miércoles, 6 de marzo de 2019

(España) Cabify regresa a BCN con una treta legal: esperarás 15 minutos solo una vez

Cabify vuelve a Barcelona. Y lo hace antes de lo que cualquiera pudiera imaginar. La compañía de alquiler de vehículos con conductor ha decidido tragarse los 15 minutos de prerreserva (tiempo aumentado a una hora por la AMB en la capital catalana) y otras medidas aprobadas por el Govern de la Generalitat el pasado mes de enero, como la obligación de volver a base o no poder utilizar la geolocalización para prestar servicio. La plataforma volverá a operar mañana mismo con una flota de 300 coches. Pero lo hará con una polémica treta legal que va a dar mucho que hablar.

"Hemos buscado un hueco legal, una fórmula para poder operar cumpliendo el decreto de la Generalitat pero sin las restricciones que impone", explican fuentes de Cabify consultadas por Teknautas. La compañía solo exigirá a sus usuarios esperar 15 minutos de reserva la primera vez que soliciten un viaje. Al segundo, ya lo podrán hacer de forma inmediata, como antes. "Cuando aceptas nuestros nuevos términos de uso en Barcelona, pasamos de operar como agencia de viajes a empresa de flotas VTC. Analizando la redacción del decreto, consideramos que basta con cumplir la restricción de los 15 minutos una vez. Está bien armado legalmente", explican desde Cabify.

La clave de este giro está justo en esas 300 licencias en Barcelona. Son las que Cabify compró recientemente al grupo Auro. Al aceptar los nuevos términos de uso de la compañía, la empresa pasa a operar directamente como tenedora de licencias, como empresa de gestión de flotas de coches, en lugar de agencia de viajes. La interpretación de la compañía es que, justo por este motivo, los usuarios solo tienen que cumplir la primera vez los 15 minutos de espera.

En un comunicado, la compañía asegura que ha adaptado su modelo de negocio a los nuevos requisitos introducidos por la Generalitat, "asumiendo para ello una serie de costes que no tiene el deber jurídico de soportar". La normativa (aprobada por el Govern el 29 de enero y convalidada por el Parlament el pasado 28 de febrero) supuso la expulsión de las empresas de VTC de la Ciudad Condal y, en consecuencia, obligó a Cabify a paralizar su servicio, explica la compañía. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de M. MCLOUGHLIN - M. A. MÉNDEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...