miércoles, 28 de noviembre de 2018

(España) Benjumea demanda a los bancos que dejaron caer Abengoa por 400 millones

La caída de Abengoa tenía guardada aún una traca judicial final. No por tardía, menos esperada. Se trata del frente legal que acaba de abrir el expresidente del grupo durante 25 años, el abogado sevillano Felipe Benjumea, contra los bancos que le obligaron a dimitir dos meses antes de que la empresa entrara en preconcurso el 25 de noviembre de 2015. Una exigencia, unida a su negativa final a apoyar una ampliación de capital de 650 millones para la que obligaron a Benjumea a dimitir, que no evitó el derrumbe del grupo de ingeniería. Hasta 400 millones exige como daños Benjumea a Santander, HSBC y Crédit Agricole, según fuentes conocedoras de la demanda. Estos eran los bancos que negociaban cubrir esa ampliación, liderados por Santander.

Fuentes cercanas al expresidente prefieren no ofrecer más detalles, ya que algunas de las acciones legales no quedarán plenamente formalizadas hasta inicios de diciembre. Benjumea emprende estas acciones en el mismo año en que, en enero pasado, fue absuelto por la Audiencia Nacional del delito de administración desleal por el cobro de 11,7 millones de indemnización como consecuencia de esa salida de la presidencia. Diez meses después, y tras considerar la Audiencia creíble su versión de que fue obligado a irse por Rodrigo Echenique, en ese momento presidente de Santander España, Benjumea exige que reparen el daño causado tanto a él como al resto de socios de Inversión Corporativa, la sociedad patrimonial que poseía el 56% de Abengoa cuando cayó.

En su declaración judicial, Benjumea cifró en 60 millones la pérdida patrimonial personal que le supuso el derrumbe financiero de la empresa. Los abogados de la Plataforma de Perjudicados por Abengoa le reprocharon en su interrogatorio que IC no hubiera demandado a los bancos en coherencia con el relato de los hechos que hacía Benjumea ante los magistrados. Ahora se produce esa demanda, ya que al papel protagonista que jugó Santander como principal acreedor del grupo (1.550 millones acumulaba), se sumó la actitud de HSBC y Crédit Agricole de amoldarse a las exigencias del banco que preside Ana Patricia Botín.

Benjumea fundamenta su demanda en el cambio de criterio radical expresado por Santander entre inicios de verano de 2015 y el último trimestre del año. En junio, recordó el expresidente en el juicio, Santander aprobó todas las operaciones de riesgo de Abengoa y recomendaba comprar acciones a cuatro euros; en julio, le concedió 270 millones adicionales, y a primeros de agosto, Echenique garantizó a Felipe y su hermano Javier respaldo a la citada ampliación de capital. Un mes después, a inicios de septiembre, Santander concreta a Benjumea que tomaría 200 de los 650 millones de la ampliación.

Batalla contra el 'split' devaluador
Pero el primer intento de firma de la ampliación, a mediados de septiembre, acabó fracasando debido a que Santander (y el resto de bancos 'a posteriori') exigió la salida de Benjumea. Una condición previamente no comunicada, según este. Se hizo una segunda propuesta una semana después. Y pese a que el presidente renunció al cargo y a su puesto en el consejo, tampoco acabó firmándose la ampliación —que ya incluía una línea de liquidez extra de 120 millones por el deterioro sufrido por el retraso en la firma de la propuesta inicial—. "El consejo me destituyó pensando que los bancos cumplirían su compromiso. Pero los bancos no plasmaron la condición de mi salida en ningún documento, no parece normal que un banco se entrometa en la gestión interna de una empresa", declaró Benjumea.

Las distintas acciones legales emprendidas por Benjumea se producen además pocos días después de que la citada Inversión Corporativa (agrupa a las familias Benjumea, Abaurre, Guardiola, Solís y Sundheim) presentara solicitud de preconcurso en Sevilla (donde tiene su sede social). La entrada en vigor de la orden dada por BME (gestor de la bolsa) a instancias de la CNMV para permitir a las acciones del Continuo cotizar por debajo del precio mínimo de un céntimo ha derrumbado el valor de las acciones de la empresa. Tanto las tipo B (afectadas por esa eliminación del suelo de cotización y que se venden a 0,004 euros) como las A (con 10 veces más derechos políticos, que son las que mayoritariamente posee IC y que han perdido casi la mitad de su valor en este año, hasta 0,17 euros).

El expresidente exigió una junta extraordinaria para que Abengoa (cuya cúpula apoyó la medida de BME y la CNMV) tomara medidas que contrarrestaran el 'split'. Pero esa junta no reunió a inicios de septiembre el quórum necesario. Hay que recordar también que, tras conocer la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional a inicios de enero, Benjumea emitió un comunicado en el que volvía a cargar contra Santander y Echenique por obligarle a dejar el cargo en pleno proceso de ampliación de capital.

FUENTE: Con información de C. PIZÁ / C. HERNANZ - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...