miércoles, 10 de octubre de 2018

(España) La UDEF desmantela la red que saqueó iDental y evita una segunda macroestafa

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha lanzado a primera hora de este miércoles una operación contra los administradores de la red de clínicas iDental por haber saqueado presuntamente los activos de la compañía hasta abocarla al cierre definitivo el pasado junio. Se han registrado oficinas, locales comerciales y viviendas de los implicados.

El presunto cerebro de la trama sería el falso inversor y supuesto experto en coaching Luis Sans Huecas, que ya ha sido detenido. Se le acusa de utilizar un entramado de sociedades gestionadas por testaferros para quedarse con el dinero que adelantaron los pacientes, las nóminas de los trabajadores y otros bienes de la mercantil, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso.

Los agentes han detenido a un total de 10 personas. Entre ellas, la abogada de Sans, María del Rosario Moles Calvache. El dispositivo tiene como principal objetivo aflorar los fondos sustraídos por este directivo y sus colaboradores para resarcir a las miles de víctimas ocasionadas por la presunta quiebra intencionada del grupo. Por lo pronto, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, que dirige la operación, ha ordenado el bloqueo y embargo preventivo de propiedades inmobiliarias, vehículos y productos financieros de los investigdos en más de 33 entidades financieras nacionales e internacionales.

Además, los expertos en delitos económicos de la UDEF han descubierto que, sólo unas semanas después de hundir iDental, el directivo empezó a preparar un nuevo golpe. El 6 de agosto se convirtió en administrador único de una red de clínicas similar, Institutos Odontológicos, con 27 centros por toda España aunque con una presencia más destacada en Cataluña. Antes, en enero de 2017, había desembarcado en la firma uno de sus colaboradores, Domingo Bejarano, que hizo de avanzadilla.

Las pesquisas han permitido acreditar que Sans ya estaba maniobrando para repetir la jugada en Institutos Odontológicos. De hecho, aterrizó en el grupo utilizando el mismo vehículo financiero con el que llegó a iDental, Weston Hill, un supuesto fondo que opera a través de varias sociedades. La operación de este miércoles busca actuar en Institutos Odontológicos antes de que los daños provocados por el presunto cabecilla de la macroestafa sean irreversibles.

En el caso de iDental, se estima que el cierre repentino del grupo ha dejado más de 400.000 afectados en 14 comunidades autónomas diferentes. La mayoría de los perjudicados financió los tratamientos con créditos de entidades bancarias que adelantaban la totalidad del dinero a la compañía. Sans, que se autodefine como un experto en “reflotar grandes compañías” y pasó por Vitaldent y Grupo Intereconomía antes de recalar en iDental, se llevó presuntamente los fondos sin terminar los tratamientos a los que se había comprometido con sus pacientes. En muchos casos, ni siquiera se habían empezado.

A los implicados se les imputa estafa, blanqueo de capitales, alzamiento de bienes, lesiones, contra la salud pública, apropiación indebida, administración fraudulenta y falsedad documental. El volumen del procedimiento es tan inmenso que tuvo que centralizarlo la Audiencia Nacional el pasado 26 de julio. Lo primero que hizo el juez De la Mata fue a enviar a la Policía Nacional, el 3 de agosto, a los cuarteles generales de iDental en Rivas Vaciamadrid y a 17 de las 24 clínicas que llegó a tener el grupo. El objetivo de esa primera operación fue “asegurar los historiales médicos de los pacientes y obtener indicios de un presunto fraude de tratamientos pagados pero no realizados”. Se precintaron documentos, así como ordenadores y otros activos susceptibles de ser vendidos para resarcir a los afectados.

El dispositivo, que recibió el nombre de Apolonia (en honor a Santa Apolonia, martirizada con la extracción violenta de todos sus dientes), tuvo un segundo capítulo el 13 de septiembre, cuando los agentes volvieron a las 24 sedes de iDental para llevarse la información precintada un mes antes y realizar un exhaustivo inventario de los bienes que habían sobrevivido al expolio de los directivos.

Con el operativo de este miércoles, la investigación apunta ya directamente a los presuntos responsables del colapso de iDental y pone el foco en la recuperación de los activos que salieron de su contabilidad de forma irregular.

Una portavoz de Sans ha asegurado a este diario que el directivo no tiene ninguna responsabilidad en la quiebra de la compañía y ha culpado de la presunta estafa a sus fundadores, Antonio García Pellicer y Vicente Castañer. "Estos le vendieron iDental por más de 6 millones de euros de ampliación de capital en octubre de 2017 en una operación de 25 de millones de euros en total. La empresa arrastraba deudas y una grave gestión demostrada desde 2014, fruto de la cual se declaró al borde de la bancarrota", ha argumentado esta portavoz. "Cómo es posible que además tenga nada que ver Sans en la situación de la empresa si la abandonó el 8 de mayo pasado".

FUENTE: Con información de JOSÉ MARÍA OLMO - https://www.elconfidencial.com ->> Ir
 

LO + Leído...