viernes, 5 de octubre de 2018

(China) El jefe de la Interpol desaparecido estaría "retenido"

El Gobierno francés investiga el paradero del jefe de la Interpol, Meng Hongwei, después de que su esposa haya denunciado su desaparición. Meng partió el pasado 29 de septiembre de Francia (donde la Organización Internacional de Policía Criminal Interpol tiene su sede en Lyon) con destino a China y desde entonces ha sido imposible contactar con él. La esposa de Meng, que vive en Lyon y llamó a la policía después de no tener noticias de su esposo, ha sido interrogada por la policía judicial francesa.

Según el diario independiente hongkonés 'South China Morning Post', Meng está "bajo investigación" en el gigante asiático. El presidente de la Interpol estaría siendo investigado en China aunque "no está clara" la razón ni el lugar en el que se encuentra retenido, según una fuente no identificada citada por el periódico. "Se lo llevaron" las autoridades disciplinarias del Partido Comunista para ser interrogado "tan pronto como aterrizó en China", añade el diario.



Meng, de origen chino y elegido para el cargo en noviembre de 2016 en sustitución de la francesa Mireille Ballestrazzi, fue viceministro de Seguridad Publica de China y tiene casi 40 años de experiencia en justicia penal y vigilancia policial en este país, según indica la página web de la Interpol. Considerado un peso pesado del Partido Comunista chino, su nombramiento creó gran malestar entre las organizaciones defensoras de los derechos humanos, que consideran que Pekín se sirve de Interpol para perseguir a opositores al régimen.

Desde hace años, Pekín ha intentado emplear la ayuda de otros países para arrestar y deportar a China a ciudadanos a los que acusa de crímenes como corrupción y terrorismo.

Nacido en Harbin en 1953, Meng Hongwei se graduó en la Universidad de Pekín, donde había estudiado Derecho antes de entrar en política en 1972. Fue director del servicio de guardacostas de China y vicedirector de la Administración Oceánica del Estado.

Interpol, que está integrada por 192 países y coordina la acción policial internacional, aseguró tras el nombramiento de Meng que el presidente no se ocupa de la dirección operativa de la organización, que recae en el secretario general, puesto que en la actualidad ocupa el alemán Jürgen Stock. El artículo 3 de sus estatutos prohíbe toda injerencia en materia política.

Además de representaciones en todos los países miembros, Interpol cuenta con siete oficinas regionales en el mundo, que se suman a las que hay ante la ONU, en Nueva York, y ante la Unión Europea, en Bruselas. El presidente de Interpol, como el resto de los miembros de Comité Ejecutivo, lo elige la Asamblea General de la organización en la que están representados todos los Estados miembros. Sus funciones son, básicamente, aplicar las orientaciones decididas por esos países y supervisar el trabajo del secretario general.

FUENTE: Con información de Á. MARTÍNEZ - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...