jueves, 7 de marzo de 2019

(España) Las torpezas de Sergio Ramos y el arrepentimiento del Real Madrid

En la fotografía del fin de ciclo del Real Madrid en la Champions, sale Sergio Ramos en un palco privado con unas cámaras que graban al capitán un documental personal sobre cómo es su día a día. La vida y milagros. La familia y el fútbol. El éxito del Madrid campeón de Europa, el de las cuatro Champions en cinco años y las tres consecutivas, tiene un padre.
En el gol de Sergio Ramos de cabeza en Lisboa al Atlético de Madrid está el origen de un equipo que hizo de ese tanto una forma competir: la épica, la resistencia a la derrota, pelear hasta el último minuto, no rendirse jamás, el coraje, la garra, el carácter… El final del esplendor coge a Sergio Ramos fuera de combate el día en que el Ajax de Ámsterdam dio un meneo a sus compañeros y su capitán estaba en la grada a otros menesteres.

Todo lo que le faltó al Real Madrid en la fatídica noche contra los chicos holandeses fue liderazgo en el campo. Estaba en la grada, en su palco, grabando un documental. Sergio Ramos es otro de los culpables de la debacle por no haber medido las consecuencias de forzar una tarjeta amarilla ante un equipo que en Ámsterdam ya le dio un baile al Madrid, sobre todo en la primera parte. Después cometió la torpeza de reconocerlo en su primera aparición ante los periodistas. Luego quiso recular. Ya era tarde. Y para colmo, hay imágenes que le delatan diciendo al banquillo que iba a forzar esa tarjeta.

Ramos tenía ya la cabeza en los cuartos de final y a Solari le faltó claridad de ideas o autoridad para frenar esa tarjeta y medir si necesitaba más al capitán en la vuelta contra el Ajax a expensas del riesgo de cumplir una sanción posterior. Se vendió la piel del oso antes de cazarla, como se suele decir en estos casos. En el Real Madrid cometieron un error del que están arrepentidos. Los primeros, Solari y Florentino Pérez. Es indemostrable que con Sergio Ramos en el campo no hubiera caído eliminado el Madrid ante el Ajax en el Bernabéu, lo que es demostrable es que con él, los compañeros habrían llevado otro tipo de sufrimiento. En el Madrid se reprochan que faltó una voz que gritara en el césped con el vendaval de los holandeses. Estaba en el palco grabando un documental. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ULISES SÁNCHEZ-FLOR - El Confidencial
 

LO + Leído...