miércoles, 19 de septiembre de 2018

(Panamá) Señalan a secretario del Consejo de Seguridad Nacional por "plan de persecución política"

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), Rolando López, acumula ya un extenso prontuario de actos que exceden sus competencias legales o los más básicos procedimientos éticos para un funcionario de su posición.

Y a pocos meses de caducar la administración del presidente Juan Carlos Varela, lejos de matizar o corregir su proceder, López ha intensificado su poder de acción, desafiando incluso a la propia Iglesia.

"Picuiro" fue la ficha perfecta que encontró Juan Carlos Varela para la ejecución de un plan de venganza política y, con esto en la mira, lo ubicó al frente de la institución más temida por los políticos y la sociedad civil.

Pero en el ínterin de sus funciones, y aprovechando su influencia, el jefe del Consejo de Seguridad Nacional se dedicó a impulsar proyectos para garantizar su propio beneficio y el de la camarilla que le respalda... actos que califican perfectamente como escándalos.

Jubilación especial
En septiembre de 2016, Rolando López vio con beneplácito la promulgación del Decreto 302, con la firma del presidente Juan Carlos Varela, que oficializaba un proyecto que había sido maquinado por él.

Se trataba de un plan de jubilación especial por medio del cual él y un grupo selecto de jefes de estamentos de seguridad se jubilarían con el 100% del último salario (que en el caso del secretario de CSJ es de $10 mil mensuales).

"Jubilación con $10 mil al equipo de sapería del presidente", denunció en su momento el secretario de Comunicación de CD, Luis Eduardo Camacho.

"López es quien realmente ha promovido las jugosas y polémicas jubilaciones", alertaba.

Pero debido al rechazo generalizado, Varela se vio forzado a derogar la iniciativa. "Fruto de la deliberación pública, se puede concluir que la disposición adoptada resulta inconveniente y es recomendable su derogación", señaló en un nuevo decreto.

Compras lujosas
Pero 6 meses después, López reapareció con un nuevo escándalo: compras directas por más de 2 millones de dólares.

Esta vez, para la adquisición de 70 vehículos con especificaciones especiales, incluyendo autos de lujo por un monto de 1 millón 854 mil 280 dólares.

Adicional, pedía 155 teléfonos celulares con servicios de data y llamadas locales y de larga distancia, por la suma de $155 mil.

Cirugía estética
No conforme con estas prebendas aprobadas, en mayo de 2017 se hizo público que López había sido beneficiado con el pago de un cirugía de banda gástrica, por la suma de $17 mil 420, entre hospitalización y pagos de honorarios.

La indignación popular volvió a saltar, sobre todo por el alto salario que devenga el funcionario; no obstante, Varela defendió el pago de la operación. "López requirió de una intervención quirúrgica con carácter de urgencia, por lo que solicitó apoyo económico para realizarla en el menor tiempo posible", respondió la Secretaría de Comunicación del Estado.

Poder absoluto
Pero son los más recientes actos de Rolando "Picuiro" López los que confirman el desborde de su poder.

Bajo juramento, agentes han declarado que la entidad que dirige López realiza seguimiento a sindicalistas, opositores y líderes de grupos de presión.

Y recientemente, tres testigos vinculados al caso de supuestos pinchazos durante el gobierno Martinelli han acusado directamente a López de amenazas, torturas psicológicas y hasta secuestro para forzar sus testimonios.

Claves

3 testigos del caso pinchazos acusan de presión a “Picuiro”: Isabella Stanziola, Ronny Rodríguez y Jaime Agrazal.

10 mil dólares mensuales devenga López, incluso más que el presidente Juan Carlos Varela.

FUENTE: Con información de http://panamaamerica.com.pa ->> Ir
 

LO + Leído...