lunes, 10 de septiembre de 2018

(España) Ministra Montón defiende su máster en la URJC y descarta dimitir: "No todos somos iguales"

Carmen Montón descarta dimitir. La ministra de Sanidad del Gobierno de Pedro Sánchez no se irá por la polémica en torno a la validez del máster que obtuvo en el curso 2010/2011. El suyo no tiene "nada que ver con otros desgraciados casos" como el de Pablo Casado o el de Cristina Cifuentes. "No todos somos iguales", proclama. Y además siente el "respaldo" del jefe del Ejecutivo.
Es la síntesis de la comparecencia de media hora de Montón este lunes en su ministerio, pasadas las 11 de la mañana, en la que no despejó todas las dudas que se ciernen sobre ella. La rueda de prensa llegaba apenas unas horas después de que 'eldiario.es' publicara que obtuvo ese título de forma irregular en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), y en concreto en el Instituto de Derecho Público dirigido por Enrique Álvarez Conde, hoy imputado por el presunto trato de favor al líder del PP y a la ya expresidenta madrileña. Instituto ya clausurado por la URJC. Según informaba el periódico digital, a la ministra se le pudo convalidar una asignatura sobre feminismo pese a que ella era licenciada en Medicina, y apenas acudió a clase aunque superó varias asignaturas con nota, las fechas de su título no coinciden con las de sus notas, no trató con sus docentes ni recordaba dónde fue a clase o entregó trabajos de forma distinta al resto. La titulación cuestionada es el máster universitario en Estudios Disciplinarios de Género, dirigido por la profesora Laura Nuño, imputada en el caso Cifuentes.

Montón se confesó "tranquila" ante los periodistas, pero también visiblemente molesta ante la insistencia de los medios. "Seguí en todo momento las indicaciones que se me dieron desde el centro", tanto en lo referente a la matriculación como a la presentación de ejercicios y prácticas académicas, y también en lo relativo al trabajo de fin de máster (TFM), "y cada uno de estos pasos está acreditado", se defendió. "No he cometido ninguna irregularidad". Sus explicaciones coincidían con las ofrecidas en los últimos meses por Casado. También su forma de proceder, porque solo dejó fotografiar algunos documentos —entre ellos, el TFM—, sin facilitar en principio a los medios una copia. Más tarde, el ministerio sí rebotó parte de la documentación para su cotejo. No adjuntó, no obstante, ni el trabajo fin de máster ni los borradores.

La ministra quiso rebatir "punto por punto" la información de 'eldiario.es', si bien cambió su versión en algunos pasajes de su relato. Por ejemplo, respecto a la asistencia a clase. Antes de la publicación, Montón aseguró que había ido a todas las clases, aunque luego matizó su afirmación. Este lunes, señaló que "el máster podía ser cursado a distancia", y así se lo indicó Nuño en un 'mail', en respuesta a un correo que ella misma le había remitido el 7 de octubre de 2010, "horrorizada por no haber podido acudir a la universidad". La tutora le indicó que podía encontrar los materiales lectivos en el campus virtual de la URJC. Montón señaló que se organizó para ir "al máximo" de clases que pudo, pero que fue a partir de enero de 2011 cuando pudo asistir con mayor regularidad.

También negó que se produjera convalidación alguna: "No hay ninguna convalidación. No es posible, porque es necesario previamente que el alumno lo solicite y yo no lo he hecho. No he solicitado ninguna convalidación de ninguna asignatura. No es posible y lo estoy afirmando". ¿Y por qué el título oficial emitido por la URJC señala que acabó su posgrado en 2012? "El certificado oficial de mi expediente académico muestra con claridad que todas las asignaturas se cursaron en 2010-2011, y las últimas en la convocatoria de junio de 2011". En el título figura "equivocadamente" la fecha de 2012, y por eso ha reclamado una "rectificación" a la universidad para que cambie el año y lo sustituya.

El ordenador también
Montón subrayó que puede demostrar "documentalmente" que fue admitida en el máster el 30 de septiembre de 2011, el mismo mes en el que arrancó el curso, y a partir de entonces comenzó a integrarse en él, "y no en enero, como se ha publicado". "Es en enero cuando acudo de forma más regular a clase". El abono de la matrícula se hizo en diciembre, tres meses después, reconoció, pero esa demora obedeció a que tuvo "problemas" con el sistema informático y al final la URJC, tras constatar que tenía dificultades para acceder a la plataforma, tuvo que enviarle la carta de pago.

A diferencia de lo que ocurrió con Cifuentes (pero no con Casado), Montón sí pudo exhibir su TFM, que entregó al final del curso. Se titulaba 'Reproducción asistida, ¿una liberación o un retroceso en igualdad?'. "Tengo el documento entregado, también borradores previos a la versión definitiva, así como el ordenador en el que lo hice". Durante el curso, algunos trabajos los entregó "en mano" —"recuerdo haber realizado algún ejercicio en el propio aula"—, otros "telemáticamente". "Siempre seguí las instrucciones académicas que me dieron", recalcó.

