jueves, 9 de agosto de 2018

(España) Viudo de española asesinada en Costa Rica reprocha que no les alertaran del peligro

Hace solo tres días, el Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica informaba de la detención de un nicaragüense que podría estar relacionado con el asesinato de una española, Arantxa López Gutiérrez, de 31 años. Solo tres días después, su pareja, el ahora viudo Miguel Ángel Escribano, ha reprochado tanto a las autoridades del país caribeño como a las españolas por no advertirles del "peligro" que corrían en la zona donde se alojaban. En una rueda de prensa desde el Ayuntamiento de San Fernando de Henares (Madrid), Miguel ha pedido a los investigadores que "no descansen" hasta que se encuentre al culpable del crimen.

Por el momento, la principal hipótesis del asesinato es la agresión sexual. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) del país considera que Arantxa pudo ser violada antes de encontrar su cadáver el sábado pasado en las inmediaciones del hotel en el que se alojaba en Tortuguero. En un acto en el ayuntamiento, donde también estaban presentes familiares de la difunta, Escribano ha afirmado que la policía judicial del país centroamericano está en "fuertes investigaciones sobre este tema" y por ello pide "que continúen, que no descansen, que encuentren al responsable o a los responsables de esta barbarie".

"En esta tragedia hay un solo culpable y es el cobarde asesino, hay que encontrarlo, no descansen, señores costarricenses, me lo deben a mí y a mi familia, nos lo deben a los españoles que vamos a Costa Rica", ha expresado. También, ha definido al responsable como "un maldito indeseable, un despojo de la condición humana". Del mismo modo, ha solicitado al Gobierno de España que los "defienda" y que "colabore". En este sentido, ha sugerido que la Guardia Civil acompañe en la investigación a las autoridades del país iberoamericano.

"Estoy seguro de que no les importará desplazarse a Costa Rica dentro del marco de colaboración estipulado, y allí son bienvenidos, me lo ha dicho el mismísimo director de investigación del país", ha declarado la pareja de López. El único detenido como sospechoso por el asesinato de Arantxa fue Albin Díaz Hopkins, un ciudadano procedente de Nicaragua de 33 años, que fue puesto en libertad por falta de pruebas días después de su arresto.

"No nos dejen"
También ha apuntado a la Policía Nacional o a "aquel cuerpo que consideren más preparado". "No nos dejen en este momento tan importante, porque esto no puede quedar sin solución, no nos fallen otra vez", ha declarado. Por otro lado, se ha quejado de que ni las autoridades costarricenses ni las españolas les hubieran avisado del "peligro" que corrían. "En el Hotel Laguna Lodge, en el que estábamos, no nos avisaron del peligro que corríamos, al igual que no lo hicieron sus autoridades ni las de mi propio país", ha asegurado.

"Los españoles hoy en día, por fortuna, viajamos por todo el mundo a destinos más o menos peligrosos y nosotros decidimos el riesgo que asumimos en cada momento, pero, ojo, no buscamos la muerte, consultamos en los archivos del Ministerio de Exteriores, que son los expertos para cada destino, y tomamos nuestras medidas de precaución para que no nos pase nada", ha afirmado.

El hotel en cuestión se encuentra en el Parque Nacional Tortuguero, en plena orilla del Caribe, a solo 30 kilómetros del punto fronterizo con Nicaragua más próximo. Este miércoles, días después del asesinato de Arantxa, el Ministerio de Exteriores actualizaba sus recomendaciones de viaje a Costa Rica, señalando que tras "algunos casos violentos de ataques contra mujeres turistas", es recomendable "adoptar medidas de autoprotección y evitar transitar sin compañía o por lugares aislados o poco iluminados, tanto en las zonas urbanas como áreas turísticas".

Un peligro del que nadie avisó
"Tortuguero nos decían que era un lugar muy seguro en el que nunca sucedía nada, el guía local que viajaba con nosotros, incluso el hotel, no nos avisó de ningún riesgo, y después de la tragedia nos fuimos enterando de cosas que, parece ser, no sabía nadie", ha declarado.

Según ha explicado, las playas de Tortuguero estaban siendo patrulladas día y noche por la policía, y durante su estancia tuvieron que retirar para atender otros asuntos a ese destacamento de policía, algo de lo que no fueron alertados. Por otro lado, ha apuntado a la violencia contra las mujeres como móvil de este asesinato. "Una vez más, somos testigos del ataque salvaje y cobarde a una mujer, en esas creencias sociales que normalizan la violencia contra las mujeres", ha expresado.

El día después de la muerte de Arantxa, otra turista, esta de nacionalidad mexicana, era asesinada en Costa Rica. La víctima, María Trinidad Mathus Tenorio, de 25 años, había sido víctima de un robo, de abusos sexuales y asesinada posteriormente en la playa de Cóbano, en la costa pacífica del país.

"Miedo e inseguridad"
En este sentido, ha apuntado que se ignora "hasta dónde se extiende el machismo y hasta dónde la sociedad boicotea la dignidad de las mujeres a favor de la masculinidad, hasta tal punto que una mujer no pueda disfrutar de la naturaleza a plena luz del día ella sola, generando miedo e inseguridad al resto de las mujeres para vivir su libertad".

Escribano, que ha definido a su pareja como "un ángel, una persona de esas que solo nacen de vez en cuando", ha agradecido al consulado español en Costa Rica, al equipo de psicólogos que les han atendido, a la policía costarricense, a la empresa con la que viajaban y al Ayuntamiento de San Fernando de Henares por su colaboración durante el suceso. La familia y amigos han creado una página en Facebook llamada 'El manifiesto de un ángel' para recordar a la difunta. Del mismo modo, ha solicitado a la prensa que ayude de forma "respetuosa y cariñosa".

FUENTE: Con información de EP - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...