrollador.

No es el único caso
Aunque parezca una historia de película, lo cierto es que muchos coches modernos están sufriendo problemas parecidos derivados de su maquinaria cada vez más conectada e inteligente.

Ya en 2015, unos investigadores demostraron en la revista estadounidense Wired que podían ‘hackear’ un Jeep mientras otro usuario lo conducía por una autopista. Y compañías como Lexus o la propia BMW han tenido que aceptar la vulnerabilidad de sus llaves inteligentes que pueden ser manipuladas por los ladrones para poder abrir los coches interceptando los códigos que estas comparten con el automóvil en cuestión.

FUENTE: Con información de G.CID - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...