martes, 23 de octubre de 2018

(Panamá) ¿Maniobra política detrás de la remoción de directivos de la ACP?

El control de la Junta Directiva del Canal de Panamá estaría en juego tras la remoción de este órgano de los empresarios Nicolás Corcione y Henri Mizrachi, según fuentes consultadas por La Estrella de Panamá .
Hoy el Consejo de Gabinete estaría tomando la decisión de remitir a la Asamblea Nacional de Diputados el proceso para remover de sus puestos a estos dos directivos del Canal de Panamá.

Durante las fiestas religiosas del Cristo Negro de Portobelo, celebradas el 21 de octubre en la provincia de Colón, el presidente Juan Carlos Varela dijo que se otorgó tiempo suficiente al equipo legal de la Presidencia para que prepare la resolución que será enviada a la Asamblea Nacional de Diputados para que apruebe o rechace la remoción de ambos miembros de la directiva canalera.

La norma que deja en manos de la Asamblea la decisión de acoger la remoción o no de Corcione y Mizrachi es la Ley 19 de 11 de junio de 1997, por la que se organiza la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La Ley Orgánica de la ACP establece que los miembros de la Junta Directiva pueden ser removidos por el presidente de la República por la comisión de un delito doloso o contra la administración pública, o por comprobada incapacidad física, mental o administrativa.

Ebrahim Asvat, analista político, señaló que la acción del Órgano Ejecutivo estaría poniendo en peligro la estabilidad de las decisiones de la directiva del Canal de Panamá, considerada la más emblemática e importante de las empresas estatales.

‘Pedir la remoción de directores debe tener una causa justificada', agregó. Pero, en este caso, no existiría. Ambos miembros han retomado su asistencia a las reuniones de la directiva, explicó Eloy Alfaro de Alba, abogado y exmiembro de la Junta Directiva del Canal de Panamá

Alfaro de Alba, quien fue también miembro de la Comisión Redactora del Título Constitucional sobre el Canal de Panamá, dijo que entiende que ambos se han reincorporado con normalidad a sus funciones y asisten con puntualidad a las reuniones de la directiva y de las comisiones.

Ninguno de los directivos, además, ha sido condenado por delito alguno, por lo que debe presumirse su inocencia en los procesos que se tienen en curso, por lo que estos hechos tampoco constituirían una causal de remoción de sus puestos.

‘Resulta difícil comprender qué propósito se persigue al enviar a la consideración de la Asamblea una solicitud para la remoción de dos miembros de la directiva', agregó Alfaro de Alba.

EL ADMINISTRADOR

La salida de los dos empresarios podría estar ligada a la selección de un nuevo administrador en la vía interoceánica, según las fuentes consultadas por La Estrella de Panamá .

‘Definitivamente hay la presunción de que la remoción que se está pidiendo es para tener un control en la decisión para escoger al nuevo administrador del Canal de Panamá', explicó Asvat. Pero hacer esto significaría ‘politizar' una decisión que debería ser ajena a cualquier intervención de política partidista, advirtió Asvat.

La reconformación de la junta directiva es estratégica en momentos en que los miembros de esta entidad deben elegir al nuevo gerente de la empresa interoceánica, considerada la más emblemática e importante del sector público panameño.

El artículo 319 del Título Constitucional del Canal de Panamá dispone que los miembros de la junta directiva deben elegir al nuevo administrador del Canal de Panamá. Entre noviembre de 2018 y enero de 2019, se debe escoger el reemplazo de Jorge Luis Quijano, quien cumple su periodo de siete años a cargo de la institución canalera. Y aunque la ley establece que puede ser reelegido por un periodo adicional, Quijano ha decido darle oportunidad a las nuevas generaciones.

‘Para mí ha sido de gran satisfacción haber sido parte de hitos importantes de esta empresa. Todo le toca a uno en su momento. A mí me toca salir, jubilarme con 44 años de servicio. Hay que darle la oportunidad a la próxima generación que se encargue del Canal... Paso a la reserva', indicó el administrador en una entrevista que concedió a este medio de comunicación en junio de 2018.

La selección de un nuevo administrador requerirá la mayoría de los votos de la junta directiva, que está conformada por once miembros.

En caso de que se remueva a los directivos, se debe designar de forma simultánea sus reemplazos. De lo contrario, se producirían dos vacantes en el seno de la junta directiva, adicional a la existente por la renuncia de Marco Ameglio, quien decidió aspirar a la candidatura presidencial para las elecciones del 2019.

¿AJEDREZ POLÍTICO?

‘Es decir, que la remoción de dos directores estaría produciendo el mismo efecto perjudicial al funcionamiento de la junta directiva que el que supuestamente se produjo mientras ambos estuvieron ausentes del país', explicó Alfaro de Alba.

En caso de que se conceda la remoción, la directiva quedaría con ocho miembros hábiles para la toma de decisiones y también para la designación del nuevo administrador canalero.

‘Eso daría lugar a la especulación de una posible maniobra política que permita injerencia del presidente en la mayoría de la directiva', concluye el exdirectivo del Canal de Panamá.

En caso de que esto ocurra, se requerirían cinco votos para elegir al nuevo administrador. Varela nombró a tres de los actuales directivos: Francisco Sierra Fábrega (director), Ricardo Manuel Arango (director) y Óscar Ramírez, mientras que mantiene una afinidad política con Alberto Vallarino Clement. Una última ficha del ajedrez político podría ser Roberto Roy, ministro para Asuntos del Canal y director del Metro de Panamá de la administración de Varela.

Angélica Maytín, directora de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai), solicitó la remoción de Corcione y Mizrachi considerando su inasistencia a las sesiones de directiva.

‘En virtud del ausentismo prolongado no se observa una vocación y una lealtad al servicio de la nación panameña', expresaba la carta de la zarina Anticorrupción, dirigida al presidente Varela el 2 de abril de 2018.

La solicitud está sustentada en el artículo 20 de la Ley 19 de junio de 1997, que establece que los directores también podrán ser removidos por comprobada incapacidad física, mental o administrativa.

Maytín además menciona los procesos legales que enfrentan estos miembros por supuesto blanqueo de capitales en el caso New Business, relacionado con el supuesto uso de fondos públicos para la compra de la Editora Panamá América.

MIZRACHI Y CORCIONE
El Ejecutivo acogió la solicitud de remoción de los dos directivos.

La norma que deja en manos de la Asamblea la decisión de acoger la remoción o no de Nicolás Corcione y Henri Mizrachi es la Ley 19 de 11 de junio de 1997, por la que se organiza la Autoridad del Canal de Panamá.

FUENTE: Marlene Testa - http://laestrella.com.pa ->> Ir
 

LO + Leído...