martes, 20 de noviembre de 2018

(Panamá) Gobierno central recurre al Banco Nacional

El gobierno central trabaja con un presupuesto estrecho, producto de una exagerada alza en sus gastos y la caída de sus ingresos. De allí, los movimientos financieros que realiza la actual administración para hacerle frente a sus compromisos.
La Prensa pudo confirmar que el Banco Nacional de Panamá (BNP) adelantó el pago de dividendos al gobierno central.

Al tratarse de una entidad estatal, todos los años el BNP programa el pago de una porción de sus utilidades, transferidas en concepto de aportes al Estado.

Dicho aporte se suele hacer al cierre del año, cuando el banco tiene la certeza de la totalidad de sus ingresos y su utilidad.

Sin embargo, dependiendo de las necesidades que comunique el gobierno central, los dividendos pueden ser traspasados antes del tiempo habitual.

En este 2018, se trata de $140 millones que ya fueron desembolsados como parte de una política de inyección financiera frente a la caída sistemática que registran otros ingresos.

La transferencia de los fondos se segmentó en dos grandes bloques: en junio se entregaron $55 millones, y luego en octubre otros $85 millones. De esta forma, se cumple con lo presupuestado en aportes para 2018.

Se conoció que es la primera vez que la actual administración recurre a la entrega de dividendos adelantados, lo que denota las limitaciones presupuestarias a las que se enfrenta el gobierno de Juan Carlos Varela en su último año completo de gestión.

Hasta el mes de septiembre, el BNP había reportado $147.2 millones en utilidades acumuladas. Es de allí de donde ha salido el aporte de los $140 millones.

El banco proyecta que podría lograr $35 millones adicionales en utilidades, los cuales resguardarían como parte de su capitalización.

Préstamo

Por otro lado, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) solicitó un préstamos por $300 millones al BNP.

En la Gaceta Oficial del 18 de octubre de 2018 fue publicado un decreto del Consejo de Gabinete con el que se autoriza la suscripción de un contrato de préstamos hasta por $300 millones.

El préstamo, gestionado por la Dirección de Crédito Público, se solicitó al banco estatal para financiar “parcialmente las necesidades de los recursos del presupuesto general del Estado para la vigencia fiscal 2018, y otras vigencias fiscales”.

El crédito se pagará en un plazo de tres años, contados a partir de la vigencia del contrato, y será cancelado con ingresos corrientes.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) recurrió a este mecanismo de financiamiento en vez de hacer emisiones locales e internacionales, originalmente programadas.

El BNP, como brazo financiero del Estado, tiene como responsabilidad mantener fondos disponibles en el caso que se requieran para financiar el presupuesto de la nación, dijeron desde la entidad crediticia.

“Lo que hacemos con el Estado es formalizar los términos y condiciones de estos fondos en caso de ser utilizados en un periodo de tiempo. Este tipo de solicitudes de fondeo se da de manera usual. A la vez, como banco comercial, competimos con otras instituciones financieras para la selección y colocación de dichos fondos...”, dijeron los voceros del BNP.

A la fecha, el gobierno central mantiene financiamientos otorgados bajo modalidad de línea de crédito con el BNP por $500 millones.

FUENTE: Agencias
 

LO + Leído...