viernes, 5 de abril de 2019

(España) El país con baja preocupación en el mapa del riesgo político en la UE a pesar de las elecciones

Los inversores no están teniendo tiempo para aburrirse. El primer trimestre de año, Europa ha saltado de una cuestión a otra prácticamente solapando los imprevistos. De las votaciones fallidas sobre un acuerdo en el Parlamento británico, a las rebajas de previsiones de crecimiento para las principales economías de la Unión Europea, pasando por elecciones, movilizaciones sociales o el fantasma de algún rescate.

De esta manera, la renta variable del Viejo Continente continúa sin ser capaz de despegar y mucho menos seguir el ritmo de los mercados americanos. Y más ahora que parece que las negociaciones entre Estados Unidos y China van a llegar a buen puerto después de que la guerra comercial pesara en el ánimo de Wall Street el año pasado.

El rally experimentado por los mercados en enero de 2018 fue un espejismo y cualquier señal de un momento positivo se vio rápidamente frustrada por acontecimientos con una raíz más política que económica. La lista es larga: la guerra comercial, el resultado de las elecciones en Italia, con la extrema derecha y la extrema izquierda formando gobierno juntas, la recesión en aquel país, la crisis de los chalecos amarillos en Francia, la desaceleración de China y las negociaciones para el Brexit.

"Nuestra matriz macro ha sido muy bajista desde otoño de 2018 y sigue siendo el mejor indicador del continuo malestar económico", asegura Michael Browne, gestor de Martin Currie, filial de renta variable de Legg Mason. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MARÍA IGARTUA - El Confidencial
 

LO + Leído...