jueves, 6 de diciembre de 2018

(Panamá) Caso David Cosca: 'Había dinero y un celular hecho pedazos en la escena', Valentín Calderón

Tras cinco meses de haber ocurrido el supuesto crimen de Eduardo Calderón surgen datos que hasta ahora no se conocían.
Y es que dentro de la cartera de Eduardo Calderón había una buena cantidad de dinero el día de su muerte, confirmó el testigo Valentín Calderón.
Pero además del dinero considerable, habían pedazos de un teléfono móvil entremezclados con la sangre del agonizante. ¿De quién era ese aparato, por qué y quién lo destuyó?

Esos nuevos datos fueron revelados por Valentín Calderón al portal digital Panamá Press que publicó una entrevista extensa sobre el tema.

Calderón, a quien la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) le entregó este miércoles un celular del que se extrajeron los datos, vio aquella madrugada del 7 de julio, cuando un seguridad del hotel El Panamá abrió la cartera de la víctima para ver de quién se trataba.

"Cuando le abrieron la cartera tenía dinero, no se cuánto, podían ser 300, 500 dólares o más, era bastante, no eran ni dos ni cinco dólares", contó Valentín Calderón a la periodista Julia Elena Alvear.

Pero además de esa presunta plata, Valentín Calderón observó que entre la gran cantidad de sangre, donde yacía el cuerpo de Eduardo Calderón, habían fragmentos de lo que él supuso, era un celular.

Dijo que cuando uno de los seguridad del hotel El Panamá volteó el cuerpo del hombre de 36 años, porque se estaba ahogando en su propia sangre, vio que este tenía un aparato móvil en su bolsillo, pero que alrededor de él se veían muchas piezas rotas. Eso le pareció extraño, él también tomó fotos con su celular de ese detalle.

"Cuando lo voltearon tenía un celular en un bolsillo del pantalón... pero habían pedazos de plástico, como piezas de un celular esparcidas, rotas; en un principio pensé que eran restos de un vaso de vidrio, pero no había vidrio, sino trozos de plástico dispersos", relató la fuente.

Ese dato es nuevo, pero no consta en el expediente del caso porque la escena fue limpiada minutos después de que el servicio de ambulancia tarsladase a Eduardo Calderón al hospital Santo Tomás. Esa órden para que se aseara todo de inmediato, llegó de arriba, declaró una de las recepcionistas del hotel que fue despedida días después de ser entrevistada por las autoriades del Ministerio Público.

Hasta la fecha, las autoridades no han establecido un móvil y el único detenido es Hidadi Santos Saavedra.

El 6 de agosto, un mes después del fatídico suceso, la Arquidiócesis de Panamá decidió separar al padre David Cosca como párroco y presbítero de la Iglesia Católica.

David Cosca fue quien reservó la habitación 47; lo hizo a nombre de Hidadi Santos Saavedra a quien conocía desde hace muchos años.

Curiosamente la cuenta de Facebook de Eduardo Calderón fue eliminada y también las fotos en la que este aparecía con el padre David Cosca.

El cura católico era muy amigo de Eduardo Calderón y de la familia de este, sin embargo, no asistió al funeral del fallecido. Cosca estuvo en la habitación 47 del viernes 6 de julio para escuchar una confesión de Hidadi Santos Saavedra.

FUENTE: Con información de https://panamaamerica.com.pa
 

LO + Leído...