jueves, 7 de febrero de 2019

(Panamá) Cuestionan agenda gubernamental plagada de incumplimientos

En cuenta regresiva. Son cinco meses los que le quedan al gobierno de Juan Carlos Varela en el poder, y los números no son nada alentadores para su administración.
Varela saldría de la presidencia dejando al país inmerso en una crisis económica en la que el desempleo se ha convertido en el problema más grande para la sociedad panameña.
El estancamiento de la economía ha provocado que varias micros y pequeñas empresas cierren, mientras que medianas o grandes compañías tengan que realizar despidos masivos de colaboradores.

El gobierno de Varela se ha caracterizado por generar menos inversión, atraer menos préstamos y provocar menos ventas.

Y es que desde junio del año pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su proyección de crecimiento para Panamá de 5.6% a 4.5%.

El desempleo en Panamá ha crecido durante los últimos años sin tener una visión a la disminución.

Según el estudio de Latin Consulting y AguaClara Consultores e Inversiones, en 2015, la tasa de desempleo fue de 5.1% y la del año pasado se estimó en por lo menos 7%, aunque el Gobierno tenga otras cifras.

Consecuencias
La difícil situación económica ha provocado migración de estudiantes de centros particulares a escuelas públicas.

Esto representó más presión para el Ministerio de Educación (Meduca), que tampoco logró encontrar la clave para tener todas las escuelas con docentes, laboratorios e infraestructuras adecuadas para impartir clases.

El programa Panamá Bilingüe, actualmente, tiene una deuda de 8.5 millones de dólares y los nombramientos políticos han provocado conflicto dentro de un proceso que debería ser neutral.

Retroceso
El incumplimiento de las promesas electorales que llevaron a Varela a la presidencia ha repercutido en que el país tenga un retroceso en seguridad, educación y salud.

"Es difícil la situación actual. Todos debemos tratar de estar en casa antes de las 9:00 p.m. porque después de eso hay áreas del país que son tierra de nadie, y a la policía parece que no le importa", indicó Carlos Manuel Vargas, residente en Juan Díaz.

La falta de agua potable y los constantes daños en la potabilizadora de Chilibre se volvieron "el pan nuestro de cada día" de los panameños.

En tanto, la promesa de Juan Carlos Varela de devolverles a los panameños $58 de la canasta básica fue lo que más convenció al pueblo panameño, pero actualmente no hay nada más lejos de la realidad.

"A mí nunca me devolvieron los $58, es más, creo que los cobraron doblemente en cada ida al súper. Ese cuento de control del precio no sirve, solo se lo aplican a productos que ellos escogen, que muchas veces no son de buena calidad", explicó Diana María Gutiérrez, quien hace compras en Los Andes.

Así como ella, hay otros que se sienten defraudados por la falta de seriedad del gobierno de Varela, "que no ha cumplido ni la mitad de lo que dijo que haría en la campaña política, es más, pareciera que él sigue en campaña", ripostó Cristina Perea, vendedora ambulante de legumbres.

Nombramientos
Varela prometió establecer un régimen legal de nombramiento de empleados públicos basado en procedimientos de selección mediante concurso público y méritos.

A pesar de una nueva legislación, la mayoría de los nombramientos tienen alguna vinculación política o familiar.

5 de mayo de este año se realizará el proceso de elección popular para la designación de un nuevo presidente.

7% Se estima fue el crecimiento del desempleo en el país hasta el año pasado.

FUENTE: Con información de https://panamaamerica.com.pa
 

LO + Leído...