martes, 21 de agosto de 2018

(Panamá) Almohadón representa a Laurentino Cortizo en debate

Temas como los índices de endeudamiento, la necesidad de un ministro o secretario, la educación, el plan de retiro voluntario de la CSS, y qué harían para solventar la crisis del país, fueron las preguntas que respondieron los precandidatos a la presidencia del Partido Revolucionario Democrático en el debate de la contienda electoral hacia el 2019.
Los organizadores invitaron a todos los que aspiran a este puesto, y asistieron Zulay Rodríguez, Camilo Alleyne, Juan Carlos Navarro, Gerardo Solís, Ernesto Balladares y Mitchell Doens. El gran ausente fue Laurentino Cortizo. En la silla destinada para él, se terminó colocando una almohada.


Algunos de los temas en los que coincidieron los precandidatos fueron la educación, crisis del país y el Idaan, quienes destacaron que para solucionar estas problemáticas no se debe improvisar, sino planificar para poder ejecutar obras que vayan en beneficio de la población.

Para Juan Carlos Navarro, la crisis que hay es grave y está afectando a todo el país, que solo se puede sanear con gente de bien, en la que destacó que después del 16 realizaría alianzas con cualquier otro partido que no fuese con el Panameñismo, quienes tienen al país en un caos.

Por su parte, Zulay Rodríguez, quien rechazó de manera rotunda las alianzas, contradiciendo a Navarro, expresó que no hará alianzas con la corrupción, ya que son los de siempre quienes tienen al país en una crisis total.

Crisis que para Camilo Alleyne solo se puede solucionar, si dentro del partido se establecen pactos de beneficios, sin hacer pactos con corruptos ni con gente que no tiene carácter y que solo con la transformación de las bases del PRD, podrán ganar las elecciones del 2019.

En tanto, Ernesto Pérez Balladares, destacó que el pueblo está "cabreado" por la falta de visión del actual gobierno, que ha sumergido a todos los panameños en la pobreza, y sin un plan de trabajo que beneficie a los más humildes.

Gerardo Solís dijo que el presidente Juan Carlos Varela no escucha al pueblo y hace las cosas por hacer, sin una planificación que a la larga termina desorientado y sin rumbo, creando un caos en sus obras que no ayudan en nada a los panameños.

“El Toro” Pérez Balladares propuso reformar en su totalidad el sistema educativo, y hasta mencionó la contratación de docentes extranjeros para poder que los estudiantes tengan mayor aprendizaje.

La idea fue rechazada rotundamente por Zulay Rodríguez, quien dijo que "un día sin clases es quitarle el futuro a un niño", todo esto respetando el proceso enseñanza-aprendizaje de los docentes panameños, quienes necesitan un mejor trato y el salario justo.

Gerardo Solís, a pesar de que elogió a Pérez Balladares, calificándolo como el mejor gobernante de la era democrática, lo contradijo al indicar que no es viable que se pare la educación por un año para renovar el sistema.

En cambio Juan Carlos Navarro destacó que los torrijistas han sido los únicos creyentes en la educación y que hay que planificar para erradicar las escuelas ranchos del país.

Mientras que Alleyne destacó que se debe mirar más el área indígena, ya que un estudiante sin recursos, no será un profesional exitoso, y al final por falta de recurso termina abandonando la escuela, creando analfabetos que el Gobierno puede dominar.

Al final del debate cada precandidato tuvo su espacio para expresar y presentar sus propuestas para convencer a la población de que es el indicado para manejar el país, espacio que no tuvo el gran ausente: Nito Cortizo.

FUENTE: Agencias
 

LO + Leído...