"Tengo el título, tengo el certificado académico de notas, tengo el TFM, que es el propósito fundamental del curso, y más de 30 correos electrónicos en esas fechas que demuestran que cursé el máster en 2010-2011. No he solicitado ninguna convalidación de ninguna asignatura. Cursé el máster para formarme, para hacer lo mejor posible mi labor parlamentaria. No lo necesitaba y no lo necesito para trabajar", defendió. Montón, en aquel curso, era portavoz de Igualdad en el Congreso, cuando al frente del Ejecutivo estaba José Luis Rodríguez Zapatero, y ella se había licenciado en Medicina. Hizo aquel máster en un momento de su vida, dijo, en que le suponía cierto "esfuerzo", porque estaba embarazada, pero le "ilusionaba" aprender más de igualdad.



El mismo patrón de respuesta
"No todos somos iguales. ¡No todos somos iguales!", proclamó alzando el tono de voz, intentando desvincularse claramente de los precedentes de Casado y Cifuentes. Esgrimió que en cuanto la noticia se publicó, anunció su comparecencia vía Twitter y programó la rueda de prensa cuanto antes. "Esto no tiene nada que ver con otros desgraciados casos".

Montón fue preguntada tras su primera intervención si iba a dimitir o si se lo había planteado. "Acabo de rebatir punto por punto las informaciones. Esa posibilidad decae. Yo sí hice el máster y tengo materiales que acreditan mi honestidad", recalcó, y aseguró que había conversado de este asunto tanto con el presidente, Pedro Sánchez, como con la vicepresidenta, Carmen Calvo. El jefe del Ejecutivo le había pedido que diera explicaciones públicas, y ella también lo consideraba necesario. "Y es lo que estamos haciendo. No con mi palabra, sino con documentación adyacente de correos, materiales entregados... Estoy aquí, por tanto, siento el respaldo del presidente".

Tras la comparecencia, fuentes de La Moncloa dijeron sentirse satisfechas con la rueda de prensa de Montón. "La ministra ha dado explicaciones amplias, claras y transparentes", adujeron. Pero fue la misma reacción que el Gobierno comunicó en junio, cuando estalló el escándalo del fraude fiscal cometido por Màxim Huerta, el titular de Cultura, desvelado por El Confidencial. Horas después, y a la vista de que la polémica se desbordaba, el ministro dimitió.

Según la información de 'eldiario.es', Montón obtuvo un máster sobre estudios de género en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid "plagado de irregularidades" en el curso entre 2010 y 2011. En total, la ministra aprobó seis asignaturas de 12 con tres sobresalientes, dos notables y un aprobado sin tener contacto alguno con sus profesores. Asimismo, ante la pregunta de dónde se daban las clases, Montón no supo contestar la pasada semana, diciendo primero Móstoles y luego Leganés, cuando estas se producían en Vicálvaro. La ministra achacó entonces dicho desconocimiento a que no tiene carné de conducir y acudía al campus en taxi o le llevaba algún otro familiar, pero en rueda de prensa ha sugerido este lunes que el máster podía hacerse a distancia.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social enfatizó que este máster nunca ha estado "oculto", y de hecho cuando saltaron los casos de Cifuentes y Casado, ella era 'consellera' en la Comunitat Valenciana y tuvo también que responder a preguntas parlamentarias y de los medios. Montón no quiso anticipar si su máster puede llegar a ser investigado judicialmente. "No voy a hacer valoraciones de algo que no es mi responsabilidad, pero sí puedo asegurar que yo conservo una cantidad de material que acredita que cursé el máster, que hice ese trabajo, los borradores, el ordenador los 'pendrives".

No obstante, aún quedan dudas, como a cuántas clases acudió. Montón se escudó en que, ocho años después, es "complejo" calcular cuántas horas lectivas tuvo. Sobre los sobresalientes que obtuvo (uno de ellos concedido por Álvarez Conde), de los que tuvo noticia hace poco, señaló que no le dio "importancia", puesto que como la calificación no servía como nota de corte para nada, "daba igual un aprobado que un sobresaliente". Vio que había "superado" las asignaturas y punto.

"Ninguna irregularidad"
A las palabras de Montón se sumaron las de Laura Nuño, directora del máster en cuestión, que defendió que no hubo "ninguna" irregularidad en la obtención del título y que la ministra ya enseñó su trabajo de fin de máster (TFM). Nuño estaba citada este lunes a declarar como imputada por el caso máster de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, si bien su comparecencia se pospuso hasta el próximo 24 de septiembre a petición de su abogado.

A la salida de los juzgados madrileños de plaza de Castilla, la exsubdirectora del Instituto de Derecho Público de la URJC y directora del posgrado de la ministra hizo unas breves declaraciones a los medios en las que negó la existencia de irregularidades en el máster en Estudios Interdisciplinares de Género. "Hay un trabajo de fin de máster que lo ha enseñado ella", señaló Nuño a los periodistas, informa EFE.

FUENTE: Con información de Agencias - JUANMA ROMERO - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...