martes, 7 de agosto de 2018

(España) Los terroristas de Alcanar tenían listos 500 kilos de explosivo, 19 granadas y un cinturón

La explosión de la casa ocupada de Alcanar, donde la célula terrorista preparaba los atentados de Barcelona, evitó una matanza aún mayor que la de Las Ramblas y Cambrills. Los informes realizados por los Tedax-NRBQ sobre los restos de la casa y enviados al juez instructor desvelan que los terroristas tenían ya preparados entre 200 y 500 kilos de Triperóxido de Triacetona (TATP) conocido como la "Madre de Satán", 19 granadas de mano improvisadas y un cinturón bomba cargado y listo para detonar.

Así se desprende de los informes enviados al juez y de las evidencias recogidas entre las ruinas de Alcanar entre el 18 de agosto y el 3 de septiembre de 2017. El informe concluye que en la vivienda "se produjeron tres grandes explosiones y se fabricó una gran cantidad de Triperóxido de Triacetona (TATP), un artefacto explosivo improvisado tipo cinturón bomba y 19 granadas de mano".

La fabricación del explosivo "encaja con la descripción que realizan diferentes manuales encontrados en internet firmados por diferentes productoras asociadas a DAESH, así como la idea de usar granadas de mano". También concluye que los terroristas tenían "el conocimiento necesario para la fabricación del explosivo por el uso de los elementos de protección que utilizaron", y "en relación al número de bombonas de butano y propano encontradas en la casa, el informe determina que supuestamente pretendían usarlas para amplificar el efecto del explosivo".

El 22 de agosto de 2017, durante los trabajos de investigación post-explosión llevados a cabo en el escenario de la vivienda de Alcanar, se localizó un cinturón dispuesto para ser activado. Los tedax lo describen como un "artefacto explosivo PBIED (Personal Borne Improvised Explosive Device) completo, de iniciación eléctrica y activación con pulsador", con todos sus elementos "correctamente dispuestos y con todos los componentes necesarios para explosionar. Estaba diseñado y dispuesto para ser portado por una persona en la zona abdominal con un interruptor y un pulsador que le llegaría hasta la mano". Según el dictamen del laboratorio analítico de la División de Policía Científica "el explosivo utilizado como carga principal del artefacto explosivo es TATP".

El cinturón explosivo localizado disponía de "sistema de activación, sistema de iniciación, alimentación eléctrica e iniciadores caseros que estaban en íntimo contacto con la masa explosiva y que contenía todos los elementos necesarios y preparados para su funcionamiento".

Además del cinturón explosivo, en los escombros de la vivienda de Alcanar se localizaron "entre los días 19 y 24 de agosto de 2017, un total de diecinueve artefactos explosivos improvisados (IED) de tipo granada de mano y cuatro cuerpos metálicos, modificados en un extremo de forma mecánica". El informe estudia los artefactos explosivos localizados, su funcionamiento y las características técnicas del contenedor, el explosivo, la iniciación y la metralla, y concluye que los artefactos explosivos improvisados contenían "todos los componentes necesarios para ser explosionados y producir diferentes lesiones a las personas y a las cosas, siendo estos de mayor gravedad al tener en su confección piezas metálicas añadidas a modo de metralla".

Sobre la cantidad de explosivo de la "Madre de Satán" que la célula había fabricado ya, los tedax establecen que "en base a las 56 fundas de almohada encontradas y las declaraciones del detenido en cuanto a su cantidad en cada una de ellas y en función de si han reutilizado las fundas más de una vez, nos podemos mover entre unos valores aproximados de 200 a 500 Kg".

Las explosiones en la casa
Las investigaciones permiten establecer que la voladura de la casa, por la volatilidad del explosivo que estaban preparando, evitó una matanza mayor en Barcelona. Según los informes, "en esa casa se produjeron tres grandes explosiones. Las dos primeras suceden de forma prácticamente simultanea el día 16 de Agosto de 2017 sobre las 23:16 horas, explosión que provoca la destrucción de la casa, la muerte de dos personas (de la célula terrorista) y heridas en una tercera". Según el informe aportada al juez "es probable que la explosión en la zona del garaje, las dos personas que resultaron muertas, estuvieran manipulando o guardando explosivo en alguno de los congeladores y por alguna razón la gran cantidad de explosivo que había se iniciara".

Según los técnicos de los Mossos, la "fabricación del explosivo encaja con diferentes manuales encontrados en internet firmados por diferentes productoras asociadas a DAESH, así como la idea de usar granadas de mano improvisadas con mechas de muy corto tiempo para que las posibles víctimas no puedan huir". Además, disponían en la casa de Alcanar de dos o tres congeladores tipo arcón. "Una hipótesis plausible es que quisieran usarlos para almacenar el explosivo finalizado y mantenerlo en frío. Una vez finalizada la fase de preparación podrían haber cargado los arcones en cada una de las furgonetas y desplazarlos sin que se viera la carga del explosivo". La explosión de la casa frustró sus planes y precipitó el atentado de Las Ramblas el 17 de agosto.

FUENTE: Con información de A. P. G. - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...