lunes, 3 de diciembre de 2018

(Colombia) Las tres muertes de Pablo Escobar: 25 años después, el misterio continúa

Corría el 3 de diciembre de 1993 cuando saltaba la noticia: Pablo Escobar había muerto. El mayor narcotraficante de todos los tiempos aparecía sobre el tejado de una casa baja en Medellín (Colombia), con un disparo mortal en la cabeza. Hoy, 25 años después del fallecimiento, aún continúa sin saberse a ciencia cierta cómo se produjo su muerte: existen varias teorías abiertas sobre cómo perdió la vida el mayor narcoterrorista de todos los tiempos.

Acababa de cumplir 44 años solo un día antes, cuando Escobar fue encontrado en una pequeña casa de un sector exclusivo de Medellín. Tras intentar huir a través de una pequeña ventana que daba acceso a la techumbre de una casa cercana, el narco descubrió que no tenía oportunidad de huir. Escasas horas después de su muerte, no tardaron en salir las primeras imágenes de su fallecimiento: tirado de lado en un tejado, visiblemente pasado de peso y con una poblada barba.

Sin embargo, no existe un acuerdo total sobre cómo se produjo su muerte. Escobar, consciente de que estaba en una encrucijada, decidió escapar de La Catedral, la prisión —repleta de lujos, como si de una mansión se tratara— que él mismo construyó para afrontar su encarcelamiento. Tras su huida, estuvo cerca de 17 meses escondido en diferentes ubicaciones, hasta que las autoridades entendieron que localizarle a través del teléfono era la mejor opción que tenían.

La situación se precipitó el día de su cumpleaños: más melancólico que nunca, en aquella fecha estuvo hablando durante varias horas con su familia vía telefónica. Eso sirvió a las autoridades para localizarle, momento en el que el grupo de búsqueda intentó entrar a la fuerza en el lugar en el que se encontraba. Escobar, protegido por el último guardaespaldas que le quedaba, Álvaro de Jesús Aguleo, 'Limón', se vio obligado a huir como pudo.

En plena escapada, el primero en caer fue su escolta, quien trató de protegerle hasta el último momento. Ya solo, Escobar escapó a través de los tejados vecinos, pero se encontraba completamente rodeado: primero, recibió un disparo por la espalda en su hombro izquierdo; escasos segundos más tarde, recibía otro más en el muslo del mismo lado, que le dejó incapacitado para seguir caminando. El disparo que acabaría con su vida es el que en realidad genera las dudas sobre lo que ocurrió.

La versión oficial, aquella que trasladaron las autoridades a los medios de comunicación, afirma que el encargado de darle el tiro de gracia fue Hugo Aguilar, un comandante policial que incluso llegó a ser condenado por sus vínculos con los paramilitares. Esa versión asegura que este policía se encontraba apostado en uno de los tejados adyacentes, desde donde disparó su arma reglamentaria a la cabeza del narco, acabando con su vida.

Los Pepes o un suicidio
Pero no es la única teoría al respecto. De hecho, aunque parece darse por seguro que los dos primeros disparos que recibió fueron realizados por el pelotón del grupo de búsqueda que se encontraba rodeando la casa en la que se hallaba, del tercero incluso se especuló con que fuera un francontirador de los Delta Force, una fuerza especial del Gobierno norteamericano que se encontraba junto a la DEA apoyando a las fuerzas colombianas.

Sin embargo, los enemigos de Escobar también se han puesto medallas al respecto. Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar) también se atribuyen la autoría de su muerte. Primero, por dejarle sin guardaespaldas durante los meses antes de su fallecimiento y, después, por ser los encargados de darle el tiro definitivo: algunos, defienden que un francontirador propio fue quien le mató; otros, que fue personalmente Carlos Castaño, líder de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Y, por si fuera poco, existe una tercera vía, que es la que defienden los familiares de Pablo Escobar. El narco había repetido por activa y por pasiva que jamás se dejaría atrapar por las autoridades: "A mí nunca en la gran puta vida me van a atrapar vivo", asegura en una de las grabaciones que el bloque de búsqueda obtuvo de él. Siempre había afirmado que antes de que le atraparan, acabaría con su vida, y sus familiares consideran que eso es lo que en realidad ocurrió.

El hecho de que los dos primeros disparos llegaran desde la izquierda y el último desde la derecha, a poca distancia de la cabeza de Escobar, hace pensar a la familia que fue él mismo quien apretó el gatillo. Pero su hijo Juan Pablo incluso habla de otra manera de suicidio: "Mi padre siempre dijo que el teléfono era sinónimo de muerte al podernos rastrear, y el día que murió nos llamó tanto que hace pensar que quería morir en combate. Es una manera de suicidarse". Sigue el misterio 25 años después.

FUENTE: Con información de RUBÉN RODRÍGUEZ - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...