martes, 9 de octubre de 2018

(España) La ruptura soberanista impide reprobar al Rey y reivindicar la autodeterminación

La pérdida de la mayoría fruto del plante de ERC y del presidente del Parlament, Roger Torrent, ha tenido sus primera consecuencias: el independentismo ha perdido en el pleno votaciones de propuesta de resolución claves para sus votantes, como el derecho a la autodeterminación una reprobación al Rey con abolición de la monarquía incluida o la propuesta de la CUP para volver a votar la Ley de Transitoriedad, la que tenía que servir de puente legal entre la vieja autonomía y la nueva república.

Las propuestas de resolución son solo declaraciones a menudo bien intencionadas pero cuya relevancia no pasa del espacio simbólico. Sin embargo, es sintomático que al perder cinco votos –Carles Puigdemont, Josep Rull, Jordi Turull, Jordi Sànchez; más Toni Comín que ya había perdido su voto antes– pues se pierde la mayoría absoluta y también la simple. Con los Comunes traicionados después de que éstos les hubiesen respaldado en la Mesa, las iniciativas claves han decaído por falta de apoyo.

Así, por ejemplo, el Parlament ha rechazado el derecho a la autodeterminación de Cataluña, al perder la votación JxCat, ERC y CUP (65) frente al resto de la oposición (65), en una propuesta de la CUP. La votación se ha hecho tres veces. Al tercer empate la propuesta de resolución decae.

De este modo, el eje JxC-ERC-CUP pierde por su mayoría en la cámara catalana. El empate a 65 votos es perder y nada ha podido hacerse para ahorrarle al votante independentista otro espectáculo, llevan muchos, bochornoso. La división en el Parlament está desluciendo el “otoño caliente” por el que abogaba el presidente de la Generalitat Quim Torra.

Portavoces de JxCAT justificado su empecinamiento, que ha durado meses, en no asumir la fórmula estándar de delegación de voto que sí ha aceptado ERC alegando que “hemos sido los únicos que hemos plantado cara intentado que Llarena no manoseara el Parlament”. Para JxCAT lo que ha ocurrido implica “de facto” aceptar el fallo por el Tribunal Supremo que suspendía a los diputados encausados por los hechos de octubre. Llarena intentó que no se alterasen las minorías pero JxCAT ha insistido en no aceptar estos imperativos y no ha cedido un ápice.

Lo que vendrá
En el pleno ERC y JxCAT han evitado hacerse reproches. Por tanto, se han salvado las formas. Sólo el PSC ha resaltado estas contradicciones de manera pública. Y a partir de aquí se han iniciado las votaciones de un pleno sobre Política General que ha acabado días más tarde de lo que estaba previsto. La diputada socialista Eva Granados ha resaltado “el presidente del ultimátum parece que tiene un gobierno que está en las últimas. O democracia o desobediencia. No hay otra opción".

Torra tras la votación ha salido del hemiciclo con gesto taciturno y se ha reunido en su despacho en el Parlament con Josep Costa, vicepresidente del Parlament y el hombre de JxCAT que ha liderado la apuesta de su formación por desobedecer.

FUENTE: Con información de MARCOS LAMELAS - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...