jueves, 4 de abril de 2019

(España) Sánchez salva su últimos decretos sociales antes del 28-A entre críticas de los grupos

El Gobierno de Pedro Sánchez salva el último escollo parlamentario antes de las elecciones generales del 28 de abril. Sacó adelante sus últimos seis decretos leyes —los seis últimos del total de 35 impulsados por el Consejo de Ministros desde la moción de censura— y consiguió que ninguno de ellos acepte enmiendas. Logró una victoria incontestable, pleno absoluto, y se va a las urnas marcándose el tanto. Sus socios de la moción de censura lo ayudaron, incluido un PNV reticente con el texto con las medidas de vivienda, y que logró a cambio acelerar el traspaso de cuatro competencias a Euskadi. Pero también Ciudadanos respaldó tres de ellos y se abstuvo en un cuarto. El PP se quedó solo votando en contra de los seis decretos, acusando al Ejecutivo de "electoralismo".

En principio, el Gobierno tenía el viento a favor. La Diputación Permanente del Congreso, el órgano que reemplaza al pleno de la Cámara cuando las Cortes están disueltas, debía discutir y convalidar seis textos fruto de los 'viernes sociales' de las últimas semanas, muy denostados por la oposición. Seis decretos aprobados por el Consejo de Ministros desde el pasado 1 de marzo: plan de contingencia ante la hipótesis de un Brexit duro, la equiparación progresiva de los permisos de paternidad y maternidad, la recuperación del subsidio de desempleo para parados mayores de 52 años y la aprobación de un registro horario, medidas para favorecer el alquiler, un decreto sobre la estiba y otro más que permite a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos invertir el superávit que hayan atesorado en los últimos ejercicios económicos.

De todos ellos, el decreto que corrió más peligro durante el día fue el de vivienda. El PNV mantenía reservas porque veía "incumplimientos" de lo acordado con el Ejecutivo, además de transferencias que no se habían podido completar por la convocatoria de las generales. Ni siquiera cuando se debatió el texto, presentado por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, los nacionalistas vascos quisieron adelantar el sentido de su voto. Mantuvieron el suspense hasta el final, hasta el mismo momento de la votación, cuando habrían transcurrido más de seis horas de sesión.

FUENTE: Con información de JUANMA ROMERO - El Confidencial 
 

LO + Leído...