martes, 16 de abril de 2019

(España) El gitano que destapó sin querer el último secreto de Franco

¿Hay algo más perverso que un régimen que censura a sus enemigos? Un régimen que censura su propia propaganda...
Rendido y desarmado el ejército rojo, Francisco Franco escribió el argumento para un filme autobiográfico: 'Raza', estrenado en 1941 y reestrenado en 1950 con una "resincronización técnica de diálogos y efectos" y rebautizado como 'Espíritu de una raza'; por lo demás, las dos versiones eran similares. O eso aseguró entonces la propaganda y pensábamos todos hasta que en 1991 ocurrió algo inesperado...

"Tengo una copia de 'Raza". He aquí cinco palabras que resignificaron el franquismo en 1991. Se las dijo un proyeccionista ambulante —gitano— a Ramón Rubio, encargado de recuperación de películas de la Filmoteca Española. "Quedé con el ambulante en El Rastro y me pasó la copia de 'Raza'. Lo primero que vi es que los títulos de crédito no coincidían con la versión que teníamos nosotros", recuerda. Había gato encerrado. "Le pagué al ambulante lo que me pedía por el filme, que no era mucho", añade Rubio, que nos recibe en su despacho del Centro de Conservación y Restauración de la Filmoteca (CCR) para contarnos los detalles enterrados de uno de los hallazgos cinematográficos más relevantes del siglo XX español: la versión sin censurar de 'Raza', la película de Franco, cuyas dos versiones proyecta este mes la Filmoteca Española.

Las dos copias
"Nadie sabía hasta entonces que había una versión diferente. Cuando se estrenó 'Espíritu de una raza', ni los críticos ni los historiadores mencionaron los cambios. No quedó rastro ni pista alguna", cuenta Rubio, que lleva trabajando en la Filmoteca desde 1975.

En la Filmoteca se quedaron a cuadros cuando vieron la versión comprada al gitano ambulante. Aunque a la copia le faltaban rollos -tenía empalmes y rayas tras décadas dando tumbos por los circuitos clandestinos de exhibición- no importante: lo que se veía —ejemplo: las escenas con saludos fascistas habían desaparecido por arte de magia— era suficiente para dar un pequeño giro histórico: nadie sabía que el franquismo había censurado su película propagandística por excelencia por puro oportunismo político, en una maniobra que reflejaba la capacidad de subsistencia del régimen. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de CARLOS PRIETO - El Confidencial
 

LO + Leído...