jueves, 8 de noviembre de 2018

(Japón - España) Yoshi, de aprender euskera en Osaka a ser la imagen de la gastronomía vasca

Se hizo popular con un anuncio de cervezas en redes sociales. Yoshi, un japonés imbuido de la cultura vasca del pintxo, de las tabernas, de los bares y de la cuadrilla. No era un actor, sino un chef, aunque hubo una selección para elegir al candidato. Poco después del spot, recibió una estrella Michelin por su restaurante Alarde en Osaka, Japón, donde está al frente de los fogones. No se debió a la exposición mediática, sino a su talento y si acaso, a uno de su mentores en España, el chef Gorka Txapartegi, al frente de Alameda, quién le enseñó en su restaurante, pero antes de que la guía francesa lo incorporara hace unas semanas a su firmamento, lo redescubrió la agencia Dimensión, responsable de la campaña de Keler, quienes hicieron de él la imagen de la cultura gastronómica del País Vasco. Nagore García y Santi Hernández, de Dimensión, lo explican a Alimente:
"Queríamos contar la esencia de esa cultura gastronómica donostiarra desde un punto de vista internacional, porque llega a mucha gente fuera de España y aunque no hubo casting propiamente dicho, sí teníamos en mente una serie de posibles candidatos, entre diez y veinte, de distintas partes del mundo que pudieran aunar las dos esencias: provenir de una cultura lejana y al mismo tiempo conocer perfectamente la vasca. Resultó que Yoshi era idóneo, aunque había otros buenos ejemplos", relatan a Alimente desde San Sebastián.

Pero ¿quién es Yoshi? Hablamos desde Osaka con Yoshitsugu Yamamoto, el nombre real detrás del apodo de la cuadrilla, para ahondar en la historia del 'japo vasco' que se hizo popular en España, que ha sido reconocido internacionalmente en Japón con una estrella Michelin y cuya imagen adelantó al mundo la marca de cervezas.

No fue en dos días, más bien tardó muchos años: "Entre 2000 y 2003 estuve en Buenos Aires, donde coincidí con varios cocineros que estuvieron en Zuberoa y Arzak. Ese fue mi primer contacto con la gastronomía vasca. Me gustó tanto lo que me contaban que decidí volver a Japón y trabajar día y noche hasta reunir todo el dinero que necesitaba para ir a Euskadi".

La fascinación del japonés y su determinación por aprender en el País Vasco no fue en balde: "Trabajaba en lo que podía y lo ahorraba todo, hasta que el día de mi cumpleaños fuimos a cenar a un restaurante, donde coincidí con un grupo de cocineros vascos que estaban de visita en Japón por una feria de cocina que había en Osaka. En ese grupo estaba la hija de Luis Irizar y los Txapartegi, quienes me ofrecieron ir al Alameda". Se emociona cuando relata la cena que cambió su vida. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Julio Martín Alarcón - https://www.alimente.elconfidencial.com
 

LO + Leído...